Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

@LaMontelongo repartirá emociones y recetas en Bienmesabe

Carmen Montelongo
18/03/2018
|
FOTOS: DANIEL HERNÁNDEZ

Se llama Carmen Piedad pero todos la conocen como La Montelongo. En sus redes sociales reparte tres cosas: recetas, pues cocina hace muchos años; emociones, al contar las experiencias y recuerdos que la atan a esa preparación, y brillo, gracias a unos ojos y una sonrisa resplandecientes

Carmen Piedad Montelongo, @LaMontelongo,  es a partir de esta semana colaboradora de Bienmesabe, donde escribirá recetas, como no, pero también hablará de sus experiencias en el mundo culinario, que es más que fogones.

Ella sabe que la cocina es sentimientos, emociones y afectos. Y así lo cuenta en cada post, pues cada ingrediente que añade forman parte también de una historia. Como Tita, quien en Como agua para chocolate contagiaba de emociones, felices o angustiantes, a sus comensales, Carmen es capaz de arrancar risas y lágrimas en sus post, o contar alguna infidencia familiar, mientras enseña alguna preparación.

 

Ayer mi mamá me regaló dos tazas de garbanzos que tenía en su nevera desde hace más de un año. Mi hija los ve sobre el mesón de la cocina y me pregunta sí le voy a hacer Crema de garbanzos, le digo: clarooooooo. Puro embuste maternal, los iba a preparar con chorizo italiano. Como no los había puesto en remojo pues hago un “remojo express”. Si hemos olvidado remojar los granos podemos colocarlos en una olla con tres veces su volumen de agua, es decir, para una taza de garbanzos agregué 3 tazas de agua sin sal. Tapamos la olla. Esperamos que hierva y una vez que hierve contamos 3 minutos, apagamos y retiramos del fogón. Los dejamos reposar tapados por una hora. Escurrimos. Y cocinamos como de costumbre, exactamente igual que sí estuviesen tiernos y mansitos luego de pernoctar en remojo. Los granos deben cocinarse sin sal hasta que ablanden, pero los untuosos y magníficos garbanzos de piel finísima y translúcida son la única excepción a esa regla, ellos se cocinan en agua salada. El garbanzo es maravilloso, su contenido proteico es tan alto que en la antigüedad su consumo se concentraba en las fiestas religiosas que proscribian la carne, es el sustituto perfecto para las proteínas cárnicas. Podemos consumirlo en potajes, sopas, minestrone, ensaladas, ceviches o en el tradiciónal Hummus que haremos hoy. #montetips #recipe #recetas #food #fooddie #blog #blogger #foodblog #foodblogger #sanoylimpio #sanoysabroso

Una publicación compartida por Carmen P Montelongo (@lamontelongo) el


Esa virtud proviene de dos oficios que Carmen ha desempeñado durante su vida: profesora de materias humanísticas a adolescentes en un colegio de niñas, lo que la obligaba a mantener con buenas narraciones la atención de las chicas; y cocinera, algo que siempre le ha gustado y que luego afianzó a través de un servicio de catering (que aún mantiene pero de forma muy puntual), y de muchos y variados cursos que continúa realizando. “Es que hay que seguir creciendo y buscando evolucionar porque las cuentas se agotan”, sentencia. Recientemente, por ejemplo, ha aprendido sobre elaboración de embutidos con AAA Global y sobre Neurogastronomía, con Merlín Gessen.

El apodo de La Montelongo surgió hace poco más de un año cuando fue invitada a Maracaibo para participar en eventos y entrevistas. Ya comenzaba a darse a conocer en redes sociales pero aún se refería a sí misma como “Carmen Montelongo”.  Con su camaradería usual, los marabinos la llamaban La Montelongo por aquí, La Montelongo por allá. Y al llegar a Caracas, por sugerencia de su esposo, decidió adoptar ese alias como usuario permanente. Y fue un éxito.

Carmen Montelongo

“La gente merece contenido de calidad, no sólo fashion cocina. Se debe ofrecer comida real, que las personas puedan hacer algo con lo que les estás dando”, refiere Carmen Piedad.

En Bienmesabe se estrena compartiendo una receta de asado negro diferente y muy venezolano: con cacao. Será una excelente forma de sorprender a la familia, con una preparación tan nuestra, pero a la vez, con un plus original.