Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Técnicas para congelar alimentos y ahorrar dinero

alimentos congelados

En tiempos de crisis, buscar alternativas alimentarias es, literalmente, el pan de cada día. Congelar alimentos puede ser una buena opción, comprándolos cuando no están tan costosos, para usarlos meses después

La congelación es un método de conservación de alimentos que existe desde la prehistoria pero a finales del siglo XIX es cuando comienza a hacerse popular, debido a la aparición de la refrigeración mecánica.

La conservación de los alimentos a través de la congelación se basa en el efecto que ejerce sobre los microorganismos, anulándolos e impidiendo que se deterioren los alimentos. Dicho proceso impide que los microorganismos se propaguen, paralizando el deterioro de los alimentos.

Esto no significa que todos los microbios mueren. Los que sobreviven pueden recobrar la actividad después de descongelarse y multiplicarse con mayor rapidez. Por eso es importante mantener la cadena de frío al descongelar, haciéndolo en la nevera 24 horas antes de utilizar el alimento.

Muchos de los alimentos que consumimos diariamente terminan en la basura debido a la falta de información, ya que muchos de estos pueden “salvarse” si se guardan en el congelador. También se puede comprar de más y congelarlos. Este es un dato útil pues se prevé que, debido a la enorme inflación registrada en los  insumos agrícolas, los productos de cultivo como los vegetales aumentarán notoriamente de precio.

“La conservación de alimentos garantiza alargar el período de vida y aprovechar sus nutrientes. En el caso de las frutas, se detiene la maduración. Es importante que se mantenga la cadena de frío para garantizar las proteínas de cada uno de los alimentos” explica Nixa Martinez, Presidente del Colegio de Nutricionistas y Dietistas de Venezuela.

La cadena de frío es fundamental  al momento de garantizar la seguridad de los alimentos, por lo que cada uno de los implicados deben de prestar atención al momento de preservarla. La cadena de frío es un sistema que constituye el proceso de refrigeración que se necesita para que los alimentos perecederos o congelados lleguen en mejor estado al consumidor.

Si alguno de los elementos que interviene en la cadena de frío se ve comprometido, la calidad y la seguridad de los alimentos se vería perjudicada, así lo comenta Martinez.

alimentoscongelados

Los alimentos congelados suelen ser más saludables porque no tienen contacto directo con el medio ambiente. Muchas veces, las bacterias se filtran en la piel de la fruta, afectando la calidad del alimento.

“Los vegetales se caracterizan por tener menos protección porque no hay una piel de por medio y es recomendable hacer su consumo de inmediato. De no ser así, se debe de conservar en el refrigerador o nevera, tratando de que frutas y hortalizas queden separadas y bien protegidas, evitando el contacto con el agua, de manera que la cadena de frío nunca se vea interrumpida” continua.

Alimentos como los huevos, las hierbas frescas y los quesos pueden ser algunos de los alimentos que pueden congelarse, lo cual muchos desconocen. Este aspecto no solo te ayuda a ahorrar sino que también a reducir las cantidades de basura que se pueden producir en el país.

Verduras y hortalizas

Con el pasar del tiempo se han logrado desarrollar técnicas que no sólo nos permite ahorrar tiempo en la cocina sino que también podemos tener los alimentos a la mano y conservar el sabor.

En Reino Unido, se creó la campaña Food Love Hate Waste (Ama la comida, odia la basura en español), con la finalidad de dar a conocer al público qué alimentos se pueden congelar y poder mantener el medio ambiente. Elena White, la vocera de la campaña explica que “todos los alimentos se pueden congelar, excepto unos pocos, como los quesos blandos, pero se debe a la textura”.

Los congeladores pausan los alimentos, incluso pueden llegar a anular la fecha de caducidad. También permiten almacenar alimentos durante años, no obstante la calidad comienza a deteriorarse a los tres meses. Lo recomendable es que los alimentos se mantengan helados por un plazo de alrededor de seis meses.

Alimentos bajo cero

Existen varios alimentos que se pueden congelar y que muchas veces lo ignoramos, terminando en la basura. Más allá de lo que sabemos o no sobre estos alimentos, incluyendo aquellas frutas o vegetales que parecen que van a durar mucho tiempo en la neveras, antes de que decidamos usarlos. Inclusive, tener los aliños picados en bolsas en el congelador puede ser de ayuda al momento de cocinar.

A continuación te dejamos una lista de alimentos que se pueden congelar según distintos portales: www.gastronomiaycia.republica.com, www.comida.uncomo.com, www.cocinillas.elespanol.com, www.hogarmania.com y es.wikihow.com, para guardar aquellas frutas, verduras, hortalizas y enfrentar la crisis.

