Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

¿Cómo saber si tienes un desorden alimenticio?

  • Gallery image
07/03/2016
|
ADVOCATEGLOBALHEALTH.WORDPRESS.COM

¿Te has detenido a pensar un segundo sobre tu relación con la comida? Quizás ni sabias que mantenías una relación con ella. Esta que además es una de las relaciones más íntimas que puedes tener en la vida

Como te relacionas con la comida y las decisiones que tomas con respecto a ella tienen un efecto no solo físico pero mental y biológico en tu cuerpo.

Somos lo que comemos literalmente. Por eso, fomentar una buena relación con la comida es vital para lograr una salud óptima y sentirnos bien con nosotros mismos.

Teóricamente, la comida debería ser simplemente la gasolina de nuestro cuerpo. Pero en estos tiempos se ha convertido en mucho más que eso: comemos para darnos placer, sentirnos mejor, recompensarnos, por salud, para adelgazar, para subir de peso o ganar masa muscular, muchas veces con propósitos específicos y otras veces sin razón alguna.

Sin darnos cuenta la comida se ha convertido en nuestro placer y nuestro principal problema al mismo tiempo. Tres de cada cinco propagandas en tv mercadean comida. Las redes sociales abundan con platos “saludables” y otros etiquetados como #foodporn que nos hacen agua la boca.

BURGER, PATRICK DOLANDE

Cada vez hay más lugares de comida rápida y menos conciencia en cuanto a los ingredientes que usan.  De hecho, la industria de la alimentación gasta millones y millones de dólares en publicidad anual porque saben la debilidad que tenemos en cuanto a la comida. Poco a poco, nos han convencido de que la respuesta de toda pregunta es comida. Si amas a alguien le regalas chocolate. Si buscas conquistar a una persona, sácala a comer. ¿Quieres perder peso? reduce las cantidades de lo que comes. ¿Quieres estar fit? Come alimentos bajos en grasa y altos en proteína y puedo seguir y seguir con ejemplos puntuales.

Hoy en día, parece ser que la respuesta a toda acción y emoción es comer. El problema no es que es difícil comer menos. El problema real es que hemos desarrollado una relación complicada con la comida desde pequeños, que ha empeorado cada vez más a medida que vamos creciendo, gracias no sólo a la publicidad de la que estamos rodeados, sino también al hecho de que hemos asociado la comida con momentos tristes, felices, buenos y malos.

Todos en algún momento de nuestras vidas hemos sido víctimas de un desorden alimenticio. Nuestra complicada relación con la comida hace que comer saludable sea una tarea difícil, que a veces se siente hasta imposible y nos frustra, por eso es importante emendar esta relación y crear una relación sana con la alimentación.

FOODCEL

Aquí les dejo unos tips para empezar una relación sana con los alimentos que nos nutren a diario:

  • Empieza a reconocer exactamente por qué comes. ¿Tienes hambre? ¿O sed? ¿Estás aburrida o has tenido un mal día?
  • Reconoce el poder de que la publicidad tiene sobre ti e identifica aquellas cuentas en redes que son tentativas en tu vida.
  • Escúchate, ¿hablas de comida todo el día? Las cosas obsesivas rara vez terminan bien.
  • ¿Comes con el celular en la mano o viendo tv?
  • ¿Terminas full o desagradablemente llena?
  • Busca placer en algo más que la comida. Quizás una caminata, ir a hablar con un amigo, escuchar música o leer un libro.
  • Termina tu relación con alimentos adictivos, como el azúcar.
  • Oriéntate, conócete y recuerda que comer debe ser un acto simple para darle energía a tu cuerpo. Imagina lo fácil que sería tener una buena alimentación si simplemente acabas con esta relación adictiva y complicada que tienes con la comida.

Una vez que empiezas a tener una relación sana con ella, tu cuerpo naturalmente come cuando tiene hambre y para cuando está full, elige mejor, te obsesionas menos, piensas en otras cosas y tu cuerpo, por ende, reacciona mejor a todo lo que ingieres.

Al final, lo importante es entender que es más simple de lo que pensamos: la comida es sencillamente combustible. La mayoría de nosotros tenemos que reducir lo que comemos ser menos emotivos en cuanto a las cantidades que ingerimos. La comida no es amor o entretenimiento, es solo combustible que nos nutre mejor cuando es consumido en armonía.