Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

La chef Ann Cooper invita a la participación activa de los niños en la cocina

  • Gallery image

Recientemente la chef norteamericana Ann Cooper estuvo de visita en Caracas para hablar sobre sustentabilidad y la cocina sana en los niños con motivo del evento Caracas Forum organizado por Backroom Ccs. En una entrevista para Bienmesabe aportó claves para facilitar la buena alimentación entre los más pequeños de la casa

Esta reconocida cocinera, es una amante de los vegetales de temporada. En estos momentos sus preferidos son los espárragos y el brócoli. Aprovechando su viaje a nuestro país y vivir la experiencia de comer en Caracas, para una mujer que ha tenido acceso a distintos sabores y con paladar educado, resume su viaje: “He tenido un poco de la mejor comida de mi vida en este viaje”.

¿Cómo trabaja Ann Cooper?

Para empezar, Ann antes era reconocida anteriormente como una chef de celebridades. Su propuesta era totalmente diferente y no es hasta que la llamaron para participar en el tema de la alimentación en una escuela en Nueva York que empezó a comprender la importancia de este tema en su país, lo que generó un cambio radical en su concepto.

En ese momento, la chef tuvo la visión de crear una organización que ayudara a las escuelas para tomar acción y así cada niño pudiera tener acceso diariamente a comida fresca y saludable. Hoy en día la organización Chef Ann Foundation (CAF) aporta y apoya a las escuelas norteamericanas con programas de mejora en la alimentación de sus estudiantes y les provee herramientas comprobadas para un cambio dentro de las escuelas.

Admite que una vez activa en este tema, cambió mucho su forma de pensar sobre cómo alimentar niños y sus familias.

 

Bienmesabe: ¿Trabajas solamente en EEUU o también en otras partes del mundo?

Ann Cooper: la verdad viajo mucho pero mi labor es principalmente en Estados Unidos que es un país bastante grande (risas). En mis viajes comparto mis experiencias para ayudar a quienes están buscando mejorar la alimentación de sus habitantes, especialmente los niños.

 

B: Muchos puede que te comparen con Jamie Oliver. ¿Lo conoces?, ¿en qué se diferencian?

A.C.: En efecto nos conocemos. Pero él trabaja en Inglaterra y yo en EEUU. Sin embargo, creo que la mayor diferencia entre los dos, es que yo trabajo directamente con las escuelas. Para ser más específica, trabajo con 52 escuelas, 12.000 comidas diarias, 30.000 estudiantes para que tengas una idea de mi labor.

 

B: Veo que entre las actividades de tu fundación, tiene un programa llamado Let’s Move Salad Bars to Schools. ¿Está ligado con el movimiento que apoya la Primera Dama Michelle Obama?

A.C.: Es correcto, con este programa, donamos salad bars a las escuelas para que cada niño alrededor de nuestra nación tenga un acceso diario a frutas frescas así como vegetales y la primera dama con su movimiento Let´s Move, apoya esto.

 

B: ¿Qué es más complicado: hacer que los niños coman saludable o que los padres entiendan que sus hijos deben comer sano?

A.C.: (Risas) Es más fácil que los niños coman sano. Sobre todo cuando son muy jóvenes. Si los incluyes en esas actividades como hacer mercado o cocinar en casa, eso los estimula y los dispone más a probar. En cambio los padres ya vienen con una forma de comer, que no necesariamente es la más correcta. Podría decirte que los padres son realmente el problema.

 

B: ¿En qué parte de EEUU se está comiendo más sano?

A.C.: La gente intenta comer mejor dependiendo del estado donde viven. Las personas mejor educadas o con un mejor nivel socio económico comen mejor. Quizás son California y Colorado donde la gente es muy activa con respecto a comer sano.

Incluso los nuevos inmigrantes también comen mejor porque traen su cultura culinaria que no necesariamente está ligada con la comida basura de Estados Unidos.

 

B: ¿Cómo podemos hacer en Venezuela para ayudar a nuestros niños para que coman mejor sabiendo que nos disponemos de establecimientos especializados en comida orgánica como en tu país?

A.C.: Haciendo que coman frutas frescas y vegetales. Con tan solo cambiar de arroz blanco al integral puedes hacer un gran cambio y un gran favor a los muchachos. Sé que es duro en países como estos pero realmente puedes lograrlo. Ustedes a las arepas con agregarles espinacas, alejarse de las frituras y el azúcar,pueden hacer un gran cambio.

 

B: ¿Nos darías 7 tips para que nuestros niños coman más sano?

A.C.: ¡Claro! Aquí van:

1.

 

Incluir frutas y vegetales frescos en cada una de las comidas: desayuno, almuerzo, cena y meriendas.

 

2.

 

Reducir azúcar.

 

3.

 

Eliminar comidas procesadas.

 

4.

 

Agregar granos a la dieta. Eliminar arroz blanco e incluir arroz integral.

 

5.

 

Reducir la proteína animal en nuestra dieta.

 

6.

 

Sentarse a comer con la familia. Salir a comer menos fuera de casa y pasar más tiempo en familia.

 

7.

 

Cocinar, cosechar y comprar con los niños. Hacerlos parte del tema culinario en casa. Así comerán mejor.

 

Entre los programas que abarca la organización están:

The Lunch Box  (la lonchera): una herramienta en línea que provee de forma gratuita, paso a paso guías, herramientas y recetas para ayudar a las escuelas a mejorar sus programas de alimentación.

Let’s Move Salad Bars to Schools (LMSB2S): un programa que ayuda a las escuelas a expandir su compromiso en servir frutas y vegetales frescos implementando salad bars como parte de los menú diarios en sus programas.

Healthy Breakfast for Kids (HB4K): un programa que apoya de forma universal las meriendas en el recreo en orden de reducir el severo y negativo impacto de hambre en los escolares en las escuelas de toda la nación.

Mission Nutrition: la fundación se ha aliado con Skoop, una compañía de alimentos con quien ayudan a las escuelas a mejorar el acceso a vegetales, frutas frescas y una mejor educación en nutrición.

Parent Advocacy Initiative (PAI): un programa fundado por la Whole Kids Foundation que provee a los padres herramientas y recursos necesarios con base en los esfuerzos de las escuelas del distrito.