Bitcoin: el oro digital llega a Venezuela

En el año 2014 la criptomoneda digital bitcoin dejó de ser en Venezuela tema para iniciados y pasó al gran público. La noticia, lanzada por el portal Arstechnica.com y recogida por ElEstímulo, era que el venezolano Guido Ochoa, hijo del diputado chavista del mismo nombre, habría invertido 1.200.000 dólares en una empresa quebrada, Hasfast LLC, fabricante de "mineros" de bitcoin.

Bitcoin: el oro digital llega a Venezuela

El caso, caracterizado por “graves malversaciones” (gross mismanagement), según la acusación en la corte de bancarrota, es uno más de una serie de escándalos mayores o menores alrededor de Bitcoin este año. Contra la empresa Hashfast hay 325 reclamos o acreencias de todo el mundo. El reclamo No. 286 , uno de los mayores, por un monto de 832.000 dólares, es de la empresa venezolana Sistemas Operativos Sanitarios CA (SIOSCA), dedicada al reciclaje y fabricación de plásticos, propiedad de Guido Ochoa Homes.

Reclamo SIOSCA vs Hashfast

El reclamo judicial de SIOSCA contra Hashfast

 

Por esa cantidad, SIOSCA hubiera podido adquirir unos cien “mineros” Sierra Batch 2, la línea estrella de la compañía, y entrar por la puerta grande al mundo de la minería de bitcoin. A continuación, este video promocional de Hashfast, cuando era promisoria. Todo luce muy espléndido. Pero eso es cosa del pasado.

[sublimevideo settings=”youtube-id:lGtcdtIq468; autoresize:fit” width=”800″ height=”450″]

 

Como cuenta David López, Bitcoin entrepreneur, Hashfast “nunca pudo entregar hardware a tiempo”, pero peor aún, “su diseño es algo que no vale nada porque hay diseños open source de esos chips ya, así que no entiendo por qué compró (Ochoa) algo tan malo. Los chinos son mejores proveedores”.

En países como Venezuela, o Rusia, cuya moneda ha sufrido fuertes pérdidas de valor, el bitcoin ha servido como refugio. Y no todos se mueven en la liga de Siosca o Hashfast. Bitcoin, el protocolo, y bitcoin, la moneda digital, han sacado de apuros a más de uno en un entorno económico abiertamente hostil, con un férreo control cambiario.

Hace como cinco años me robaron”, cuenta Efraín, diseñador gráfico de Naguanagua, una historia harto conocida en la Venezuela de hoy. “Me quitaron cámara, computadora, dinero…me dejaron muy mal y pasé cuatro meses sin pagar la tarjeta de crédito. Cuando la fui a pagar, ya me la habían quitado. Sin darme cuenta caí en el infierno de no tener divisas…y yo tengo varias páginas web que las pago en dólares”. Intentando salir del atolladero, Efráin arrancó un negocio de venta de repuestos, pero al ser la mayoría importados, volvía al problema inicial: la falta de dólares. “Sin embargo”, continúa, “mientras yo paliaba esa situación, descubro los bitcoins y me doy cuenta que los puedo pagar en bolívares”. Comenzó así a traer repuestos mediante el pago por bitcoins. Hoy el negocio es exitoso y el banco le ha vuelto a ofrecer una tarjeta de crédito. Y ha comenzado a vender aceptando bitcoins como pago.

Al preguntarle dónde consigue los bitcoins, contesta: “se los estoy comprando a unos mineros…no sé si tú comprendes el término “minería de bitcoins”…”.

