Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

El Mayor Dolor de Cristo, antigua devoción caraqueña que se conoce poco

El Mayor Dolor de Cristo

 

La devoción hacia una imagen religiosa todavía vigente que se celebra con misa y música desde hace siglos 

En todo el mundo cristiano, la Semana Santa es un período de recogimiento espiritual para conmemorar la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús de Nazaret. Desde el Domingo de Ramos hasta el Domingo de Resurrección las iglesias reciben a miles de miles de feligreses que participarán en los actos litúrgicos que recuerdan el calvario que soportó el hijo de Dios para redimir los pecados del hombre.

Generalmente los Lunes y Martes Santos las liturgias son menores y se centran en las celebraciones de misas, sin embargo, el Martes Santo, en Caracas se conmemora una antigua devoción a una imagen poco conocida, pero con una interesante historia familiar: El Mayor Dolor de Cristo.

El Mayor Dolor de Cristo

Esta escultura actualmente es venerada en un altar de la Nave del Evangelio en la iglesia parroquial Nuestra Señora de Altagracia, pero en su larga historia también tuvo cobijo y fue reverenciada en las iglesias de San Juan Bautista más conocida como San Juan, frente a la plaza Capuchinos en la avenida San Martín y la de Santa Rosalía.

El historiador y experto en arte colonial, José Manuel Hernández Serrano, al referirse a esta joya de la escultura religiosa señala: “El Señor, arrodillado en el suelo con el rostro y el cuerpo ensangrentados, sostiene en sus manos el cíngulo y la túnica sin costuras. Sobre su cabeza lleva las tres potencias y la corona de espinas. De barba bífida y correcta anatomía, la escultura anónima de El Mayor Dolor de Cristo en madera policromada y con los ojos de pasta vítrea, es una obra española del siglo XIX”.

La representación de Jesús luego de la flagelación, una vez desatado de la columna y recogiendo su túnica, se corresponde al tema iconográfico conocido como El Mayor Dolor de Cristo. Tratado el asunto de manera ocasional por algunos pintores españoles del siglo XVII, son sin embargo más numerosas las versiones en escultura realizadas entre los siglos XVII y XIX, existentes hoy en día en diversas localidades españolas, así como también en algunas ciudades de Hispanoamérica.

La escultura y su historia familiar

La devoción al milagroso Cristo inicialmente estuvo vinculada a la casa de los señores Juan Lorenzo Cordero Landaeta y Julia Dolores Ágreda de Cordero, ubicada entre las esquinas de Angelitos a Quebrado N° 7, en la Parroquia de San Juan. En 1886, por primera vez, se hizo la festividad de El Mayor Dolor de Cristo, según información ofrecida verbalmente por la señora Beatriz Dolores Omaña Cordero, nieta de los esposos Cordero Ágreda.

Una hija del matrimonio Cordero Ágreda, la señora Carmen Dolores Cordero de Omaña, dejó el siguiente testimonio:

“… el músico, profesor y maestro Pedro Elías Gutiérrez, autor del Alma Llanera y su esposa doña Laura Alfaro de Gutiérrez oyeron comentarios acerca de lo milagrosa de la imagen, fueron a visitarla y le hicieron rogativas a El Mayor Dolor de Cristo por la curación de su menor hijo Tito, de apenas siete años de edad. Su petición fue concedida y el niño sanó. Desde ese momento la familia Gutiérrez Alfaro y todos sus descendientes, anualmente colaboran estrechamente para que dicha festividad tenga el brillo que merece. El maestro Pedro Elías Gutiérrez personalmente, casi hasta su desaparición, actuó dirigiendo la Banda Marcial durante la misa”.

El compromiso quedó establecido y hacia el año 1907, el compositor le ofreció a Jesucristo: “En tu fiesta, nunca faltará la música”. Por tal motivo durante la celebración de la Santa Misa y en el momento de la Consagración, la Banda Marcial irrumpe con el Himno Nacional, convirtiéndose en un espacio de gran emotividad religiosa y patriótica. Cabe destacar que la familia Cordero ha mantenido viva esta tradición y a la ceremonia se suman todos los años amigos y devotos.

Finalizado el acto litúrgico, que es seguido fervorosamente por cientos de fieles que acuden los Martes Santo a la iglesia de Altagracia a esta conmemoración, la Banda Marcial se instala en la plaza adyacente y ofrece una animada retreta donde la música antañona de merengues caraqueños, valses criollos y pasodobles contrastan con la severa liturgia que recuerda al Mayor Dolor de Cristo y refleja el sincretismo religioso del venezolano.

Coordenadas

La imagen de El Mayor Dolor de Cristo está en la Iglesia de Altagracia, en el Centro de Caracas.

La misa en honor a El Mayor Dolor de Cristo se celebra los Martes Santo, con misa en la Iglesia de Altagracia (al norte de la avenida Urdaneta en el Centro de Caracas)  y música en la plaza adyacente. Este año será a las 10 am.