Jengibre fresco

jengibre

Hay quienes cocinan con jengibre fresco, debido a la fragancia y sabor que le añade a las recetas. El jengibre es una especia que puede ser encontrada en cualquier supermercado o mercado popular del país. Por lo general se recomienda comprar una pieza de tamaño considerable en proporción a la cantidad que se va a consumir al momento de cocinar.

Muchos se preguntan si el jengibre se puede congelar y la respuesta es sí. No es recomendable congelar la pieza completa, lo ideal es cortarla en rodajas, pero en distintos tamaños, para que al momento de cocinar se escojan las porciones según la receta. Las rodajas deben de guardarse en una bolsa con cierre hermético antes de guardarse en el freezer. Dura varios meses.

Leche

leche

Sin duda es un alimento algo difícil de conseguir en la actualidad, por lo que muchos buscan alternativas para abastecerse por meses.

Hay que tener en cuenta que tanto la leche cruda como la pasteurizada puede congelarse, ya que no se altera el perfil nutricional ni se destruyen las enzimas o los probióticos cuando se hace referencia a los productos lácteos crudos.

Lo difícil de los alimentos lácteos, es saber en qué tipo de recipientes guardarlos. Lo recomendable, en el caso de la leche, es un recipiente de vidrio, sin embargo se debe de tener en cuenta que se corre el riesgo de la rotura, y hay que tomar las previsiones necesarias. Para evitar un accidente, no debes llenar el envase y dejar la tapa semi abierta para liberar la presión.

Cuando se desee guardar la leche cruda, debe de agitarse bien, para que de esta manera se distribuya la crema. Igual al descongelarla. Hay que esperar que se deshiele muy bien y agitarla antes de consumir.

Huevos

huevos

Sin duda no es una práctica muy habitual en la cocina, pero es una solución ante la escasez de productos perecederos. Los huevos estando bien envasados pueden mantenerse por meses, sólo se deben de buscar las técnicas correctas quepermitan cómo hacerlo.

El primer punto que se debe de tener en cuenta es que se debe quitar la cáscara, porque de no hacerlo pudiera romperse a causa de la expansión del huevo en el proceso de congelamiento. Se debe de guardar en un recipiente hermético dejando un espacio libre, por el volumen del huevo.

Los huevos pueden ser congelados con la yema y la clara tanto separadas como juntas. Las claras cuando se descongelan suelen ser iguales como cuando estaban frescas. No obstante, las yemas cuando se congelan, se endurecen.

Aguacate

aguacate

El aguacate es una fruta que tiene características particulares, aunque tiene alto contenido de grasa, son grasas saludables. Hay que resaltar que el aguacate en algunos países no se consume como fruta y puede acompañarse con miel o queso. También sirve para preparar platos como reina pepiada o guasacaca, ensaladas y sándwiches.

Este fruto puede congelarse pero, al perder frío, la textura cambia así que lo ideal es usarlo sólo para platos que lo requieran triturados, como la guasacaca o el guacamole.

Lava el aguacate completo, córtalo por la mitad, retira la pulpa e introdúcela en un recipiente. Otra opción es triturar el aguacate; cuando esté listo debes introducirlo en una bolsa con cierre hermético, así cuando se necesite, solo debes de descongelarlo para ingresar a la receta.

Col rizada, espinaca y demás hortalizas verdes

 

espinacas verduras

Las espinacas se pueden mezclar con una pequeña cantidad de agua y congelar en recipientes. Cuando las necesites, están listas para agregar a los guisos, pero no se deberá agregar muchas cantidades de agua.

Para las hortalizas de mayor tamaño como col o acelgas, hierve las hojas y después refréscalas, guárdalas en un recipiente acompañado de agua fría e ingresa al frezeer. Las hojas pequeñas se pueden congelar enteras, mientras que las más grandes se pueden cortar.

Un dato curioso es que se pueden congelar las hierbas con aceite de oliva.

Berenjenas

berenjenas

La berenjena es una hortaliza que se puede encontrar durante todo el año. Pocos saben que se puede congelar y tener a la mano ante cualquier eventualidad.

Antes de congelarla se debe cocinar brevemente la berenjena. Lo recomendable es escaldarlas, es decir pasar por agua hirviendo y cortar según la receta que se necesita preparar. El procedimiento es así:

Prepara una olla con agua para calentar, sin sal, pero con un toque de jugo de limón. Cuando el agua se encuentre hirviendo añadir la berenjena en trozos y dejar por unos minutos, el tiempo siempre va a depender del tamaño, las rodajas gruesas pueden durar cuatro minutos, mientras que los trozos más pequeños pueden durar apenas unos dos minutos.

Cuando acabe el escaldado se debe de cortar las porciones rápidamente, por lo que es importante tener un bol de agua con hielo preparado para sumergirlas allí y cortar la cocción. Después se deben de escurrir bien y secar con papel de cocina.

