Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Vicky Villavicencio, la joven promesa de Fusión a la Carta 2017

  • Gallery image
30/11/2017
|
FOTO CORTESÍA TMO

Que el primer premio del concurso Fusión a la Carta 2017, patrocinado por McCormick y Maizina Americana, haya sido de una joven de 18 años, da esperanzas sobre el futuro de los nuevos cocineros venezolanos Victoria José Villavicencio tiene 18 años y hace poco llegó a Barquisimeto donde tiene bastante familia materna y su padre posee una posada en Sanare.

¿Por qué le gusta cocinar?

La joven revela: “Mi pasión por la cocina fue creciendo poco a poco al querer imitar los deliciosos platos que mi papá prepara cuando está en casa. Cuando él se iba de viaje por trabajo, hacía alguno para que mi mamá me diera su opinión para ver si lo estaba haciendo bien. Las comidas de mis abuelas y mi tata, que cocinan buenísimo, eran la meta. Yo quiero llegar a esa sazón. También algunos domingos comía en la casa de mi vecina y la mamá, que es como mi segunda mamá, preparaba unas pastas muy ricas. Así fui mejorando mis salsas y les puse mi toque claro”.

Al preguntarle sobre cómo fue el proceso creativo de su plato, la joven ganadora comparte: “Desde que me enteré del concurso vía instagram, quise participar y se me ocurrió un sabor tradicional. Al vivir y estudiar cocina en Barquisimeto lo primero que quise atender fue lo regional. Destacaría en mi plato varias comidas propias de la región, por eso surge ‘’Trilogía Larense’’: el ovejo al curry (que intervine con el comino y el aliño preparado para darle un toque especial), el cochino adobado con orégano de yay y el ceviche de guabina de Atarigua, todo esto montado en un disco de masa de plátano en el que se apreciaban los guisos en la presentación y que estaba decorado con una emulsión de ají Rosita.

La estudiante de la UPEL, FUNDAPI (Fundación Pedagógica Integral), tenía claro que quería destacar los sabores tradicionales del estado donde vive y por eso, cada representación tiene un particular sabor y aroma que dice ‘’Lara’’.

Respecto a los productos que utilizó de las marcas patrocinantes, la respuesta es obvia: “¿Qué hogar venezolano no los usa? Por su amplia variedad y calidad extraordinaria, mi familia, mis compañeras de cocina y el resto del país consideran que es la mejor”.

Un plato diseñado en equipo

La trilogía Larense fue un plato diseñado por varios integrantes que le dieron aportes importantes para que resultara ganador. El papá de Victoria, quien es chef de su propia posada, el maestro de Villavicencio, el chef  Vimer Amaya y los Maestros chefs larenses Sergio Arango, Juan Alonso Molina y otro gran amigo, Rafael Cordero quien para practicar, le brindó materiales y espacios de la cocina de su restaurante. Para ella, este país tiene la mejor sazón, tiene un sabor único, intenso y tiene buena cocina. “Venezuela sabe a empanada de queso llanero preparada por mi mamá (son más sabrosas) en las mañanas antes de irme al colegio”. Aunque confiesa que no cree tener un plato preferido, le encanta casi todo, como por ejemplo, la cachapa, el pabellón, la carne asada, el asado negro, el pernil relleno, el ovejo guisado, entre muchos otros.   El significado de haber ganado este premio

La ganadora confiesa: “Me gustan los retos con las actividades que me gustan y darlo todo para superarlo. Al inscribirme quería lograr lo mejor. Una vez que entré a la cocina a preparar mi plato y vi los demás platos cómo estaban presentados, me sentí muy novata y que me falta mucho más por aprender así que me sentí cohibida. Pero al momento de agarrar mis cuchillos y empezar a cortar, me sentí segura y relajada. Cuando me enteré de que había ganado el primer lugar, fue una sensación de felicidad, alivio y satisfacción, sobre todo porque era una de los dos participantes más jóvenes de la competencia y me sentí grande. Todo el esfuerzo y dedicación que le puse para llegar ahí valió la pena y dejé en alto la cocina larense que era lo que quería y me enorgullece”.

¿Qué dicen los padres de la criatura?

Ydais y Heriberto Villavicencio se hinchan de orgullo y revelan: “Nos sentimos inmensamente emocionados y satisfechos porque nuestra hija se incline por estudiar cocina venezolana, en principio, y querer desarrollar el arte culinario que también es de nuestro interés. El hecho de que con el arte destaca notas de compromiso, responsabilidad, disciplina, que son respuestas de la enseñanza en el hogar y constatar que a temprana edad da demostraciones, una vez más, de su responsabilidad, nos honra’’.

Entre sus proyectos a futuro, a Victoria José le gustaría recorrer Venezuela para conocer más la gastronomía de cada región, con sus sabores propios y luego ir a otros países con excelentes gastronomías y conocer su cultura y su sazón. Villavicencio concluye: “La cocina es algo estupendo y a medida que más las conoces, lees y practicas te vas enamorando más y te das cuenta de que “Se hace país también desde los fogones”