Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

60 sabores de helado artesanal salen del laboratorio de Gelato É Caffe

100718 Helado de Brownie - Gelatto É Caffe 006 FOTO Harold Escalona
17/07/2018
|
FOTOS: HAROLD ESCALONA.

Por medio de cinco bases diferentes, Gelato É Caffe elabora más de 60 sabores de helado artesanal que van desde bienmesabe, arroz con leche y quesillo hasta lulo, uchuva y los tradicionales italianos

Nosotros convertimos postres en helados y brindamos una experiencia sensorial”, expresó Mónica Serrano, socia de Gelato É Caffe, en las instalaciones del taller de la marca ubicado en el pueblito El Hatillo. Luego de 12 años en el mercado venezolano y con más de 60 sabores en su recetario, Mónica puede afirmar con toda seguridad que sus helados artesanales les han sacado infinitas sonrisas a muchos venezolanos.

Hace un poco más de 12 años, Mónica se encontraba en El Hatillo y se dio cuenta de que no existía ningún lugar que vendiera helado artesanal. Este hecho le despertó curiosidad y comenzó a pensar en un proyecto que atendiera ese espacio vacío. Además, al ser ese pueblo un lugar turístico de pequeña escala se convertía en la zona ideal para iniciar este nuevo sueño.

Sin embargo, Mónica no tenía ningún tipo de experiencia en el área; si bien había trabajado previamente en mercadeo, su licenciatura en ingeniería industrial no le había permitido tener contacto con el sector de alimentos. Como consecuencia, decidió empacar una maleta y emprender un viaje a Argentina para convertirse en maestra heladera.

“En Buenos Aires existe una cultura heladera importante, el consumo per cápita de helado artesanal era alto. En la mañana me dedicaba a fabricar helado y en la tarde buscaba inspiración, descubría nuevos sabores y visitaba heladerías”.

Al llegar a Venezuela, encontró un local en El Hatillo que cubría todos los requerimientos para el emprendimiento: era perfectamente un punto de venta pero también funcionaba como un pequeño centro de producción. De esta manera, en el año 2006 Gelato É Caffe abrió sus puertas como una heladería artesanal que convertía postres en helados y que ofrecía una experiencia sensorial diferente a la de muchas otras propuestas heladas.

100718 Mónica Serrano - Gelatto É Caffe

Mónica explicó que cada uno de los sabores fue el resultado del esfuerzo del equipo de Gelato É Caffe con la colaboración de su maestro heladero argentino. Hoy en día, el recetario de la marca está compuesto por más de 60 sabores diferentes que van desde postres venezolanos e italianos hasta frutas e ingredientes locales.

“Tenemos el mismo recetario de cuando empezamos; solo que vamos incluyendo nuevos sabores, tendencias y propuestas de productores locales”.

Luego de la gran receptividad en El Hatillo, la marca decidió abrir en el año 2008 otra sede en Las Mercedes para probar el comportamiento de sus consumidores. Este local cerró poco tiempo después para darle oportunidad a la urbanización Altamira, en donde abrieron en el año 2013 Gelato É Caffe en el Centro Comercial Altamira Village.

“A medida que fuimos creciendo en El Hatillo, alquilamos los espacios del alrededor y comenzamos a verticalizar la producción, comenzamos a hacer los bizcochos y nos adentramos en la pastelería”.

Para Mónica la clave del éxito de Gelato É Caffé es la calidad de sus helados. Usualmente, muchas propuestas utilizan esencias artificiales para replicar el sabor del postre que desean utilizar; sin embargo, Gelato É Caffe se aleja de este concepto para trabajar con los ingredientes utilizados para preparar el postre; esto permite convertir el postre en helado y evita la simple simulación de los sabores. Además, este estilo hace que la calidad de los helados se eleve, que su textura sea diferente, que el sabor se acentúe y que el producto final sea lo que exactamente esperan los clientes.

“Por ejemplo, el helado de cheesecake tiene queso crema de verdad, el de bienmesabe tiene trozos de bizcocho y el de red velvet de brownie. Complementamos los helados con textura de pastelería”.

