Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

El plato de la buena alimentación

Ejemplo-de-plato-saludable-2

Como dice la canción “año nuevo, vida nueva” y ¿por qué no? cuerpo nuevo… Pero eso sí, que sea gracias a una dieta balanceada y no a pastillas o tratamientos milagrosos

Para los nutricionistas la clave del éxito en la pérdida de peso está en comer de forma equilibrada. No hay que dejar de alimentarse o saltarse las comidas, ni servirse un plato de puros vegetales u olvidarse del delicioso chocolate. La medida justa está en el propio plato:

  • 50% o 2 tazas de vegetales
  • 25% o 90 gr. de proteínas (como carne, pollo, pavo o pescado)
  • 25% o 1 taza de carbohidratos (como papa, arroz, pasta, granos, pan, avena o harinas. Si son integrales mejor)

El truco también está en usar un plato que no sea excesivamente grande ya que muchas personas suelen comer con la vista, es decir, aunque se esté satisfecho se continúa comiendo hasta ver el plato vacío. Lo ideal para saciar el apetito es acompañar las comidas con agua y una fruta.

Cada cuerpo tiene un metabolismo diferente, es por eso que los nutricionistas hacen una dieta personalizada a cada uno de sus pacientes. Sin embargo, la información básica es comer cinco veces al día: desayuno, merienda, almuerzo, merienda y cena.

Aunque no es lo común ingerir vegetales en el desayuno, hay distintas propuestas como agregarle espinacas a la tortilla u omelette y algunas hojas de lechuga al sándwich, arepa o wrap. El almuerzo suele ser el plato fuerte por lo que es ideal aplicar la distribución de alimentos antes sugerida y si se trata de la cena puede mantenerse pero se recomienda reducir la porción de proteína a 60 gramos aproximadamente.

En conclusión no hay que estar a dieta para reducir la ingesta de calorías. Solo se trata de poner en práctica estos tips de alimentación que acercan a esa figura saludable.

Ejemplo-de-plato-saludable-2