Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Josh Reisner, promesa de la gastronomía japonesa a los 14

  • Gallery image
09/10/2017
|
FOTO: TIME.COM

Nunca es muy temprano para alcanzar sueños, nunca se es muy joven para ser exitoso. Esta es la historia de Josh Reisner, un chef que a los cinco años descubrió su amor por la comida y que hoy, a sus 14 años, ha recorrido el mundo haciendo lo que más le gusta: cocinar

Muchas veces subestimamos el talento de los niños. En algunas ocasiones, los más pequeños descubren su pasión antes de saber escribir o, incluso, caminar. Cuando esto sucede, lo único que podemos hacer es brindarles apoyo porque, al final del día, ellos ven al mundo de una manera más “inteligente” que sus propios padres.

Josh Reisner es un adolescente de 14 años que nació en Nueva York, Estados Unidos. Cuando tenía seis aprendió a cocinar para dar su primer paso dentro del mundo culinario. Cuando cumplió diez, participó en la segunda temporada del exitoso concurso MasterChef Junior, donde quedó como octavo finalista.

A pesar de que no ganó la competencia, la aventura de Reisner no terminó ahí. Desde su participación en el programa ha colaborado con reconocidos proyectos como Bite Size Kitchen, un catering neoyorkino y en importantes restaurantes como Tomy Bahama en la Quinta Avenida de Nueva York y Arzak en España.

Una publicación compartida de Josh Reisner (@chefjoshr) el

Sin embargo, el joven cocinero ha descubierto cierto interés por la comida japonesa, en especial el ramen. Por esta razón, ha podido trabajar en la cocina de Ramen Lab y Sun Noodle en Estados Unidos y de Ramen Creators Lab en Japón. Gracias a estas experiencias, Reisner ha podido aprender cómo preparar platos característicos que se encuentran en las calles de Japón.

Una publicación compartida de Josh Reisner (@chefjoshr) el

Además, el año pasado fue invitado especial en Hawaii Food & Wine Festival y Wellness in the Schools Gala. En plena adolescencia se ha convertido en una promesa y referencia gastronómica.

Seguramente, la perseverancia, la pasión y el talento son los motores de sus logros. Como él, existen numerosos niños alrededor de todo el mundo que, aunque son solo “niños”, han logrado llegar a  lugares inimaginables. Josh es el vívido ejemplo de que el no haber ganado en un principio, no significa que uno pueda ser un campeón en un futuro.