Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Cafés de Buenos Aires y otras tradiciones en el menú 2014 de la Unesco

CafeArgentino

Los cafés de Buenos Aires, los círculos brasileños de capoeira y tradiciones orales de Honduras y Venezuela aspiran este año a ser reconocidos como patrimonio cultural inmaterial de la humanidad, anunció el miércoles la Unesco

La Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura divulgó la lista de candidatos al reconocimiento, entre los que figuran además danzas o fiestas tradicionales de Bolivia, Chile, España y Perú.

Las candidaturas serán examinadas en la IX reunión en París del comité intergubernamental de salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial de la Unesco, del 24 al 28 de noviembre.

Este año hay ocho candidaturas de inscripción en la lista de salvaguarda urgente, mientras que 46 países aspiran a integrar con sus prácticas la “lista representativa” de patrimonios valiosos pero menos amenazados, que la Unesco opta por destacar como ejemplos cada año, escribió Luis Torres De La Llosa para AFP

En la categoría de patrimonios a destacar, Argentina reclama este año que se reconozcan los “rituales, prácticas y relaciones sociales” que genera la cultura de los cafés y bares de Buenos Aires.

El universo del bar porteño integrado por el patrón, los mozos y los parroquianos se convirtió en un “melting pot” o lugar de mezcla de culturas en una ciudad que recibió numerosas y variadas corrientes migratorias a lo largo de los años.

Aunque actualmente existen unos 3.000 cafés o bares en Buenos Aires, la “cultura del café” está presente sólo en algunos de ellos, particularmente los “cafés de barrio” de Saavedra, Núñez, Villa Urquiza, Boedo, Constitución o Mataderos.

Entre las prácticas características que florecen en ese entorno particular figura el rito de usarlo como lugar de libre expresión para charlar de política o de la vida cotidiana, la ayuda mutua y la voluntad de los jóvenes de integrarse para convertirlo en centro de encuentro.