Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

El Tizoncito cerró al menos hasta enero

BMS-Feature-Tizoncito-1
04/09/2018
|
FOTOS: CORTESÍA @ZVITAMINA

La crisis pudo más: El Tizoncito, emblemático restaurante mexicano ubicado en La Cuadra en Paseo Las Mercedes, cerró sus puertas por lo menos durante lo que resta de año

La visita a Paseo Las Mercedes para acompañar a los padres a hacer diligencias, entusiasmaba secretamente a cualquier niño caraqueño de los 80. Era muy probable que, al final del trajín, terminaran comiendo en El Tizoncito, la taquería al final del sector La Cuadra, honesta en precio y sabor. Ese restaurante, con 47 años abierto, fue referencia para varias generaciones de capitalinos.

A tres años de cumplir medio siglo, esta semana cerró sus puertas el pequeño restaurante mexicano que se hizo emblemático en Caracas. Según informó la periodista Antonietta La Rocca (@nenalarocca), que fue hasta el lugar, la información que manejan los locales vecinos es que será hasta enero, motivado al impactante aumento de salario mínimo de 3.364% que no pueden asumir.

Durante 47 años estuvo en el mismo local de La Cuadra de Paseo Las Mercedes, al que había que llegar recorriendo algunos recovecos que semejaban ser callecitas coloniales. Valía la pena sentarse a disfrutar de un mixto mexicano, de unos tacos, de las tostadas o del tres leches, el postre que muchos conocieron porque fue El Tizoncito uno de los primeros lugares donde se sirvió. En sus mesas comió incluso Mario Moreno, “Cantinflas”, y la prueba era una foto que se exhibía a la entrada del local.

El Tizoncito no es el primer restaurante que cierra en las últimas semanas. Después de los más recientes anuncios del presidente Nicolás Maduro, Gusto’s Restaurante (de comida mediterránea ubicado en El Rosal) y Soho American Gourmet (especializado en pizzas y comida americana del Altamira Village), notificaron que cesaban operaciones.

Además del bárbaro aumento salarial, los comerciantes deben hacer frente a una hiperinflación récord en el mundo, que va a superar el millón por ciento anual según el Fondo Monetario Internacional, sumada a la escasez de productos y a los altísimos precios, muchas veces dolarizados, de los locales. A la par, las ventas han disminuido estrepitosamente, al igual que el poder adquisitivo de sus comensales.