Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Farm to table, de la granja a la mesa

FarmToTable1_FotoVeronicaSarria_BMS
07/08/2015
|
TEXTO Y FOTOS: VERÓNICA SARRÍA

Que el aguacate esté en su punto justo. Que el tomate sepa a tomate. Que la guanábana esté cremosa y que la naranja llene tu paladar de frescura son elementos importantes que trata el movimiento Farm to Table o de la “Granja a la Mesa”

Este nuevo concepto culinario, se basa en un modelo de agricultura sostenible donde se produzcan y consuman ingredientes locales, otorgándole especial énfasis a la frescura y pureza de los ingredientes con preparaciones sencillas pero llenas de sabor.

El movimiento se originó en los EEUU, en los años 70, en el restaurante californiano Chez Panisse.

FarmToTable2_FotoVeronicaSarria_BMS

Sin embargo, fue en el año 2001, cuando comenzó realmente a sonar con la llegada del laureado chef Dan Barber al restaurante Blue Hill en Nueva York, quien a su vez tiene una granja en las afueras de Manhattan que provee la mayoría de sus productos. Blue Hill es un establecimiento pionero del movimiento que cambia sus menús según la temporada y se inspira en ingredientes locales y frescos.

Sería interesante que en Venezuela se aprovecharan las bondades naturales del trópico para aplicar este concepto, especialmente en momentos de crisis, donde cada vez se hace más difícil y costoso importar ingredientes provenientes de largas distancias a los que generalmente se les añaden conservantes restando sabor al resultado final.

FarmToTable_FotoVeronicaSarria_BMS

Es un cambio de paradigma que no se logra de la noche a la mañana pero que sin duda produce un resultado final superior, lleno de sabor y atractivo visual porque no hay nada mejor que cocinar con ingredientes frescos.

Siempre hay una manera de darle la vuelta al asunto, como por ejemplo con la práctica de sembradíos urbanos así como con el establecimiento de relaciones estrechas entre la industria gastronómica y los agricultores.

Sería una manera de apoyar a la economía local a lo hecho en el país, haciendo valer el producto nacional comenzando por el plato que llevamos a nuestras mesas.