Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Isabela Losada de Armas o cómo montarse un restaurante en París

eat intuiton, paris
20/11/2015
|
FOTOS: ANDREÍNA MUJICA

Es la primera cocinera venezolana que se instala en París con su propia propuesta: Eat Intuition en la 53 Rue Charenton muy cerca de La Bastilla. Es comunicadora, fotógrafa y cocinera formada en Lyon en el Instituto Paul Bocuse y que traslada a cada plato ­que ella misma lleva a la mesa­ las influencias que le dejó tanto su paso por el grupo Alain Ducasse, emblema de la cocina clásica francesa y por otro símbolo de la de fusión nipona: Nobu

Eat Intuition lleva 6 años gestándose, en sus inicios fue catering y ahora se luce en la versión que Losada considera “más arriesgada” es decir como restaurante en pleno corazón de uno de los barrios más “Bo­Bo” (burgués, bohemio) de la capital francesa.

Eat_Intuiton_3

 

Comer aquí es, ante todo, un viaje. Es dejarse llevar por las lecturas y los recuerdos de esta cocinera y especialmente, por la que considera “su técnica más depurada”: la intuición.

Es así como la despensa francesa con ingredientes como el foie gras se encuentra como hilo conductor que mira a sus raíces: el cilantro, lo que se traduce en una cocina definida por Losada como “perfumada, ligera y fresca con toques latinos”. Aunque esos aires no resulten tan evidentes: “los franceses suelen ubicar al cilantro como asiático y yo les recuerdo que también es americano”.

eat intuiton, paris

Las mesas de Eat Intuition sin manteles se van llenando de colores causando que una noche fría de otoño se convierta en un festín que, según nos cuenta la guisandera, se repite con más intensidad los domingos con un ya tradicional “brunch” en el que, por cierto, recientemente propone arepas: “He aprovechado la moda de empanadas que ha explotado en París gracias a la inmigración argentina y he comenzado a incluirlas, lo mismo he hecho con las arepas. Al principio los franceses no saben cómo abordarlas, les cuesta creer que se comen con la mano pero después le gustan mucho”.

Si bien abrir un restaurante en París conlleva muchas de las dificultades coincidentes con otras ciudades como la búsqueda de un local ideal, su acondicionamiento y las barreras administrativas, Isabella se centra en dos cosas: “si es verdad que debes estar al día con lo que está sucediendo en cuanto a tendencias, pero para mí han sido claves: primero la determinación y luego la fortaleza interior para mantenerte” y que ella ya puso a prueba durante casi un año en el que su local debió cerrar por fallos en el sistema eléctrico.

eat intuiton

Atelier es el nombre que le ha dado a sus clases de sábado por la tarde para enseñar desde técnicas para tratar pescado crudo, pastas artesanales y el próximo, dada la buena aceptación: de arepas y empanadas. Le entusiasma la idea de hacer uno de gastronomía venezolana y hasta uno de cacao y chocolate.

Si algo tiene Eat Intuition es que resulta muy acogedor. Isabella se nota acompañada por sus amigos que pasan sólo para darle un beso, incluso algunos se quedan a ayudar a recoger los platos.

La cocinera se expone, sus fogones son visibles y reconoce que su personalidad es parte de la experiencia: “los franceses cuando llegan aquí saben que soy venezolana, si no, se lo hago saber” ­ se ríe­. Su peinado y sus tatuajes forman parte de la puesta de escena del local junto a lo que parece una constante en esta ciudad: las ilustraciones.

Losada en su cocina se planta a hacer honor a una frase: “Seguir viva haciendo esto”, mientras en sus mesas se sientan actrices, cómicos, actores y uno de los clientes más habituales, con quien comparte más que nacionalidad, Carlos Cruz Diez.