Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Cacao en Venezuela: fruto preciado

Cacao_GeografiaPaladar_abril_2014

El cacao, nuestro cacao y uno de nuestros productos más preciados dentro y fuera del país, tiene mucho que contar

Para empezar, un grupo de científicos determinó que el cacao se originó en la Cuenca del Río Amazonas, incluida la Cuenca del Orinoco hace aproximadamente 4.000 años y el desarrollo agrícola del producto se dio por primera vez en Mesoamérica.

El primer reporte que se tiene del cacao en estado silvestre, en Venezuela, fue del comerciante Florentino Galeoto Cey quien vivió aquí de 1544 a 1553. El autor comparte:

“Se comen dichas semillas —el cacao— que son un poco amargas, pero del resto buenas y sanas”. Fray Pedro Simón en 1627 refiere: “Los cuicas tienen la costumbre que muelen y cuecen el cacao dejando enfriar”

Esta última cita, muestra que es la fuente más antigua donde se plantea que en Venezuela tomaban chocolate líquido.

El cultivo de este noble producto, poco a poco, fue aumentando en distintos lugares geográficos, bajos y cálidos como lo fueron: Maracaibo, Mérida, Trujillo, el Lago de Valencia, Choroní, Ocumare, Chuao, Caucagua, Capaya, Curiepe, el Guayo y algunos lugares de Yaracuy y Lara.

Este cultivo contribuyó al desarrollo masivo de ese flagelo histórico en Venezuela que fue la esclavitud. Los grandes propietarios de estas plantaciones en el área central del país fueron las familias: Tovar, Mijares, Ponte, Palacios, Blanco, Liendo y Bolívar y se comenzó a exportar en 1607 cuando un buque salió del puerto de La Guaira con la primera carga.

El mercado del cacao venezolano con la Nueva España, hoy México, fue el principal durante todo el siglo XVII hasta 1730, cuando la Compañía Guipuzcoana tomó el control del monopolio de esta actividad en la provincia de Venezuela.

Eso generó fricciones y malestares entre muchas personas que vivían de esta actividad. Entre ellas se encuentran, entre 1731 y 1732, Andrés López del Rosario, conocido como “Andresote” y en 1749 Juan Francisco de León.

El contrabando de este producto nunca se eliminó y los propios barcos de la compañía no declaraban la mitad de la carga. Esto llevó a que en 1780, cesara el monopolio de la Compañía Guipuzcoana. Cuando el cacao llegaba al puerto de pasajes, cerca de la ciudad de San Sebastián, se elaboraba chocolate y la leyenda del mejor cacao del mundo se empezó a profundizar.