Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

10 cosas que te pasan en el invierno cuando emigras de un país tropical

toronto

 Entre las muchas cosas que los venezolanos idealizamos cuando emigramos a otro país está el asunto de las estaciones del año. Para gente como yo, que nunca lograron subir al Pico Espejo porque el teleférico siempre estaba dañado, ver, tocar, oler y/o probar nieve, granizo, aguanieve y sus derivados se convierte en una de esas metas de vida a las que hay que ponerles un “visto bueno” en algún momento.

 Cuando nos mudamos a países ubicados en zonas templadas o frías, la expectativa con respecto al primer invierno suele ser enorme. Uno se imagina que apenas caiga la primera nevada van a pasar dos cosas: 1) Que vas a ver la nieve caer desde el interior de tu sala. Que mientras eso sucede, tú vas a estar arropad@ frente a una chimenea y tomándote un chocolate caliente con malvaviscos. 2) Que una vez que haya suficiente nieve, vas a salir a divertirte de lo lindo haciendo tu primer muñeco de nieve.

 

Esteeee, bueno… La cosa es un poco [bastante] diferente.

 

10. Te vistes mal

maxresdefault (3)

Salvo que hayas tenido un entrenador –léase, familiar, amigo, arrejunte, compañer@ de cuarto- que entienda lo que es venir de un país tropical y que te explique qué tipo de ropa necesitas, es probable que tus primeras experiencias con la nieve se resuman en la frase “se me congelaron hasta los dientes”.

Yo tenía guantes y perdí uno, así que me lo cambiaba de una mano a otra mientras caminaba. Luego, las botas de lluvia que me habían servido tan bien durante las estaciones anteriores, casi me dejan paralizada en mitad de la calle porque el dolor en los dedos de los pies por el frío no es normal, así cargara tres pares de medias. Por último, a los tres minutos de haber salido a la calle entenderás que los jeans no son aptos para toda ocasión.

 

9. La nieve pega… y duro

 

Todo empieza como una lluviecita muy bonita y blanquita. Pronto aumenta la intensidad, y aumenta más, y más… La ropa se moja y, si no cargas un paraguas o un gorro impermeable, los copitos que se ven tan suavecitos en Heidi resulta que tienen lo suyo, en especial si te empiezan a caer en los ojos.

 

8. Los carros se colean

Si eres de los que llegan y en seguida adquieren un carro, pronto aprenderás que tienes que comprar unos cauchos diferentes para el invierno. Eso sí, independientemente de que gastes $200 o más de $1000, siempre existe la posibilidad de que las condiciones del pavimento hagan que el carro cobre vida propia y lo hagan ir en dirección contraria a la que tú le indicaste.

 

7. Tú también te coleas… [y no precisamente bachaquero-style]

snow
Pues resulta que existe una cosa llamada black ice o hielo negro, en traducción literal. En criollo, eso quiere decir que ciertos sectores de las aceras y las calles quedan cubiertos por una capa de hielo invisible que hace que el que pase por ahí medio “espalomao” de unos pasos tipo hip-hop y ¡plum! aterrice en el suelo.

Eso sí, si eres de los que se avergüenza al caerse, aquí no se vale eso de pararse rapidito y disimular, porque el remedio puede resultar… en una segunda patinada/caída. Si la cosa no es grave, no queda otra que reírse, levantarse y seguir caminando en versión Pato Lucas.

frio

6. ¿Café a cada rato? Sí, Luis.

Juras que te la vas a pasar metid@ en Starbucks porque, imagínate, con ese frío tienes que estarte tomando algo para calentarte. Un café con leche en la franquicia más amada por los hipsters cuesta casi $3. Si andas en una de estudiante sin Cadivi o ganando sueldo mínimo a pesar de tu PhD, es muy poco probable que te puedas dar el gustico tan seguido como creías.

 

5. No hay vacaciones

 

Aunque las películas muestren a las familias acurrucadas viendo tele, resulta que en el invierno todo sigue su curso. Son contadas las compañías que cierran y dan vacaciones colectivas así que, salvo el 25 de diciembre y el 1 de enero, todos los días son laborables.

Si estás estudiando, es probable que los profesores esperen que llegues el primer lunes de enero con unas cuantas guías leídas y analizadas, un par de ensayos, y tu propuesta de tesis.

¡Ah! ¡Pila! Camino al trabajo te pueden pasar todas las cosas anteriores.

 

4. Te pones fit… sin quererlo

shoveling

A quienes viven en zonas donde se acumula mucha nieve les toca, pala en mano, retirarla de las aceras y vías adyacentes a sus casas. Esto es todos los días y, en ocasiones, más de una vez al día. Si alguien llega a tener algún tipo de accidente porque el trabajito no se hizo, te puede salir una demanda.

 

3. O puede que engordes…

 

Si no te toca palear nieve, también puede suceder que ganes peso porque “hay que acumular calorías para sobrevivir al frío”. Chocolates, dulces, tortas, ponquecitos y demás se pueden conseguir en las tiendas de “todo a dólar” y, bueno, muchos sucumbimos y tenemos la excusa perfecta, ¿no?

 

2. Pasas parte del invierno oliendo a comida

Si ya tienes tu chaqueta de invierno y llegas a ir a algún lugar donde se esté preparando comida, prepárate. No importa cuánto Issey Miyake te hayas puesto, quedarás oliendo al pollo que estaba haciendo tu amiga o a la hamburguesa que te comiste.

Si dependes de una lavandería, probablemente te tomará un tiempito llevar la chaqueta a lavar, así que ya sabes que por un buen tiempo el aroma a teriyaki te acompañará. 

Nota: Tranquil@, que no serás el/la únic@. En particular en el transporte público notarás que el espectro de olores varía desde chili con carne hasta violín-de-tres-días-sin-una-ducha.

 

1. Te copias de South Park

vrl

Eventualmente aprendes. Ya sabes que botas, medias y chaquetas con protección térmica son importantes, que si vives en una zona donde llueve mucho tienen que ser impermeables, que la bufanda no es sólo un adorno que se puede torcer de distintas maneras según los videos de YouTube, que los gorros y cintas evitan que se te congelen las orejas… y el cerebro y que es preferible verse como Eric Cartman que sentirse como Olaf.

También aprendes a caminar y manejar con cautela, a pensar en quienes podrían pasar por tu acera, a llevarte el café desde tu casa en un termo, a comer lo que solías comer con regularidad, a esconder tu chaqueta cuando la gente cocina, a taparte la nariz con la bufanda en el metro y hasta evitar enconcharte a cuenta del frío.

Pues sí, resulta que con todo y nieve, neblina, aguanieve y sus derivados, la gente sale a caminar, trotar, pasear, acampar, esquiar y demás “ars”. Es, simplemente, cuestión de probar.

escorts london