Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Mitos y verdades de los protagonistas del cheat meal

burger

Son tan sabrosas y tan prácticas que, tal vez, nos hayamos pasado de la raya al consumirlas. Por eso, al comenzar un régimen alimenticio, sea por salud o sea por estética, las primeras desterradas son ellas. Sin embargo, hasta esas comidas tan sospechosamente placenteras, tienen su lado amable y aquí lo vamos develar, no sin antes hacer la advertencia de que no hay comidas buenas y malas, solo buenas y mala costumbres alimenticias

Varios científicos se han dado a la tarea de escudriñar la composición de alimentos que han sido considerados dañinos para la salud y han encontrado, que no solo no son potencialmente mortales, sino que además, pueden aportar nutrientes de una manera rápida y sencilla. El problema está en la exageración, como ocurre con cualquier otro tipo de alimento. Es decir, si solo basamos nuestra alimentación en ellos, introducimos en nuestro cuerpo altas cantidades de elementos que pueden hacer daño a la larga, y lo privamos de otros nutrientes que nos hacen bien. Pero, ¿lo mismo ocurre si solo comemos lechuga, verdad? Entonces, sucumbamos al placer con moderación y sin pánico.

Hamburguesa

Está compuesta por dos tapas de pan con un trozo de carne molida en medio. Se puede acompañar con salsas y algunas verduras.

Según Food and Nutrition Board, división de La Academia Nacional de Ingeniería, Ciencias y Medicina, en Whashington:

• Las mujeres deben consumir 46 gramos de proteína al día y los hombres necesitan 56 gramos. La carne de la hamburguesa, asada a la parrilla aporta 22 gramos de proteína de buena calidad.

• Los hombres y las mujeres postmenospáusicas necesitan 8 mg de hierro y las mujeres premenopáusicas, 18 ml (por la pérdida de sangre en la menstruación). La hamburguesa contiene hierro hemo, que es fácilmente absorbido por el cuerpo y puede proporcionar hasta 2,3 miligramos, que lleva a un aumento en la energía.

• Se puede obtener, además, el 83% de la cantidad recomendada de vitamina B-12 y 26% de vitamina B-6, para fortalecer los glóbulos rojos; y 10% del requerimiento de cobre, 40% de fósforo, 15% de magnesio y razonables proporciones de potasio.

Para hacer la hamburguesa más sana, es preferible usar carne magra (menos de un 90% de grasa), asarla a la parrilla y no usar mayonesa o quesos grasos. Igualmente, debe tener una adecuada cocción para eliminar los microorganismos que pueden contaminar la carne (verificar que al cortarla, el jugo sea transparente y no rosado).

Aunque la carne no aporta calcio, el pan y el queso, sí y para acompañarla prefiere vegetales oscuros como la lechuga, la espinaca, pimentón rojo, cebolla morada, pepinillos, tomate y ají picante. La salsa de tomate es mejor que la barbecue y evita añadirle huevo para facilitar la digestión.

hamburguesa

Pizza

Para muchos estudiosos, esta masa con salsa de tomate y queso es un alimento completo que puede nutrir a la familia entera. El Instituto de las Ciencias de Baltimore resalta entre sus beneficios:

• La presencia de carbohidratos complejos, que al ser de absorción lenta sacian, abastecen al organismo de energía constante y evita la formación de ácido úrico.

• El tomate usado en la salsa base de la pizza es alta en vitamina C, que previene resfriados. Además, el licopeno (contenido en los tomates) es un poderoso antioxidante que permite prevenir enfermedades cardíacas y cáncer. El queso, que es una fuente de grasa, hace los intestinos absorban mejor las propiedades del tomates, además de aportar calcio.

• El orégano utilizado para sazonar este platillo tiene funciones antisépticas y depurativas. Su ingrediente activo, el carvacrol protege al hígado, refuerza al sistema inmune y tiene alto contenido de hierro y vitamina B1.

Para hacerla más saludable, se pueden añadir verduras ricas en nutrientes, granos, fruta, proteínas de origen animal y un toque de aceite de oliva. Es importante saber que la cantidad de antioxidantes aumenta en 82% al hornear la pizza a altas temperaturas por poco tiempo.

pizza

Pan blanco

Desde que se inventó el pan el integral, el pan blanco ha sido rechazado por engordar y otras razones de poco peso. Sin embargo, se ha demostrado que el pan blanco no aporta más calorías que su versión marrón claro; de hecho, al elaborarse con harina de refinamiento exhaustivo, es más sabroso, de textura más agradable y de aspecto más apetecible. Se ha demostrado que:

• Comer dos o tres porciones de pan al día aumenta los niveles de B1, lo cual es importante para el sistema neurológico; aporta energía por la presencia de carbohidratos; previene la anemia, gracias al hierro y es seguro para el sistema circulatorio porque no contiene colesterol.

• En las cantidades adecuadas, el pan no engorda y es un mito que la corteza es más sana que la masa. El panadero introduce en el horno una mezcla homogénea que tiene las mismas propiedades por dentro y por fuera.