No lejos de allí hay un minero: Eliézer, un joven de 24 años que vive con su esposa y su bebé, en un pequeño apartamento. Pero “mineros” son también las máquinas que hacen el trabajo. Eliézer tiene un Antminer S1, un S3 y otro para otro tipo de criptomonedas, o monedas virtuales. Me muestra por Skype uno de ellos, que está sobre un entrepaño. Es una especie de caja metálica con un ventilador, que genera una enorme cantidad de calor y por eso tiene el aire acondicionado a toda marcha. Adentro hay una batería de tarjetas con chips ASIC, lo que llaman “mining boards” o “tarjetas mineras”, andando las 24 horas echando cálculos frenéticos y conectada a Internet para “generar bitcoins”.

antminer-s1-hashing-chips-sideways-580x325

Tarjetas mineras de un Antminer S1: Tomado de http://cryptomining-blog.com/

“Yo tengo en esto ya más de seis meses”, dice. “Yo vivo de eso. O sea, mi fuerte como tal, es el bitcoin. Si tú me llamas a mí antes de la diez de la mañana, yo estoy durmiendo. ¿Pero qué? yo me acuesto dos, tres de la madrugada, investigando, analizando”. Eliézer cuenta que antes se rebuscaba con encuestas online, o PTCs (Pay-to-Click): “mi fuerte es la informática”, aclara. La forma de pago incluía los bitcoin, y una cosa llevó a la otra. Ahora forma parte de un pool de mineros.

El video que sigue muesta otra escala de minería. Es tal vez el “campamento minero” más grande de EEUU, algo que sería el sueño de Eliézer y probablemente de Ochoa (con energía más barata). Ya no son cientos, sino miles de “mineros”. La historia tras bastidores fue contada por Coindesk aquí.

 

[sublimevideo settings=”youtube-id:ELA91d_mx80; autoresize:fit” width=”800″ height=”450″]

Una creciente presencia
La comunidad alrededor del bitcoin en Venezuela es aún pequeña, pero va en aumento. La casa de cambio electrónica Surbitcoin, de los hermanos Víctor y Kevin Charles, valencianos residenciados en Nueva York, tiene por lo pronto 3000 mil usuarios registrados, de los cuales unos 300 son activos. Aquí se puede abrir una cuenta para cambiar bolívares y bitcoins a través de una cuenta bancaria nacional. La experiencia de usuario es todavía algo engorrosoa, pero eso tiene mucho que ver con los procedimientos de la banca nacional. En todo caso, ya supera en volumen de transacciones a Localbitcoins.com, otra plataforma de cambio para monedas locales, pero que requiere que comprador y vendedor se pongan de acuerdo para el pago.

Bitcoin ha generado una enorme actividad a su alrededor, con un año 2014 que empezó promisorio para terminar catastrofal: el precio de la moneda (BTC o XBT) cayó de un pico de 1147 U$/BTC el 04 de diciembre de 2013 a 310 U$/BTC para el 18 de diciembre pasado. La moneda había comenzado valiendo 10 centavos de dólar en octubre de 2010.

Pero a pesar de todo el alboroto, incluso personas que han montado modelos de negocio sobre el bitcoin, ignoran qué es UN bitcoin, cómo se vé, cómo se siente, cuánto pesa, qué color tiene. Y los no enterados tienen enormes dificultades en imaginarlo. El inventor es por lo demás una persona (o varias) amparada por un seudónimo, Satoshi Nakamoto, que en 2009 publicó en la web el protocolo de Bitcoin, en un documento de elegante razonamiento.

Pero antes de entrar en detalle, una primera y breve introducción al tema de bitcoin, la proporciona este clip de Reporte Indigo

[sublimevideo settings=”youtube-id:BJZRZO3_oo8; autoresize:fit” width=”800″ height=”450″]

¿Qué (diablos) es un bitcoin? (Una sencilla explicación)

En su “white paper”, Nakamoto plantea la creación de una forma electrónica de dinero efectivo, para poder hacer transacciones por Internet entre usuarios sin la necesidad de intermediarios, como bancos o plataformas de pago. Un “sistema de pagos electrónicos basado en pruebas criptográficas en vez de confianza”. Se basa en dos elementos:

1. Las firmas digitales, que se crean al unir una clave pública con su clave privada (método que también se usa para encriptar email), y

2. La verificación a traves de una red de usuarios con el fin de evitar el doble-pago, es decir, que alguien use el mismo bitcoin para comprar más de una cosa.

