Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

3 cosas sabrosas que puedes hacer con leche cortada

cortada1
14/08/2019
|
FOTO: FOTOS: @SOBREELMANTEL

La leche cortada es muy útil en la cocina, tanto que para muchas preparaciones se corta la leche a propósito. Además de para preparar dulce, cuya receta también compartimos, te proponemos dos usos más.  

 

¿Se cortó la leche? No la botes. La leche cortada se asemeja al suero de leche, y se puede usar igual en la cocina. De hecho, algunas recetas incluso piden que se corte forzadamente la leche, añadiendo un poquito de jugo de limón o vinagre y esperando 15 minutos antes de usar.

 

 

Resiste los impulsos de botar la leche cortada a la basura y aprovecha estas ideas:

cortada-cuchara

Marinar el pollo

Pues sí, aunque no lo creas, el ácido de la leche cortada hace una maravillosa química con el pollo. Tienes que cubrirlo bien con la leche cortada o suero, añadirle sal y dejarlo en la nevera al menos un día. Luego, lo escurres y lo preparas al horno o empanizado y frito.  Te va a encantar el resultado.

Este es un gran secreto de los chefs, y así lo reveló el documental de Netflix Salt, Fat, Acid. Conocí el truco en la cuenta en Instagram de María Carolina Izquiel, que es @simplebeautifulfood quien lo hace con buttermilk (similar al suero de leche cortada en Estados Unidos) y ahora suelo marinar las presas de pollo así (a veces debo hacer el suero yo misma porque no tengo leche cortada). María Carolina me confió que también usa esta fórmula en las piezas de pollo que va a preparar en milanesas o tenders, así que también lo probamos y fue un éxito.

cortada-presas

 

“Es impresionante el efecto que tiene el suero de leche y sal en el sabor, lo tierno de la carne y la jugosidad del pollo al horno (…) . El efecto que el ácido, la grasa de la leche y la sal tiene sobre el pollo es un efecto químico maravilloso”, escribió María Carolina.

Me consta. Ahora la marinada de mi pollo al horno es así.

Prepara una húmeda y esponjosa torta de chocolate

No te lo esperabas, ¿verdad? Pues es un secreto familiar en las casas de las cocineras Leonor Gordils de Grossman y Michelle Lazzari de Otero, y así lo comparten en su libro De Rechupete, editado por Sodexo en 2009. Esta es la torta que preparan ambas en los cumpleaños familiares.

En casa la hicimos y, además de intensificar el sabor y el color del chocolate, logra que la torta se mantenga húmeda durante varios días, es decir, no se seca.

torta de chocolate

“Es una gran favorita de nuestra familia. Indispensable en todas las piñatas y fiestas de cumpleaños. Esta torta se conserva fresca por muchos días sin necesidad de nevera”, aseguran las autoras. 

Esta es la receta:

INGREDIENTES

1 taza de mantequilla o margarina.

2 tazas de azúcar.

2 huevos.

2 tazas de leche cortada (si no está cortada, se van a necesitar 2 cucharadas de jugo de limón).

1 cucharadita de bicarbonato.

1 cucharadita de polvo de hornear.

3 tazas menos 6 cucharadas rasas de harina todo uso.

6 cucharadas rasas de maicena.

6 cucharadas de cacao en polvo.

1 cucharadita de vainilla.

PREPARACIÓN

1. Si la leche no está cortada. cortarla agregando limón y esperando 15 minutos.

2. Batir la mantequilla por unos minutos y agregar el azúcar poco a poco. Batir hasta que la mezcla esté cremosa y el azúcar se haya integrado. Agregar los huevos uno a uno.

3. Cernir juntos los ingredientes secos: harina, maicena, polvo de hornear, bicarbonato y cacao. Agregar a la mezcla de mantequilla alternando con la leche a muy baja velocidad. Terminar con la leche.

4. Colocar en molde enmantequillado y con fondo también enmantequillado de papel encerado (Yo utilicé dos moldes pequeños para luego rellenar la torta).

5. Hornear en horno precalentado a 325 grados centígrados durante una media hora. La torta indica que está lista cuando comienza a separarse de los bordes. Para más seguridad introducir una aguja de cocina en el centro. Si sale seca está lista.

6. Dejar reposar 5 minutos, desmoldar y dejar enfriar en una rejilla.

Se puede rellenar con muchas cosas pero la mezcla sugerida (que es la de la foto) se elabora derritiendo en baño de maría 80 gramos de chocolate en una lata de leche condensada, revolviendo bien. Cuando el chocolate está completamente derretido e integrado se le agrega una cucharada de mantequilla, mezclando bien. Con eso se unen los ponqués y se cubre la torta. Se le pueden poner nueces, o caramelos de colores, lo que quieran.

En dulce (como el de las abuelitas)

 

dulce-de-leche-cortada

Las abuelas jamás botaban la leche cortada. La colocaban en una olla, con azúcar, una rama de canela y su paciencia para remover con paleta de madera y hacían el maravilloso dulce de leche cortada.

Por cada litro de leche cortada se necesitan 200 gramos de azúcar, la cáscara de medio limón sin la parte blanca y una rama de canela. También se le puede añadir una pizca de vainilla. Todo eso se coloca en una olla a fuego medio durante un buen rato, hasta que se reduzca el líquido y se formen grumos almibarados. Hay que remover de vez en cuando para que no se pegue al fondo de la olla pero mientras menos se remueva más grande serán los grumos.

A mí me gusta que quede un poco tostadito, pero cuando empieza a oscurecer hay que estar muy pendientes pues se quema en segundos.

Se puede servir tibio o frío.