Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Sabores venezolanos se impusieron en Fusión a la Carta

  • Gallery image

Cada año, el concurso organizado por las marcas Maizina Americana® y Sazonadores McCormick®, Fusión a la Carta, busca generar un aporte que mejore la propuesta y que construya en cierta forma, caminos interesantes a los participantes que le ponen sazón a sus ideas

En esta cuarta edición, los sabores propios se adueñaron de las recetas que ganaron en esta oportunidad y brindaron una visión diferente de los platos comunes que se consumen diariamente como la auyama, el cocuy, la paledonia y el ovejo.

Después de todo un día de concurso donde se evaluaron propuestas dulces y saladas, en los espacios de la Escuela de Cocina Plaza’s de Los Chaguaramos con el jurado integrado por Ivanova Decán, Miembro incorporado y Directivo de la Academia Venezolana de Gastronomía, Francisco Abenante, socio y chef de La Casa Bistró, Ligia Velásquez, Directora y Editora de la Revista Bienmesabe y Merlín Gessen, Neurogastrónomo, Director de la plataforma Todounchef y Daniela Burger, Gerente de Marca de Sazonadores McCormick®, seleccionaron a los ganadores del concurso de gastronomía.

¿Quienes son los nuevos cocineros que marcan pauta en la IV edición de Fusión a la Carta?

trilogia-larense-foto-ligia-velasquez

 

La “Trilogía Larense” presentada por Victoria José Villavicencio, estudiante de FUNDAPI UPEL del Estado Lara, fue premiada por el jurado con el Primer Lugar y un set cuchillos marca Wüsthof. Esta elaboración combinó distintos productos de la tierra larense como: la cebolla morada de Quibor, ajíes rositas, orégano de Yay, la Guabina de Atarigua y el ovejo con el cerdo sobre una masa de plátano. Ivanova Decán, Miembro del Jurado de Fusión a la Carta, destacó el trabajo realizado por Villavicencio con su propuesta: “La selección de los productos, no solo es trabajar con lo que hay, sino demostrar que hay una relación con lo que tenemos, querer, apreciar nuestros productos; es decir, tener claro que se hace país también desde los fogones. Eso para nosotros es muy importante, y es lo que nos demostró esta joven de 18 años, que vino desde Lara con una gran convicción a mostrarnos la despensa y los sabores de Lara con muchísimo gusto y tino”.

auyasu-foto-ligia-velasquez

 

El Segundo Lugar lo consiguió Diana Álvarez, estudiante de la Escuela de Gastronomía Instituto Superior Mariano Moreno de Caracas, con “Auyasú”, una versión del postre italiano tiramisú combinado con auyama, por el que recibió un kit de cuchillos marca Mercer. Ligia Velásquez, Miembro del Jurado de Fusión a la Carta, destacó la calidad del postre presentado por Álvarez: “Este es un postre refinado que podría estar en la carta de cualquier restaurante del país”.

torta-de-coco-foto-ligia-velasquez

 

Ibrahim Rossell, estudiante de la Escuela de Gastronomía Instituto Superior Mariano Moreno de Caracas, por su postre: “Esponjoso de coco y crema pastelera de paledonia”, se llevó el Tercer Lugar premiado con un cuchillo profesional marca Mercer. Merlín Gessen, Miembro del Jurado de Fusión a la Carta, destacó la creatividad mostrada por Rossell en su elaboración: “Es un plato donde hubo mucho ingenio, es lo que evaluamos al final del plato, la capacidad de conceptualizar algo a partir de lo que encuentras”.

pastel-de-cazón-foto-ligia-velasquez

 

Por votación popular a través del sitio www.alfonzorivas.com/fusionalacarta, Luis Antonio Landa resultó ganador del Premio Especial del Público con su “Pastel de cazón con puré de yuca”.

delicia-de-mama-nola-foto-ligia-velasquez

 

El Premio Mención Honorífica, que se otorga por primera vez en el concurso, lo obtuvo Alexis González, estudiante del Centro Educativo Culinario Concasse de Maracaibo, con la “Tentación de Mamá Nola”. Gessen explicó la valoración del jurado para entregar este reconocimiento: “Este premio no se había otorgado en ninguna de las ediciones anteriores, y luego de escuchar la explicación del producto valoramos la capacidad de crear una propuesta con los ingredientes básicos que hay en casa, y la conexión emocional del chef con su postre”.

Más allá de los sabores, las ideas y las propuestas en plato, se cumple aquello que donde hay familia, hay triunfo. Mientras el jurado esperaba por escuchar las historias detrás de cada preparación así como degustarlas, del otro lado de los ventanales de vidrio, familiares, amigos y colegas, estaban para apoyarlos y esperaban por los resultados de los concursantes.

ganadores-fusion-a-la-carta

Ver a un padre tomar fotos y al mismo tiempo observar cómo le cambia el lenguaje corporal porque se hincha de orgullo al ver a su hija de 18 años presentando su propuesta, donde la conceptualización se dio gracias a los aportes y conocimientos familiares no tiene precio. Sentirse apoyado por la familia y los amigos, sin duda, genera un sentimiento de seguridad que puede con todo y da fe de que se pueden hacer cosas sabrosas sin dejar de ser creativas.

Venezuela todavía tiene oportunidad de seguir adelante mientras la familia y los amigos estén presentes de una u otra forma,  para compartir cada espacio importante en la vida de alguno de sus integrantes. Por más pequeño que sea, cada detalle cuenta en la formación de un mejor ciudadano.