Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Fat Barbies o la nueva forma de comer cochino en Barcelona

fat-costillar
16/07/2019
|
FOTOS: CORTESÍA DE FAT BARBIES

Fat Barbies lleva a Barcelona otra forma de comer cochino, en pulled pork y costillitas barbecue. Es un restaurante de concepto, donde todo ha sido pensado, se busca transmitir el grato ambiente de las parrillas venezolanas pero con propuestas culinarias más elaboradas, con productos orgánicos, salsas hechas en casa, guarniciones únicas en el mercado y postres que son un show por ellos mismos. 

Fat Barbies está revelando otra forma de comer cochino en Barcelona.
En esta ciudad española de buena mesa donde el lechón es servido de variadas y tradicionales maneras, tres venezolanos proponen comerlo de una manera moderna: en pulled pork asado lentamente a la leña o en costillas ahumadas durante varias horas hasta que la carne se desprenda, solita, del hueso.
fat-barbie-costillas-comiendo
Los hermanos Aquiles y Juan Andrés Martini y Alex Demendoza son los artífices de Fat Barbies, un restaurante de concepto que abrió el 6 de marzo en Carrer de bailén, en Barcelona, y que ha contado con tanto éxito que ya están pensando en abrir un segundo local.
fat-barbies-local
Nada es al azar. Desde la primera idea del menú, desde el primer paso en el desarrollo de Fat Barbies, desde el primer mueble que llegó al local, este restaurante ha tenido alma y planificación total.
El alma es la emotividad de una parrilla venezolana, que más que poner y comer carne a la brasa, significa una relación especial con la familia y los amigos, es tejer una red social donde todos se sienten bien porque pertenecen a ese núcleo de afecto. Y esa sensación es precisamente lo que busca Fat.Barbies en su restaurante apoyándose en la buena comida y en el diseño interior del local, hecho por artesanos con materiales nobles: madera, ladrillo y hierro.
El centro del restaurante es un gran mesón para facilitar que los comensales compartan. Los platos principales, generosos, también propician la partición. Las guarniciones vienen en cazuelas aparte para que todos puedan tomar su porción y para que puedan probar más de todo.
“Hicimos una gran mesa común para dar la idea de un festín y a la gente le ha encantado. Si van en pareja o en grupo, se pueden pedir platos por separado pero todo está pensado para que se comparta. Queremos simular el encanto de las parrillas venezolanas”, cuenta Alex Demendoza, quien visitó la sede de Bienmesabe.
ALEX DEMENDOZA-BMS-BETANIAIBARRA-0047
Los platos más pedidos de Fat Barbies son estilo slow food: el bocadillo de pulled pork y las costillitas San Luis, ahumadas muchas horas y bañadas en una salsa barbecue hecha en casa. “Literalmente, la carne se saca del hueso suavecito, y el hueso queda liso”, describe Alex.

pulled pork
Sin embargo, cada vez ganan más fanáticos las alitas de pollo hechas a la sartén y el costillón de ternera, una pieza de 250 gramos que se asa a fuego lentísimo durante muchas horas.
Igual ocurre con las guarniciones, los acompañamientos de los platos, que se basan en vegetales hechos a la parrilla o en el ahumador. “Hay personas que van especialmente por ellas”, cuenta Alex. Y no sólo son para el gusto de los carnívoros que van por los platos con cerdo, sino de comensales vegetarianos que las han hecho de sus favoritas.
Entre ellas están, por ejemplo, las zanahorias moradas cocinadas en mole de 15 ingredientes con semillas de girasol y calabaza; cebollas tiernas ahumadas lentamente en salsa de cerveza y una versión del Mac & Cheese americano, llamada Mac & Swiss, que se sirve con queso suizo de alta calidad.
Los postres están diseñados con la misma originalidad de los demás platos. Además de su sabor, son un espectáculo visual. Quizás el más atractivo sea su propia versión de Smore, ese dulce estadounidense tan popular en las fogatas que encierra un malvavisco entre dos galletas de chocolate y se quema en la llama.
En el Smore de Fat Barbies, el malvaviscos va entre dos galletas de almendras cubiertas con un chocolate hecho con cacao venezolano al 72%. Y todo se flamea en la mesa.
fat-smore
Su tarta de manzanas es un desafío a la gravedad. Está hecha en capas crujientes. Es tan llamativa que es imposible quitarle el ojo desde que sale de la cocina hasta que llega a la mesa.
fat-barbie-tartaleta-de-manzana
El original diseño y la alta calidad de los platos de Fat Barbies son producto del ingenio de su chef, Juan Andrés Martini, quien se especializó en Innovación de Productos. Además es un apasionado de la buena materia prima, por lo que solo trabaja con productos orgánicos o ecológicos que hayan probado e incluso, conocido sus procesos.
Así ocurre con el lechón que se usa en la mayoría de los platos. Probaron cochino de muchos proveedores hasta que encontraron en una finca de la zona de St. Joan, que visitaron, al que se ajustaba a sus estándares.
Muchos otros insumos se hacen en el propio restaurante. Todas las salsas y los encurtidos utilizados se elaboran con la estricta supervisión del chef.
La materia noble
Lo que hace distinto a Fat Barbies a cualquier parrilla es el toque ahumado y la extrema suavidad de la carne que sirve. Esto se logra con la ahumadora que Juan Andrés, Alex y Aquiles diseñaron y encargaron a un artesano y que es capaz de atrapar la jugosidad de cada alimento, sea proteína o vegetal.
En el diseño del local también se nota este cariño desde el boceto de cada pieza. Incluso en los lavabos. El lavamanos que está a la entrada de los baños es una “batea de autor”, pues está inspirada en esa batea de cemento que son tan comunes en los patios venezolanos, pero con acabados de lujo.
fat-barbie-batea

 

“Mandamos a hacer todo el mobiliario. Buscamos la madera en los aserraderos. Todo está pensado, incluso el tamaño de cada cosa. Yo siento que la clave es el concepto. Y mientras más específico sea, mejor”, dice Alex.

 

A la comunidad la integraron desde el principio de la remodelación del local. Mientras hacían los trabajos, cubrieron la fachada con papel marrón donde escribían frases y contaban cómo iba el proyecto. La gente se animaba y entraban a curiosear. Una vez dentro del local eran bien recibidos, y los dueños conversaban con ellos. Así se fraguaron amistades como en la ahumadora, a fuego lento.

 

Coordenadas

Instagram. @Fat.Barbies

Ubicación. Carrer de Bailén 81-83, Barcelona, España. Tienen rampas de acceso para personas con problemas de movilidad.
Capacidad. 55 comensales en el interior del local y 14 en la terraza.
Horario. Abre de lunes a domingo en dos tandas: para almuerzos entre 1 y 4.30 p.m. En las noches, de lunes a jueves de 8 a 11.30 p.m. y los fines de semana, de 7 p.m. a 12.30 a.m. También tienen delivery.