Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

¿Comprar alimentos orgánicos o no? He allí el dilema

vegetables-vegetable-basket-harvest-garden
18/01/2018
|
FOTO: PEXELS

Los alimentos orgánicos son mucho más costosos que su contraparte; por eso tenemos que asegurarnos de que, realmente, la inversión valga la pena. Para descubrir la respuesta de la interrogante planteada al mejor estilo de William Shakespeare, decidimos investigar si, en realidad, los alimentos orgánicos tienen más nutrientes que aquellos que son alterados con sustancias químicas Cada día más personas y empresas se preocupan por comprar o producir alimentos orgánicos. A medida que pasan los años, la tendencia de mantenerse saludable y de cuidar constantemente lo que comemos incrementa y, todavía, no tenemos ninguna evidencia de que vaya desaparecer. Sin embargo, hace unas semanas nos hicimos dos preguntas que cambiaron la forma en la que vemos algunos alimentos: ¿realmente existe una diferencia nutricional entre los alimentos orgánicos y aquellos que no lo son? O simplemente ¿estamos obsesionados con una etiqueta alimenticia?

carrot-kale-walnuts-tomatoes

Para darle respuesta a las dos incógnitas planteadas, hablamos con Carla Ortega, médico general egresada de la Universidad del Zulia, quien ayudó a romper con el mito de que los alimentos orgánicos contienen mayor cantidad de nutrientes que su contraparte. A su vez,  comentó cuáles eran los alimentos que se producen con mayor cantidad de pesticidas y cuáles no.

Antes de empezar, es necesario definir qué significa que un alimento sea orgánico. Según Carla, son aquellos producidos por métodos que cumplen el estándar de la agricultura ecológica la cual busca utilizar al máximo los recursos de la finca y promover la biodiversidad. Asimismo, la producción orgánica minimiza el uso de recursos no renovables y no utiliza fertilizantes o plaguicidas sintéticos para proteger el medio ambiente y la salud humana.

pexels-photo-296230

Entonces ¿Qué característica debe tener un alimento para que sea considerado orgánico? La respuesta es simple: debe ser cultivado sin el uso de pesticidas o fertilizantes sintéticos ni debe ser producido a través de modificaciones genéticas o radiaciones ionizantes. Por su parte, los animales de los que se deriva la carne, los huevos y los productos lácteos no deben tomar antibióticos u hormonas.

pexels-photo-69170 (1)

No obstante, existe una falsa creencia que se enfoca en resaltar que los alimentos orgánicos contienen mayor cantidad de nutrientes. Aunque no sabemos con exactitud cuándo comenzó esta creencia, hay muchos argumentos que la desmienten. Esto se puede evidenciar, por ejemplo, en el valor nutricional que contiene una zanahoria,  cuya cantidad de vitaminas y minerales no varía según el método de producción, es decir, según si es orgánica o no. “La diferencia entre ellas no es su valor nutricional, sino la forma como fue producida y el contenido de químicos, pesticidas y hormonas en la misma; los cuales pueden ser nocivos para la salud y crean un desbalance en nuestro organismo silenciosamente”. De esta manera, podemos afirmar que los alimentos orgánicos no proporcionan un mayor aporte nutricional. Lo que si podemos asegurar es que el consumo de productos químicos puede generar daños a nuestro cuerpo y nos puede convertir en individuos más propensos a sufrir ciertas enfermedades.

En una entrevista realizada por un medio norteamericano, Rolf Halde, director del Centro de Biodesign para la Seguridad del Medio Ambiente en la Universidad Estatal de Arizona, Estados Unidos, menciona que las hormonas sintéticas inyectadas en algunos animales para incrementar su preso y crecimiento están relacionadas directamente con el aumento del riesgo de padecer cáncer. De igual forma, Andreina White, nutricionista de NutriWhite, explicó que los químicos utilizados para la producción de muchos alimentos desequilibran la flora intestinal, dificultan la digestión y la absorción de nutrientes y nos afectan a nivel neurológico, endocrinológico e inmunológico 2. Conoce cuáles son los alimentos más limpios y los más sucios (y no hablamos de higiene) Luego de romper con algunos mitos, nos dimos cuenta de que era indispensable compartir con ustedes la lista que publica anualmente Environmental Working Group (EWG), una asociación sin fines de lucros que, a través de estudios e investigaciones, pretende defender los intereses de los consumidores de la cantidad de sustancias tóxicas que se encuentran en todo tipo de producto o cultivo.

ALIMENTOS--GIF

 

Para el año 2017, los cultivos “más sucios” o que se producen con la mayor cantidad de sustancias tóxicas fueron: la fresa, la espinaca, la nectarina, la manzana, el durazno, el apio, la uva, la pera, la cereza, el tomate, el pimentón y la papa. En contraposición, los alimentos “más limpios” o que utilizan menos pesticidas son: el maíz, el aguacate, la piña, el repollo, la cebolla, los guisantes, la lechosa, los espárragos, el mango, la berenjena, el melón dulce, el kiwi, el melón cantalupo, la coliflor y la toronja. Como consecuencia, no existe una gran diferencia  dentro del último grupo  si  decidimos optar por  orgánico o no. Y ahora ¿cuándo es importante la etiqueta? Para tratar de entender un poco más y para que podamos hacer compras inteligentes, Carla compartió con nosotros tres datos indispensables para que seamos “expertos” y para nos mantengamos informados sobre el tema:

1-La leche no tiene que ser orgánica porque no existe ningún estudio o alguna evidencia concreta de que los pesticidas entran en la leche de vaca en cantidades significantes. Si lo que nos preocupa es el contenido de hormonas en la leche, es recomendable escoger opciones sin grasa ya que las hormonas tienen gran afinidad a los lípidos, es decir, mientras más grasa más hormonas.

pexels-photo-533307

2-Indudablemente, es mejor comprar carne animal orgánica. Hoy en día, a los animales les inyectan hormonas y antibióticos para promover su crecimiento y, al consumirlas, las bacterias de nuestro organismo pueden mutar y crear “superbacterias” resistentes a antibióticos.

3- En relación a los vegetales y las frutas, lo mejor es guiarse por la lista de Environmental Working Group.

Coordenadas para consultar más información: 

- Carla Ortega: @socialmedicine / carlaortegapineda@gmail.com 

- Andreina White: http://www.nutriwhitesalud.com/