Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Reflexiones sobre la familia post Reyes Magos

  • Gallery image
12/01/2017
|
IMAGEN: FREEPIK

El día de Reyes se celebra cada seis de enero, y es una de las celebraciones más divertidas en mi familia. Porque la noche antes en los zapatos colocamos pasto para que los camellos se lo coman y así Gaspar Melchor y Baltazar nos traigan dulces, semejando a los regalos que le llevaron al niños Jesús cuando nació. Al abrir los ojos grandes y pequeños corremos a revisar los zapatos y comenzamos un intercambio de dulces

En la mesa

Lo mejor es el desayuno porque entre todos colaboramos, pues la historia de los Reyes Magos es una oportunidad para preparar lindos centros de mesa y enseñarle a los niños sobre esta tradición de una manera divertida. Se dice que los tres Reyes Magos viajaron en caballo, camellos y elefantes.

Así que se puede recrear esta parte de la historia si incorporas estos animales con figuras o recortes. Otro elemento importante para decorar es incluir la Estrella de Belén y por supuesto las coronas: distribuye cartulinas o papel de construcción entre los niños, para que puedan hacer sus propias coronas mientras se sientan alrededor de la mesa— la actividad los mantendrá entretenidos mientras estás con el resto de los preparativos.

En la cocina

Es típico tomar chocolate caliente, hacer galletas en familia y lo más importante, degustar la rosca navideña. A mi me encanta hacerla junto a los niños ya que es una forma increíble de cerrar el último día de las festividades navideñas. Cada año probamos recetas nuevas y es ahí donde el internet es un gran aliado. Algunas funciona, otras no pero igual nos divertimos.

Les invito a tomar estas tradiciones y compartirlas en familia, si bien no creen en ellas, será un momento muy lindo para compartir, hablar y reírse mientras cocinan.

Más allá de lo divertido que es que la familia comparta en la cocina, tiene los siguientes beneficios para los niños:

  • Desarrolla una conexión positiva con todo tipo de alimentos, incluyendo frutas y vegetales.
  • Los niños aprenden tocando, probando, sintiendo, oliendo y escuchando.
  • Les ofrece una experiencia práctica con muchas capacidades esenciales como la lectura, seguir direcciones y medición.
  • Les ayuda a desarrollar capacidades de motricidad fina, de coordinación viso motora y hasta conceptos de matemáticas y ciencia.