Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Prepara adecuadamente tu organismo para ser mamá

pexels-photo-259363
27/06/2018
|
FOTOS: PEXELS.

Desintoxicar, desinflamar y nutrir son tres acciones indispensables que toda futura mamá debe seguir para que sus óvulos se mantengan sanos y exista una correcta implantación y un adecuado crecimiento y desarrollo

Muchas mujeres acuden al nutricionista cuando quedan embarazadas debido a que desean controlar su peso corporal, disminuir los síntomas propios del embarazo, nutrirse de manera óptima para que su bebé se forme íntegro y saludable, entre otras razones, ¡y está muy bien!  Durante el embarazo se presentan diversos cambios fisiológicos importantes en el organismo, se incrementan requerimientos de nutrientes específicos, por lo que hay que tener una alimentación adecuada y equilibrada, a fin de garantizar el correcto crecimiento y desarrollo del bebé.

Sin embargo,muy pocas mujeres preparan  el cuerpo antes de la concepción. Esto es fundamental ya que se deben eliminar todas aquellas toxinas que se acumulan en el organismo debido a una alimentación inadecuada, posibles microorganismos patógenos, contaminantes ambientales, estrés, entre otros. Esta carga de toxinas en el organismo afecta la integridad de los óvulos y genera deficiencias nutricionales acompañado de problemas que pueden presentarse como consecuencia a estos tóxicos durante el embarazo, como lo son: estreñimiento, diarreas, gastritis, alergias, sensibilidades e intolerancias alimentarias, desbalance de la flora bacteriana, hipotiroidismo, hiperinsulinismo y problemas de peso.

Por esta razón, tener en equilibrio la  flora bacteriana es fundamental. A pesar de que el feto se encuentre en condiciones de esterilidad en el útero, hay cierta evidencia de que el ADN microbiano y, posiblemente, hasta microbios entren en contacto con el feto y el intestino fetal a través de la placenta. Después del nacimiento, este se coloniza de manera rápida por bacterias que se transfieren de la microbiota materna vaginal, del colon y la piel, dependiendo del modo de nacimiento y de la exposición a antibióticos.

Asimismo, se hace indispensable desintoxicar, desinflamar y nutrir el cuerpo de manera adecuada para que los óvulos se mantengan sanos y para que exista una correcta implantación y un adecuado crecimiento y desarrollo. Para lograr esto, el equipo NutriWhite le  recomienda a las futuras madres que, por un período de seis meses, se enfoquen en lo siguiente:

Curar el intestino: 

intestino

Para tener óvulos sanos, se debe tener un intestino sano y una alimentación adecuada para disminuir la absorción de tóxicos y mejorar la absorción de nutrientes necesarios para crear un ambiente ideal para fecundar el ovulo.

Lograr niveles adecuados de parámetros de laboratorio en el cuerpo:

Para crear un ambiente óptimo de fecundación es recomendable que los niveles de tiroides, yodo, vitamina D, homocisteína, hormonas femeninas, perfil lipídico, entre otros estén dentro de sus rangos normales.

Balancear la microbiota:

Es necesario eliminar todos aquellos microorganismos patógenos que puedan estar afectando al sistema inmune y que estén liberando toxinas que causan inflamación e intoxicación. El hongo más común es la cándida que está relacionado con   la infertilidad femenina, problemas durante el embarazo y/o luego del nacimiento.

Dar apoyo al hígado: 

Una de las funciones principales del hígado es depurar las toxinas que se encuentran circulando en el torrente sanguíneo. Al brindar apoyo al hígado, lo ayudas a eliminar esos productos tóxicos y  a evitar que vuelvan a entrar, creando así un ambiente adecuado.

Nutrirte adecuadamente: 

pexels-photo-257816

Previo a entrar en la etapa de gestación es necesario  nutrir el cuerpo de manera adecuada, en especial dotándolo de nutrientes como hierro, vitamina B12, ácido fólico (en sus formas activas) vitamina A y D y zinc, los cuales tienen un requerimiento esencial durante el embarazo. Gozar de un peso adecuado antes y durante el embarazo favorece a la disminución del riesgo de preeclampsia, diabetes gestacional y bebés con alteración del tamaño. Además de evitar el consumo de pescados grandes, ya que traen consigo metales pesados como el mercurio.

Alimentación rica en litio y yodo: 

pexels-photo-142579

Para un adecuado funcionamiento de la tiroides y neurotransmisores de la madre y futuro bebé es recomendable incluir alimentos ricos en litio y yodo como son guisantes, lentejas, frijoles blancos, productos de mar (camarones, langostas), algas (como kelp y wakame) y sal del Himalaya.

Crear un ambiente externo favorable: 

Además de la alimentación, es indispensable tomar en cuenta la influencia de algunos factores externos en el organismo;  como es el caso del uso del celular cerca de los genitales. De igual forma, hay que tomar en cuenta si se tienen amalgamas dentales y si deben o no removerse para bajar la carga tóxica y revisar los productos de limpieza y belleza se estén utilizando.