Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Argentina le dice ¡adiós para siempre! a las grasas trans

DonutCrema

Acaba de entrar en vigencia un cambio introducido en el Código Alimentario Argentino donde se prohíben las grasas trans de origen industrial en los alimentos procesados

Esta nueva disposición, según publica el portal clarin.com, exige la restricción del contenido de grasas trans de origen industrial (aceite vegetal hidrogenado) en los alimentos industrializados de acuerdo a estándares internacionales, estipulando que no debe ser mayor a 2% del total de grasas en aceites vegetales y margarinas destinadas al consumo directo y a 5% del total de grasas en el resto de los alimentos.

La fecha límite para que las industrias cumplan con esta restricción venció en 2012 para los aceites y margarinas y desde hoy alcanza a los demás alimentos. Esta es la última etapa de una campaña que lanzó en 2010 el Ministerio de Salud de la Nación, “Argentina 2014 libre de grasas trans”, para lograr que todas las empresas de alimentos realicen las modificaciones tecnológicas necesarias para adecuarse a estas limitaciones.

Esta entidad difundió la semana pasada un análisis de los ingredientes de 878 productos de las principales marcas que se venden en los supermercados y detectó que 42 todavía superaban el límite establecido. Los baños de repostería, los alfajores y los productos de panadería son las tres categorías de productos que aún tienen un contenido de grasas trans.

El consumo de grasas trans de origen industrial aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares, de muerte súbita de origen cardíaco y de diabetes mellitus. La Organización Mundial de la Salud advierte que una ingesta diaria de 5 gramos de grasas trans puede aumentar en un 25% el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. Esto se debe a que las grasas trans incrementan el colesterol LDL (“colesterol malo”) y disminuyen el colesterol HDL (“colesterol bueno”). Por esto, la Declaración de Río de Janeiro “América Libre de Grasas Trans” en el año 2008 recomendó su reemplazo. Según el Ministerio de Salud, las grasas trans de los alimentos permitirá evitar 1.500 muertes y 8 mil accidentes cardiovasculares anuales en el país.