Antes de congelar. se deb tener en cuenta si se quieren en rodajas o sueltas. En el primer caso, se debe de colocar las berenjenas en una bandeja, sin que las rodajas se toquen entre sí. Cuando estén congelados puedes pasarlos a una bolsa ziploc para proteger al vegetal del frío y de los olores que pueda agarrar de otros alimentos, y para ocupar menor espacio.

Por otra parte, también puedes preparar las berenjenas a la plancha o al sartén, para después guardarlas en el congelador. El tiempo de congelación recomendado para esta hortaliza está entre los 9 y los 12 meses.

Calabacines

calabacin

El calabacín también es una hortaliza que podemos encontrar todo el año, pero la mejor cosecha se da en julio, agosto y septiembre. También se pueden congelar. Ahora está barato así que se puede comprar de más, congelar y usar para cuando esté más caro.

No se puede helar entera, es mejor cortarla en rodajas. Cruda se puede congelar a -18°C porque a estas temperaturas los procesos vitales se detienen, y puede mantenerse por dos meses.

Los calabacines se pueden congelar tanto en rodajas como en bastones, pero antes hay que bañarlos en agua hirviendo, el tiempo va a depender del tamaño. Después de extraerse el calabacín del agua hirviendo, debe de sumergirse en baño de maría. Lo recomendable es colocarlos en una bandeja extendida y adentrar al refrigerador, con la finalidad de que no se amontonen.

Pimentones

pimenton

El pimentón es un condimento que si se conserva correctamente puede mantener todas sus propiedades, por lo que se recomienda congelarlos cuando estén frescos. En caso de no poder congelarlos apenas se compran, se pueden guardar en la nevera, pero no más de un día porque podrían deteriorarse rápidamente.

Cuando tengas los pimentones, límpialos cuidadosamente y lávalos con agua fría o tibia. Es importante que se elimine todo el resto de tierra y suciedad que pueda tener. Por último, sécalos con papel de cocina.

Cuando los vayas a congelar es importante que se retiren los tallos y las semillas. Hay quienes prefieren congelarlos en mitades, no está mal hacerlo pero, lo recomendable es cortarlo en trozos.

Frutos rojas

fresas3

Los frutos rojos llaman la atención de cualquiera debido a su color y sabor, además de ser los mejores aliados de la salud. Frutos como las moras, fresas, arándanos, cerezas o ciruelas, tienen alto contenido en vitaminas, minerales y fotoquímicos, cuya función es ser antioxidantes.

Para tener este tipo de frutas siempre a la mano se pueden congelar por algún tiempo y hacer uso de ellas cuando se necesiten.

Este tipo de fruta son las más recomendable al momento de congelar, y no se necesitan cocinar antes de ingresar al refrigerador.

Para que mantengan la forma, hay que limpiar las frutas antes y colocarlas separadas en una bandeja, que no se junten unas con otras. Luego, cuando las frutas estén congeladas se pueden sacar de la bandeja y guardarlas en una bolsa con cierre hermético y volverlas a introducir al congelador.

Cebollas

cebolla_cuadros_BMS

La cebolla es uno de los ingredientes más usados en la cocina ya que está presente en cualquier tipo de sofrito sean para el arroz, guisos, salsas, sopas, caldos… Y también se pueden congelar siempre y cuando estén frescas y se vayan a cocinar al descongelarlas porque pierden su textura crujiente.

Yuca

yuca

La yuca se debe consumir rápidamente después de comprarlas pero, de no ser el caso, se pueden guaardar en el congelador hasta que se vayan a usar. Lo ideal es pelarlas, lavarlas y guardarlas en trozos o bastones.

Maíz

jojoto maiz

El maíz es el cereal más usado a nivel mundial, llegando a superar al trigo y el arroz.

Antes de congelar el alimento debes de limpiarse correctamente. La cáscara debe ser eliminada completamente al igual que los restos. En una olla hierve agua y coloca las mazorcas. Deja por un tiempo y retira del agua, debes de hacerlo rápidamente para mantener el sabor y la textura de la mazorca.

Las mazorcas que vayas retirando, debes de sumergirlas en agua fría. Con ayuda de un cuchillo corta los granos de maíz.

Posteriormente, coloca el maíz es una bolsa hermética y divide según las cantidades que creas que vas a usar.

En conclusión

Los alimentos bien resguardados y cumpliendo con la cadena de frío pueden durar de tres a cuatro meses de congelación siempre y cuando no tengan contacto con el ambiente. Lo recomendable sería guardar las frutas, verduras, hortalizas, en bolsas herméticas o envases bien resguardados.

“Para descongelar también funciona someter el envase a altas temperaturas y consumir en rápidamente”, dice Nixa Martínez. Es decir si los vegetales se van a usar en sopas o en guisos, se pueden cocinar directamente.

En el caso de las frutas, la nutricionista recomienda prepararlas en jugo.

“La congelación es un proceso altamente recomendado para cualquier persona”, termina Nixa.