Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Mi Sándwich: Nelson Bocaranda

  • Gallery image
  • Gallery image
  • Gallery image
  • Gallery image
  • Gallery image
  • Gallery image
15/12/2014
|
FOTOS: DIANA BALDERA

Nelson Bocaranda, famoso por sus run-runes, ahora anda sin límites de velocidad, pero sí de caracteres, en Twitter, plataforma que parece estar diseñada para él. Además de mantener a cientos de miles de seguidores al tanto de cuanto dato consiga, estrenó en el 2010 programa y compañera nueva. Junto a Mariela Celis le hace La cola feliz a muchos radioescuchas en las horas pico de 6:00 a 8:00 de la nocheSu fascinación por la comida de fuente de soda es tal que una vez le pidió a los Reyes Magos que le trajeran una batidora de merengadas. El insólito presente llegó a lomos de camello, y lo convirtió de aficionado en casi especialista. Se jacta de conocer el punto de la leche para que la merengada quede perfecta. Lo único que nunca le pondría a un sándwich es pepino y da una explicación científica muy interesante de cómo las semillas curcubitáceas no pueden ser digeridas por los humanos. Que bueno es saber que hay gente que es capaz de explicar hasta por qué no le gusta el pepino.

¿Cuál es su sándwich preferido?

“El BLT, ‘Bacon Lettuce and Tomato’, que es el famoso sándwich americano de tocineta, tomate, lechuga y mayonesa.”

¿Cómo lo descubrió?

“¡Un día que tenía mucha hambre! Lo descubrí en Estados Unidos porque a mi me ha fascinado siempre la comida de “fuente de soda”: el club house, los sundaes… Cuando estaba en Estados Unidos haciendo el post grado, me tocó trabajar en la fuente de soda de la universidad y ahí me empezaron a gustar todas esas cosas. Yo no los hacía, sino que los servía como mesonero.”

¿Cómo lo prepara?

“Hay gente que lo prepara poniéndolo a calentar todo y eso se echa a perder, porque ni la lechuga ni el tomate caliente son sabrosos. Eso daña el sándwich. Yo lo que hago es que tuesto el pan y después le pongo mayonesa, el tomate, la lechuga y la tocineta tostadita, crujiente.”

¿Hay ritual algún ritual alrededor de su BLT?

“Eso puede servir para una noche, con un café con leche, o con una merengada de mantecado, para hacerlo tipo fuente de soda, que es como es más sabroso. Hay una gente ahora en Estados Unidos, la cadena Johnny Rockets, que es un lugar de hamburguesas donde lo hacen riquísimo.”

¿Cuándo se comió el mejor sándwich de su vida?

“Yo creo que tuve que recurrir a mis ancestros para ver de dónde venía mi pasión por las fuentes de soda y tengo un gran recuerdo, en el Centro Médico de Caracas, que queda en San Bernardino. Allí quedaba la primera fuente de soda tipo americana que hubo aquí. Tú llegabas en el carro, te ponías afuera, te ponían tu bandejita y te servían ahí. La montó la familia Kern y tenían todo lo que venía de Estados Unidos: los sándwiches club house, los de jamón y queso, el grilled cheese, que es como la versión americana del croq monsieur de los franceses, divino, banana split, hot fudge, caramel pecan, el marshmallow sundae y una tremenda merengada. De chiquito vivíamos cerquita y mi papá nos llevaba y era el fin de fiesta más extraordinario. Después, eso lo imitaron aquí otras fuentes de soda o cafeterías en la calle ¡hasta que después la gente se montaba en el carro con su bandeja y se la robaban! y por eso las eliminaron.”