El esquema de las claves públicas y privadas en la cadena de transacciones es como sigue:

Transaction chain

Cadena de transacciones, tomada del white paper de Satoshi Nakamoto

Las transacciones son agrupadas en bloques. La cantidad de transacciones contenidas en cada bloque ha variado con el tiempo: desde una sola en el primer bloque, el “bloque génesis” creado por Nakamoto, hasta un máximo de 804 actualmente. Los bloques se incorporan a la llamada “blockchain” o cadena de bloques. Es una especie de Libro Mayor contable, del que los bloques serían las páginas. Esta estructura es importante porque es de aquí que salen los bitcoins nuevos.

blockchain

Estructura de la cadena de bloques

Nakamoto escribe: “Por convención, la primera transacción en el bloque es una transacción especial que comienza una moneda nueva cuyo dueño es el creador del bloque”. Es la “transacción coinbase”.

El bloque génesis creado por Nakamoto el 03 de enero de 2009, equivalía a 50 bitcoins

The Genesis Block

El bloque Génesis

Seis dias más tarde, Nakamoto publicó en una mailing list la versión 0.1 del protocolo de Bitcoin. Allí asentó:
“La emision total será de 21.000.000 de monedas. Se distribuirán a los nodos de la red cuando estos hayan creado bloques nuevos. El monto total será reducido a la mitad cada cuatro años”.

Produccion de bitcoins y recompensa por bloque minado
No de bitcoins Recompensa por bloque
Emision total:            21.000.000,00         50,00
Primeros 4 años        10.500.000,00         25,00
Proximos 4 años          2.625.000,00         12,50
Próximos 4 años          1.312.500,00           6,25
etc. Hasta 2140

Pero para que el sistema genere credibilidad, es necesario estar seguro que el bitcoin que están pagando por una arepa de chicharrón, no se lo gastaron anteriormente para comprar dos cervezas. Y la única forma es que las transacciones sean públicas en toda la red, para establecer cuando se gastó ese bitcoin. Para eso, se producen marcas de tiempo que dejan constancia de lo mismo. Pero, nuevamente, alguien podría generar esas marcas de tiempo falsamente, así como se envía correo spam. Y para evitarlo, Nakamoto recurre al método de prueba-de-trabajo diseñado por Adam Back. Consiste en la obligación de encontrar un valor a través de una función matemática llamada hash, la cual sirve para comprimir datos y expresarlos en números. Por ejemplo, aquí hay un calculador online de fácil uso, que transformó la oración:

hoy me levanté temprano
en el número, o hash:
78fa99a1a23807d0e11775c76d8894f8b478496376cd3a28ea7d4e4589710b31

Esto demuestra que encontrar cualquier hash es fácil, y por lo tanto no es suficiente como prueba de trabajo. Por eso, se introduce una dificultad adicional: tienen que ser valores con un determinado número de ceros. Y, ahora sí, para encontrarlos es necesaria gran potencia computacional. Porque sería, como me dijo Rodrigo Souza, el desarrollador de la plataforma Blinktrade, “como si lanzaras al aire cien monedas y el resultado necesario fuera que 97 salgan cara y sólo tres salgan cruz”.

Resumiendo, la red de Bitcoin, según Nakamoto (con un par de agregados) funcionaría así:

Cuando se producen transacciones nuevas, como comprar una arepa de chicharrón, son emitidas a todos los nodos. Nodos son personas como Eliézer, el minero que tiene su Antminer S1 andando a millón en su casa.
– Cada nodo recolecta nuevas transacciones en un bloque provisional, y genera una primera transacción llamada “transacción coinbase”. Esta transacción es la creación efectiva de bitcoins, pero necesita ser verificada por otros nodos para ser válida.
– Cada nodo trabaja en encontrar una prueba-de-trabajo difícil para su bloque.
– Cuando un nodo encuentra una prueba-de-trabajo, emite el bloque a todos los nodos.
– Los nodos aceptan el bloque si todas las transacciones en el bloque son válidas y no se han
gastado ya.

De esta forma, la “minería” de bitcoins es el incentivo para sostener la seguridad del sistema. Cuando ya no haya más bitcoins que “minar”, el incentivo serán las comisiones por transacciones.

