Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

¡Aprovecha Halloween y disfraza a los vegetales de carne!

  • Gallery image
  • Gallery image
28/10/2017
|
FOTOS: PATRICK DOLANE|ESTILISMO: LISELOTTE SALINAS

¿Estás disminuyendo el consumo de carne (por las razones que sea) y te cuesta ver ese “espacio vacío” en el plato? ¡Disfraza los vegetales de carne!
Es el mes de Halloween y pareciera que esta fiesta es cada vez más celebrada. Vemos por todos lados lugares decorados con esqueletos, fantasmas, arañas y telarañas, entre otras cosas dignas del “Día de brujas”. La gastronomía no se escapa a este fenómeno y podemos encontrar propuestas “terroríficas” de presentación de platos y meriendas. Si niños, adultos y hasta mascotas se disfrazan, ¿por qué no llevarlo más allá y disfrazar la comida? Toda excusa es buena para distraerse de los agobios de la cotidianidad y además, “disfrazar” ciertos alimentos puede servir para lograr que un niño coma algo nutritivo que normalmente rechaza, reemplazar un alimento escaso o demasiado costoso o para hacer más fácil la transición cuando estamos obligados a disminuir o eliminar algunos alimentos de la dieta diaria, por razones de salud o cambio de estilo de vida (o escasez e inflación). Hablemos específicamente de presentar los vegetales como carne.

Cuando se surfean sitios web y perfiles de redes sociales gastronómicas veganas, encuentras toda clase de reemplazos de proteínas animales. Nuggets, hamburguesas, bistecs y hasta embutidos hechos a bases de vegetales, cereales y/o leguminosas, se presentan como opciones para quienes no quieren que su plato parezca “comida de pajaritos”, como dirían algunos carnívoros férreos.

A continuación les presentamos tres opciones que a nosotros nos encantan, de cómo presentar vegetales como carne:
1. “Los arbolitos” de la coliflor empanizadas o en tempura, recuerdan a unos nuggets de pollo o pollo a la canasta. La coliflor queda suave y dado el sabor discreto de los “arbolitos”, el sabor del empanizado asume el protagonismo. Si se sirven con una salsa (estilo barbecue, “mayonesa” de fruta, kétchup, guacamole, mojito…), la experiencia es aún más grata por la combinación de aromas y texturas.

2. La remolacha cocida, picada en finos rondeles y luego macerada en una salsa y especias que normalmente se usan para la carne, puede servirse como un bistec. Luego de dejar macerar durante horas, las remolachas se cocinan de nuevo con la salsa de maceración por pocos minutos al horno o en una sartén para mezclar bien los sabores, especialmente el de las especias. Se sirven con cebollas caramelizadas, brotes, o papas fritas en juliana para “disfrazarlas” lo mejor posible.

3. La remolacha, procesada con berenjena, cebolla, pimentón y un poco de harina y especias, se cocina a la plancha o al horno (o una combinación de ambos) y se sirve con pan de hamburguesas junto con los contornos habituales de esta injustamente denominada “comida chatarra”, ya que puede ser muy rica, saludable y balanceada. También se puede hacer con leguminosas como lentejas, garbanzos o caraotas negras, solas o combinadas con vegetales. La remolacha ayuda a dar un color “rojo carne”.

Con vegetales pueden lograrse platos inspirados en preparaciones cárnicas, con un aspecto e incluso textura muy parecidos a los platos que imitan. Es cierto, el sabor y la textura son sobre todo una reminiscencia de la proteína animal pero, aun así son recetas muy apreciables en sí mismas, por su propio mérito: son sabrosas, saludables y ofrecen diversidad culinaria. Cuando disfrazamos los vegetales de carne no hay que olvidar balancear el plato para tener todos los aportes nutricionales necesarios.

En una próxima publicación le compartiremos algunas recetas y propuestas de menús. En nuestro perfil de Instagram ya pueden conseguir muchas recetas. ¡Sígannos y cuéntennos cómo disfrazan ustedes sus vegetales de carne!