Lo especial del helado artesanal

100718 Helado de Brownie - Gelatto É Caffe 001 FOTO Harold Escalona

A la hora de preparar sus helados, Gelato É Caffe elabora cinco bases de las cuales se originan los otros sabores: base de crema o fiordilatte, de agua, de chocolate, de yogurt y de crema con menos azúcar. Con la primera base se preparan helados como el de coco, brownie, stracciatella, oreo, maní, dulce de leche y chocolate blanco; mientras que con el de agua se preparan los de frutas que son helados sin lácteos y untuosos preparados con la pulpa y con trozos de la fruta. Los sabores van desde piña, lechosa y guayaba hasta lulo, uchuva y ponsigué. Asimismo, la marca trabaja constantemente con las frutas que se encuentren en temporada.

Por su parte, de la base de chocolate salen numerosos sabores como el de chocolate con naranja, con pimienta o maní. Uno de los favoritos es el choco habana elaborado con pasta de maní y dulce de leche y el choco Chuao con cacao traído directamente de esa localidad venezolana.

Por último, con la base de yogurt Gelato É Caffe juega con diferentes frutas para elaborar numerosos sabores y con la base de crema con menos azúcar se preparan los de frutos secos (nueces y pistacho) y el de quesillo.

“Esta base tiene menos azúcar para compensar el azúcar que le agregan los ingredientes sembrados”.

Para elaborar las bases de los helados Maribel Párica, supervisora de producción de Gelato É Caffe, explicó que primero se pesan y se mezclan los ingredientes (leche, azúcar, agua y estabilizante; en el caso de la base de agua no se agrega leche) para colocarlos en el pasteurizador en donde se eleva la temperatura a 80 grados centígrados para luego bajarla a rápidamente a – 4. Este proceso dura una hora.

100718 Maribel Párica y Denis Barboza - Gelatto É Caffe

Posteriormente, la mezcla pasteurizada pasa al mantecador que es la máquina encargada de extraer el helado. En ella, se le inyecta aire a la base para que agarre una mejor textura. Por último, se inicia la siembra que es el proceso mediante el cual se agregan diferentes ingredientes que contribuyen con una mejor textura del helado para así elevar la experiencia sensorial. Por lo menos, cuando el helado de coco sale del mantecador, se le añade ralladura de la fruta; mientras que al de brownie se le añaden trozos del bizcocho hechos en la heladería.

“Una de las diferencias entre los helados artesanales y los industriales es la cantidad de aire que se les inyecta. Cuando pasas de 45% de inyección de aire se convierte en un helados soft o industrial. Sin embargo, el hecho de ser artesanal no significa que no utilice tecnología”.

Además de los helados, Gelatto É Caffe se caracteriza por sus waffles, brownies, merengadas y tortas heladas. Dentro de esta última categoría, la marca ofrece tres sabores: tres leche (bañada en agua, ron y azúcar),  pie de limón, y Vesubio (helado imperial, bizcocho de chocolate, praliné y ganache de chocolate). Denis Barboza, pastelera de la heladería, comentó que a diferencia de los bizcochos preparados para acompañar un café (harina, azúcar, huevo y margarina), los preparados para las tortas heladas no tienen margarina y llevan menos cantidad de azúcar.

La marca también cuenta con un servicio de catering para eventos y tiene la disposición de crear helados personalizados para clientes, fiestas, empresas y restaurantes. Actualmente, Gelatto É Caffe tiene una alianza con Caracas Pork a quienes les elaboran los sándwiches de helado. De esta manera, la heladería espera seguir estableciendo alianzas con emprendedores gastronómicos para impulsar la movida culinaria de la ciudad.

“Cuando nos piden un helado personalizado, primero nos reunimos con los clientes para conocer sus intereses y deseos, luego le presentamos una serie de muestras y, por último, le diseñamos y entregamos el producto final”.

Como eventos a futuro, Gelatto É Caffe inaugurará su food truck en donde las personas podrán disfrutar de su nuevo producto los bubble waffles y de las tradiciones merengadas y helados de tinita. Asimismo, Mónica señaló que la marca tiene las puertas abiertas para desarrollar nuevas propuestas artesanales impulsadas por la tecnología y las tendencias.

Coordenadas:

Dirección: avenida Luis Roche con quinta transversal, Centro Comercial  Altamira Village, urbanización Altamira // Calle Rosalia, frente a la Plaza Bolivar, municipio El Hatillo.

Instagram: @gelatoecaffe

Gelatto É Caffe también vende tinitas de 250 cc de helados de frutas en los siguientes establecimientos: Azalea Foods (La Trinidad), La Frutería (Santa Paula), Celicor Boutique (La Castellana).