Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Vino en bolsas de plástico ¡Aunque usted no lo crea!

  • Gallery image
25/01/2016
|
COMPOSICIÓN GRÁFICA: LIGIA VELÁSQUEZ

El vino es la nueva bebida de las nuevas generaciones. De las que tienen entre 18 y 38 años. Si no está en esa franja de edades, no importa. Yo tampoco. Siga leyendo

En el mundo del vino de hoy día, suceden cosas antes impensables poco conocidas: ya no habla francés. Su dominio no le pertenece casi en exclusividad – como ocurrió durante siglos – a los amantes del idioma de Víctor Hugo, de Julio Verne, de Voltaire.

¿El vino sin los franceses a la cabeza? Sí. Aunque usted no lo crea.

Según las observaciones de la autoridad mundial en la bebida, la Organización del Vino y de la Viña, OIV, con sede en París (por supuesto), en 2016 pasa esto:

  • Primera potencia mundial en consumo de vinos: Estados Unidos.
  • Segunda Francia, faltaba más.
  • ¿Segunda potencia mundial en viñedos?: China.
  • Primera, España, por supuesto.

Como elaborar vino es labor agrícola especializada que se origina en tierra que se cultiva, hay que imaginar estas implicaciones si las proyecta al futuro: China no solo es la segunda potencia mundial en viñedos, también tiene 1 billón 367 millones de habitantes. España 46 millones. Francia 67. Estados Unidos 326.

¿Qué está pasando en el vino?

Cambia la geografía del poder. Durante tres siglos la producción primero, la calidad después, fue dominada por el viñedo francés. Hoy hay vinos de excelencia en España, Italia, Australia, Portugal, Chile, Argentina, California. También durante 300 años el comercio del vino fue marcado por el mercado de Londres. Hoy, el centro de las subastas son Hong Kong, Tokio, Nueva York, Chicago.

Eso no significa que el mapa sea definitivo, ni que la autenticidad mande, aunque amaga: California decidió hace semanas dejar de producir falso Oporto, especialidad que es auténtica y única de Portugal. Al mismo tiempo, China anunció y dejó fotografiar el imponente palacio productor de Oporto, que está construyendo en Xingjiang.

El reinado de la princesa, amenazado por una plebeya
Aunque usted no lo crea, una plebeya se montó en la alfombra roja de la botella, la princesa del vino.

Hay dos tendencias en desarrollo que amenazan el reinado del vidrio en el vino, que se inició en el siglo 19. Hoy se fabrican anualmente más de 12 mil millones de botellas para el vino. Los ecologistas deliran, por la contaminación del vidrio.

 

La plebeya que aspira a una tiara de reinado es una bolsa de plástico. Claro que no es cualquiera bolsa sino una especial, de diferentes capas, que protege al vino del aire y se cierra automáticamente. Tiene nombre de aspirante al trono: BiB o Bag in Box, es decir, literalmente “bolsa en caja”.

¿Una bolsa de plástico dentro de una caja de cartón para sustituir a la botella? Sí, dicen los especialistas en tendencias de consumo masivo en wine intelligence.

Porque atenderá la demanda del consumo mundial: vino más barato, para todos los días, no en envase de un cuarto de litro, en dos, cinco o diez litros. Sin las complicaciones del sacacorchos ni la contaminación de la botella vacía, ni el dilema de qué hago con el vino que me sobró en la comida.

Los partidarios de la princesa sonríen con sorna. Los apoya una percepción sicológica. Según el último sondeo sobre elegancia realizado en el mundo, el dinero y la alfombra roja confirman que botella y corcho son los códigos deseados de calidad.

Sobre las preferencias modernas por el vino ¿Qué opinan las mamás? Ellas son el “respaldo vital en los hábitos sociales” advierte el profesor Jean Huteau. ¿Qué dicen? Insiste uno. “Están encantadas. El vino confiere elegancia, tiene apoyo de la medicina, es un alcohol bajo, educado”. Fin de las dudas.