Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Té, entre colores y sabores

tea

El té se prepara con la hoja de una planta conocida científicamente como Camellia Sinensis, de la cual es posible obtener cuatro variantes de esta bebida: negro, rojo, verde y blanco

Las diferencias entre estos, se basan en el momento de la recolección de la planta y los procesos a los que son sometidos posteriormente.
Comparten entre sí una serie de beneficios para la salud, dado que todos contienen flavonoides y antioxidantes. Sin embargo, cada uno tiene cualidades particulares que los diferencia y los hace únicos.

Té blanco:

-Su alto nivel de antioxidantes y flavonoides ayudan a prevenir ciertos tipos de cáncer como el de estómago, colon y próstata.
-Protege contra virus y enfermedades como el resfriado.
-Contribuye con la salud bucal, porque impide el crecimiento de la placa y previene las caries.
-Es excelente para bajar el colesterol y la presión arterial, y puede reducir el riesgo de sufrir ataques al corazón.
-Es ideal para mantener una piel hermosa y lozana, porque detiene e incluso revierte los daños ocasionados por los radicales libres.

Té rojo: 

-Tiene efectos adelgazantes dado que acelera el metabolismo, es diurético y facilita la eliminación de la grasa.
-Disminuye los niveles de ácido úrico.
-Aumenta la producción de ácido gástrico, lo cual favorece la digestión.

Té verde y negro:

-Es muy útil para prevenir y combatir en las mujeres la aparición de cáncer en la vesícula biliar, junto con otros como el de páncreas, esófago y pulmones.
-Protege al hígado.
-Es muy bueno para quienes sufren de artritis.
-Favorece al sistema cardiovascular.
- Previene las caries.

Té de Kombucha:

Kombucha es un hongo que producen las bacterias del árbol del té, el cual ha comenzado a ser procesado y preparado en Asia como una infusión. Recientes estudios revelan que tiene propiedades similares al té y que es especialmente recomendable en casos de cáncer.

El holandés y especialista en Cura Natural, A. J. Lodewijkx, afirma en su libro La vida sin cáncer, que el hongo de Kombucha tiene fuertes propiedades antisépticas. Señala que purifica el sistema glandular y neutraliza y elimina el ácido úrico. Por lo tanto, es un excelente remedio contra la gota, reuma, artritis, piedras en los riñones, problemas en la flora bacteriana intestinal y, especialmente, en casos de cáncer en sus etapas primarias. Además, es ideal para la desintoxicación del cuerpo, porque elimina los residuos metabólicos, normalizando así el pH sanguíneo.

Al momento de preparar dele a cada té el tiempo que necesita: si es té verde espere minuto y medio y luego cuele, si es negro espere máximo tres minutos, y si son aromatizados no los deje más de cinco minutos. Respete los tiempos porque, de lo contrario, la bebida toma un sabor amargo poco agradable.