Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

PH5: Bombones a full color

ph5.5 featured
04/03/2018
|
TEXTO Y FOTOS: GABRIEL BALBÁS | @GABRIELBALBAS

Paula Herrera es quizás la chocolatera revelación de los últimos años en Caracas. Su éxito viene de la mano de las redes sociales, y su popularidad sigue creciendo al ritmo de los likes y su ascendente lista de seguidores. Si bien maneja el chocolate de manera magistral, y sus rellenos son tan suculentos como innovadores, es innegable que el atractivo visual, que caracteriza a los bombones de la marca PH5, fue la clave para que se diera a conocer a través de una plataforma tan competitiva como el Instagram
En una época donde lo vistoso es vital para destacar en las redes, PH5 se coló rápidamente en las preferencias de los amantes del chocolate en Caracas, quienes sucumbieron ante la propuesta –casi artística- de la bombonería de Paula Herrera. Aerografía, pincelados, brillos, escarcha, contrastes, salpicado, y hasta texturizado, son parte del largo repertorio de técnicas artísticas que exhibe la cuenta de la chocolatería @Ph5Patissier

ph5.1 Paula Herrera

De ingeniero químico a muñeca del chocolate

Lo que comenzó como una tesis para culminar estudios de ingeniería química, en la Universidad Central de Venezuela, terminó convirtiéndose en el oficio y pasión de Paula Herrera. De hacer los manuales de calidad para una chocolatería estatal, pasó a batir chocolate y moldear bombones en una empresa privada; al sentirse limitada por no poder crear sus propios sabores de rellenos, dio el salto al emprendimiento, para montar su chocolatería en casa.

ph5.2

Se auto-bautizó “La ChocoDoll” (la muñeca del chocolate) y así la conocen sus más de once mil (11k) seguidores de Instagram. Tal vez por eso en sus creaciones siempre hay algunos toques rosados, brillitos disimulados, y cabida para los colores pasteles. Aunque de vez en cuando explota su lado dark con bombones negros, morados y hasta tornasolados.

ph5.9

Diferentes de afuera hacia adentro

Para Paula, cada bombón es como un lienzo en blanco donde, a full color, expresa su parte más artística. El resultado final es un bombón que bien parece una mini escultura, al punto que algunas personas exclaman que les da pesar comerlos. Pero esa percepción cambia cuando pruebas el primero, y Herrera te seduce con sus interesantes combinaciones, logradas a través de sus técnicas de pastelería profesional.

ph5.4

Hace un año, Ph5 fue la marca seleccionada para la “Cata rosa” que realiza el programa Experiencias BOD junto a la organización Senosayuda. Para tan importante velada, Herrera texturizó sus bombones y los cubrió de rosado, llamando la atención de todos los asistentes a la degustación. Al mes siguiente repitió, pero esta vez con unos bombones con bigotes pincelados, para la campaña “Mobemmer” en la lucha contra el cáncer de próstata.

ph5.6

La creatividad nunca le falta a la chocolatería PH5, autores de bombones vanguardistas como su bombón 3Milk (tres leches) relleno con un bizcocho, ganache de chocolate, y una pipeta de leche líquida encajada la cobertura, que cuando se retiraba terminaba de humedecer el relleno. Otro de sus sabrosos inventos fue el bombón de desayuno americano, relleno con tocineta, sirope de maple y mantequilla de maní.

Bombones de cebolla y pimentón

Si de sabores osados se trata, los bombones de PH5 encabezan la lista de sabores atrevidos, con exóticas combinaciones, tales como: Un bombón de tocineta y cebollas caramelizadas en papelón y vino; o el de gelatina de cerveza y pimentón. Pasando también por el de sofrito criollo, limón en mantequilla de búfala, entre muchas otras propuestas, nada convencionales, que han sorprendido a los paladares más exigentes y arriesgados.

ph5.7

Aunque Paula Herrera tiene un lema: “Toda chocolatería venezolana se mantiene con su bombón de parchita”, pues comenta que es el sabor que más buscan los caraqueños a la hora de seleccionar los rellenos de sus bombones, razón por la que su primer bombón fue el Parchita Sunrise, elaborado con tequila, a la manera del coctel Sunrise.

Sorprendentemente, con su habilidad para mezclar los sabores de forma tan sublime, nunca ha podido concretar un buen bombón de coco, pues según cuenta, no logra un sabor equilibrado, por lo que termina en un círculo vicioso de agregar coco para exaltar el sabor, y luego más chocolate para contrarrestarlo…

Aunque ha vendido sus bombones en algunas chocolaterías de Caracas, el futuro de PH5 parece enrumbado a continuar siendo una bombonería 2.0, teniendo el Instagram como la mejor vitrina de exhibición para sus coloridas y poco comunes creaciones.

ph5.3