• A diferencia del pan integral, el pan blanco no contiene fitatos, componentes que inhiben la absorción del calcio, por lo que es mejor fuente de este elemento. Sin embargo, el integral aporta más fibra y hace que el azúcar entre más despacio en el cuerpo, por lo que previene mejor el riesgo de padecer diabetes en el futuro.

pan blanco

Helado

La imagen de la persona deprimida recurriendo al pote de helado, cuchara en mano para aliviar sus penas es lo que le ha dado mala fama a este alimento que no por ser sabroso y refrescante es dañino.

El Dr. Francisco Rodríguez, neuropsicólogo de la Universidad Autónoma de Madrid, confirma que, efectivamente, los helados funcionan como exorfinas, que son convertidas en endorfinas por el metabolismo, reduce el estrés y tiene efectos euforizantes. También resalta que el helado es un alimento que tiene muchos beneficios nutricionales:

• Los elaborados con base láctea (leche o yogurt) cubren hasta el 15% de los requerimientos diarios de calcio y poseen sus proteínas y vitaminas.

• Contribuyen a la hidratación, combaten la sequedad de las vías respiratorias, facilitan la digestión y no provocan resfriados como se creía.

• Si están elaborados de forma artesanal, solo contienen 6% de grasa y las versiones ligeras, suelen llevar edulcorantes no calóricos, que pueden ser consumidos, moderadamente, por las personas que están vigilando su peso o padecen diabetes.

• Se ha enfatizado en la importancia de esta merienda en niños, ancianos o enfermos que tienen poco apetito. Se pueden añadir a sus dietas, también en forma de sorbetes, que tienen otras cualidades basadas en el porcentaje de fruta de su composición.

ice cream

Café

Dos de las acusaciones más injustas que ha recibido el café son que pueden provocar infartos y que la cafeína es adictiva. El profesor Peter Martin, director del Instituto de Estudios del Café de la Universidad de Vanderbilt, en Tennesse critica la asociación errónea entre la cafeína y la enfermedad cardíaca. De hecho, afirma que en estudios realizados en la última década, se demuestra que el consumo moderado de café (entre dos y tres tazas diarias) coincide con una reducción del riesgo de estos males.

Al considerarse el psicoactivo más consumido del mundo, se cree que la cafeína es adictiva. Esto no es cierto. Son las personas las que se hacen adictas a algo. La sustancia o el objeto que proporciona placer inmediato no es adictivo por naturaleza. Sí es cierto que la cafeína actúa directo en el cerebro, bloquea la adenosina, que aumenta la dopamina y la norepinefrina que aceleran la actividad cerebral, pero esto tiene efectos positivos. Sí, el consumo de café es sano.

El profesor Martin rescata los siguientes beneficios:

• Mejora la memoria, el estado de ánimo, la vigilancia, los niveles de energía, los tiempos de reacción y la función cognitiva en general.

• La cafeína, una de las pocas sustancias naturales que ayudan a quemar la grasa, aumenta la adrenalina que hace que las células grasas descompongan la grasa corporal, liberándola como ácidos grasos, que se usan como combustible cuando el cuerpo se prepara para un esfuerzo físico excepcional (como el ejercicio de alto nivel).

• Es una de las mayores fuentes de antioxidantes de la dieta occidental.

• Reduce el riesgo de padecer diabetes entre un 23% y 50%. Aunque aún se desconoce la causa exacta, se ha podido comprobar esta asociación en suficientes investigaciones.

• Parece que la cafeína también es responsable de la reducción de probabilidades de sufrir Alzheimer y Parkinson.

Además de esto, investigadores de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard en Boston encontraron que la ingesta de café reduce la probabilidad de suicidio hasta en 50%, en comparación con los no consumidores o las personas que lo toman descafeinado.

cafe

Cerveza

Una investigación de la Universidad de Granada descubrió que la cerveza es una buena bebida para recuperar el metabolismo hormonal e inmunológico de los deportistas, que aleja los dolores musculares.  En Finlandia encontraron que los hombres que beben una botella de cerveza al día redujeron el riesgo de desarrollar cálculos renales en un 40%.

También se ha desmentido que la cerveza engorde. “La panza cervecera” es algo que parece una historia de la cripta en estos tiempos cuando se sabe que podría aportar los siguientes beneficios:

• Aporta vitaminas del grupo B (sobre todo ácido fólico), contiene magnesio, calcio, fibra y antioxidantes.

• Podría tener cualidades antiinflamatorias y aumentar la cantidad de colesterol bueno, que protege al corazón.

• El silicio contenido en la cerveza promueve la salud ósea, mejora los síntomas de la menopausia y refuerza el sistema inmune en las mujeres.

Además, este elemento está asociado con la neuroprotección y disminuye el riesgo de sufrir enfermedades degenerativas.

cerveza

Embutidos

Hace algunos años, la comunidad global se alarmó cuando algunos científicos decretaron que los productos cárnicos eran causantes de muchos tipos de cáncer. La industria que comercializa estos productos no esperó demasiado para salir en su defensa con otros estudios que demostraron que:

• Si el embutido es de buena calidad (animales criados en libertad y alimentados de pasto), son ricos en proteínas de alta calidad, vitaminas liposulobles A, del grupo B, D, E y K, y minerales como el zinc, el fósforo y el hierro.

• Además, puede contener ácidos grasos esenciales como el omega 3 y el omega 6.

• Las grasas animales son buenas para la salud de la visión, el metabolismo del calcio, tiene beneficios para la piel y la coagulación sanguíneo.

embutidos

advertencia