Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Tutoriales de cocina dignos de la gran pantalla

  • Gallery image
22/08/2017
|
PORTADA Y VIDEOS: DAVID MA

Hablemos de los tutoriales de cocina. Todos hemos visto al menos uno, con el que quedamos hipnotizados con la facilidad en que se muestran las recetas, se utilizan ingredientes bellos y apetitosos, utensilios ordenados y espacios limpios que nos hacen soñar con ser chefs. Lo cierto es que la mayoría de nosotros no hemos despertado del sueño y todavía vemos video tras video, receta tras receta y nada de poner manos a la obra porque probablemente, la experiencia se convertiría en pesadilla

De alguna forma, los #Foodtutorials pueden ser uno de los contenidos multimedia más desarrollados y compartidos de los últimos años. La técnica visual no ha pasado de tomas cenitales, planos detalle, uno que otro paneo y edición musical que le aporte ritmo a la pieza. Si se considera con un poco de ambición, pudiera agregárseles toques artísticos; quizás giros cinematográficos que eleven las piezas, elementos que solo un verdadero director de cine pudiera recrear.

Si en este punto usted cree que estamos fantaseando de más, le invitamos a que abra su mente y se deje sorprender, porque la idea ya se le ocurrió a David Ma, estilista de alimentos y editor de videos. Y nosotros lo queremos compartir con nuestros lectores.

En una artículo publicado por WMagazine, muestran cómo la imaginación de Ma recreó tutoriales de cocina siguiendo el estilo narrativo de genios del cine como Wes Anderson, Alfonso Cuarón y Michael Bay.

A continuación podrán disfrutar de S’mores dirigidos por Anderson, espaguetis con albóndigas por Tarantino, panquecas con la majestuosidad de Cuarón y waffles con la explosividad de Michael Bay. A ver qué les parecen:

    • S’mores preparados por Agatha 

    • Espaguetis con albóndigas vengativas

      •  Panquecas que desafían la Ley de gravedad

        • Wafles típicos de cybertron


Algo nos queda más que claro: si se puede hacer con tanta maestría, ¿por qué hacerlo simple?