Más que una moneda

Efraín, el diseñador gráfico devenido vendedor de repuestos, es además un apóstol de Bitcoin. “Es una tecnología que en el fondo, no tiene nada que ver con ese rollo de las divisas aqui en Venezuela”, dice. “El protocolo de Bitcoin se puede utilizar para infinidad de operaciones financieras…ahi puedes registrar cualquier tipo de operacion”. Efraín lo está utilizando como garantía de pago para las ventas en bolívares. En su cuenta de twitter @BitcoinVLC, ofrece mercancias a cambio de bitcoins, y tiene un blog dedicado al tema

Para Kevin Charles, de SurBitcoin “es una moneda que te permite hacer pagos, enviar dinero, el único problema que tiene es su volatilidad”. Es este uso como “puente”, sobre el que reposa la estrategia de su empresa: para poder gastar los bitcoins allí comprados hay que pasarlos a un “monedero” tal como Coinbase, o Blockchain.info.

El socio de Surbitcoin es la empresa Blinktrade de Nueva York, que ve un mercado potencial en Venezuela debido a las trabas cambiarias. El brasileño Rodrigo Souza (34) es el desarrollador jefe. Viene de haber trabajado en Banco Itaú, Siemens Mobile, el Bovespa, y el NYSE. “Estamos queriendo crear diez casas de cambio más, repartidas por toda Venezuela. Porque Surbitcoin no va a darse abasto para atender la demanda”. Souza piensa sobre todo en el mercado de remesas familiares.

La idea de Blinktrade es buscar asociados locales para poder tener presencia en muchos lugares. Ofrece tres planes distintos: poner a disposición el software de código abierto de Blinktrade para que lo desarrollen otros, contratar sus servicios, o compartir las ganancias. Por ahora, ya manejan tres sitios de cambio más, aparte de Surbitcoin, en Pakistán, Brasil y Chile. “Nuestro negocio es integrar las casas de cambio”, explica, “queremos abri sitios en países que tengan dificil acceso a recursos de inversionistas. En Brasil es dificil levantar capital. En Chile no tanto, en Venezuela casi imposible. Queremos ir a Africa por ejemplo, es dificil encontrar capital en estos paises, y no queremos que el bitcoin se concentre en las manos de una u otra empresa. Nuestro objetivo es simple: queremos hacer que el bitcoin llegue a todos los lugares, para que el mundo no tenga mas necesidad del dólar”. Pone un ejemplo práctico: las dificultades de las empresas brasileñas para hacer negocios en Venezuela. “Tienen que recurrir al mercado negro, o simplemente no lo hacen, porque al cambio oficial les sale todo demasiado caro. Pero con Surbitcoin instalada, yo consigo lograr que ellos puedan enviar capital, todo de manera legal.” Al igual que Efraín, y muchos otros, entiende que “el Bitcoin no es sólo una moneda, es un protocolo. En la blockchain puedes poner más cosas que unidades monetarias. Puedes poner registros de propiedades, registrar un matrimonio, ya hay casos así, de personas que se casaron y lo colocaron en la blockchain. Podrías hacer registro de carros, registros de tierras, El gobierno podria ahorrar millones si usara la blockchain, por ejemplo, para hacer la simple transmision de titulos”.

Enlaces:
Casas de cambio:
https://www.surbitcoin.com/
https://localbitcoins.com/

Monederos:
https://www.coinbase.com/
https://xapo.com/
https://blockchain.info/
https://bitcoin.org/es/elige-tu-monedero

Data:
https://blockchain.info/

Noticias:
http://bitcoinnewses.com/
www.diariobitcoin.com
https://bitcoinvlc.wordpress.com/

Donde comprar con bitcoins:
https://spendabit.co/
http://coinmap.org/
http://www.coinmade.org/
https://cryptothrift.com/

Recursos:
https://bitcoin.org/es/
https://bitcoinfoundation.org/
http://bitcoinvenezuela.com/

Glosario:
https://bitcoin.org/es/vocabulario