Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Ansiedad, ¿un trastorno patológico o mental?

ansiedad

El diagnóstico a tiempo y tratamiento adecuado evitarán que los síntomas ansiosos se conviertan en un problema mayor que incapacite marcadamente al paciente

Los trastornos de ansiedad son una categoría de problemas de la salud mental, que tienen una alta frecuencia. En general, estos se caracterizan por la manifestación de miedo y/o ansiedad excesivos, así como alteraciones conductuales, que terminan generando un malestar significativo e interferencia en la cotidianidad de la persona que los presenta. Su aparición puede ser abrupta o paulatina, y pueden mantenerse en el tiempo o ser recurrentes. Su causa es aún desconocida.

Tener manifestaciones cortas de ansiedad puede ser deseable para el manejo de las exigencias diarias (ansiedad normal), pero cuando sobrepasa los límites de adaptación del individuo es cuando se convierten en una patología que posteriormente pueden terminar afectando no sólo la salud emocional, sino también la salud física del individuo.

Palpitaciones o aceleración de la frecuencia cardíaca, tensión muscular, miedo irracional, preocupación por múltiples factores, escalofríos, sobresaltos frecuentes, dolor en el pecho o en el abdomen y en otras áreas, sudor y frío, mareos, sensación de hormigueo, de asfixia o de ahogo, incluso temblores o sacudidas, facilidad para fatigarse, inquietud, irritabilidad, problemas para concentrarse con el sueño y dificultad para relajarse, pueden ser expresiones de un trastorno de ansiedad; lo cual debe ser tratado como una patología clínica de cuidado.

Emilio Miquelena, médico psiquiatra, indicó que la ansiedad patológica en el planeta está afectando a casi dieciocho de cada cien personas, y advierte que no hay que subestimar este tipo de condiciones. “Todo problema de salud puede ser progresivo, y si no se interviene oportunamente con el tratamiento adecuado, el problema suele agravarse. Entonces, mientras más tarda una persona con un trastorno de ansiedad en recibir el tratamiento, más severo y causante de discapacidad puede llegar a ser su cuadro, lo que también puede terminar afectando a su entorno inmediato”, explicó el especialista.

Diferencias de género
Estos trastornos, en general, son doblemente más frecuentes en mujeres que en hombres. Ello parece obedecer principalmente a las diferentes concentraciones de hormonas sexuales que tienen ambos géneros. Sin embargo, también se han relacionado con el embarazo y el parto, con las distintas exigencias socioculturales que tienen ambos. “Si bien hablamos de un 17,7 % de trastornos de ansiedad en la población general, si lo precisamos por sexo, para mujeres alcanza el 30,5 % casos de inicidencia, y en el hombre el 19,2 %”, reveló Miquelena.

Control médico
De acuerdo con el psiquiatra, los medicamentos constituyen el tratamiento de primera línea para atacar la ansiedad patológica. Una vez son utilizados, el trastorno suele comenzar a compensarse. Estos medicamentos son necesarios para retornarle la calma al paciente y a partir de allí mejorar su calidad de vida con relativa prontitud. Es importante acotar que la combinación de las benzodiacepinas, como el clonazepam, con un antidepresivo (preferiblemente de la familia de los inhibidores de la recaptura de serotonina), constituyen la mejor fórmula para este tratamiento, aunados a la psicoterapia.

El doctor Emilio Miquelena enfatizó, la manera adecuada de realizar el diagnóstico de los trastornos de ansiedad, a través, de las pautas contenidas en los instrumentos especializados para su reconocimiento como son: el de la Asociación Psiquiátrica Americana, que es el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales en su edición número 5 (mejor conocido por sus siglas en Inglés como DSM-5); y el de la Organización Mundial de la Salud que es la Clasificación Internacional de las Enfermedades, en su versión número 10 (CIE-10).

Finalmente, destacó la importancia de descartar la automedicación cuando ocurran estos cuadros, al tiempo que aconsejó visitar al médico psiquiatra más cercano o confiable lo antes posible en caso de presentar alguno de los síntomas antes mencionados.