Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Abogado José Amalio Graterol sospecha que juez tiene orden de sentenciar a Afiuni

image-2019-03-19
19/03/2019
|
TEXTO: FRANCISCO OLIVARES / FOTOGRAFÍA: ELVENEZOLANOHOUSTON.COM

Luego de un año y un mes con el juicio suspendido, el juez 16 de juicio, reactivó el caso el pasado 31 de enero y para mañana 19 de marzo se reanuda la convocatoria a pesar de que los fiscales, nombrados recientemente solicitaron el diferimiento del juicio a fin de preparar sus conclusiones.

El proceso judicial contra María Lourdes Afiuni lleva nueve años y tres meses y hasta el momento el juicio oral y público ha sido suspendido en dos oportunidades. Consultado por El Estímulo el abogado del equipo de defensa, José Amalio Graterol, explica que el juicio avanzó durante los años 2016 y 2017. Luego, sorpresivamente el 31 de enero de 2018 ya no hubo más audiencia por parte del tribunal 16 de juicio. El 22 de febrero de este año, el juez, Manuel Bognanno fue recusado por la doctora María Lourdes Afiuni, por “negación de justicia” por haberse negado a dar despacho en el tribunal.

La doctora Sandy Guevara quien está llevando en este momento la defensa de Afiuni, introdujo un recurso de amparo el 22 de febrero de 2019 por suspender el despacho desde el 30 de enero de 2018. El juez no contestó dicha solicitud y fijó una nueva audiencia para el 15 de marzo de 2019. El mismo juez declaró sin lugar la recusación de María Lourdes Afiuni en su contra cuando ha debido acudir a una corte de apelaciones para determinar si debía haber sido recusado.

Así que fijó para el 18 de marzo de 2019 a las 10 de la mañana el nuevo juicio. En esas circunstancias, tenemos la información de que el juez Bognanno, tiene la orden de sentenciar y llevarla nuevamente a la cárcel, sostiene Graterol. Ese día de hoy (18 de marzo) la doctora Sandy Guevara, introdujo ante la unidad de Recepción de Documentos del Palacio de Justicia, un amparo cautelar para suspender el juicio oral y público hasta tanto se determine si transcurrieron o no más de diez días de despacho sin darle juicio, lo que interrumpiría el juicio oral y público.

Sorpresivamente cuando lo va a presentar en la recepción de documentos del área Metropolitana de Caracas, cuando la doctora Sandy Guevara se proponía introducir las copias respectivas, y por coincidencia se cae el sistema automatizado de recepción de documentos y el amparo cautelar hasta ahora no ha podido ser enviado a una sala de apelaciones que lo pueda distribuir.

En ese orden de ideas, explica Graterol ‟tenemos claro que hay una orden al juez para condenar y privar a la juez María Lourdes Afiuni de su libertad nuevamente. Después de tanta inactividad que ha habido en este proceso durante un año y un mes, por la Fiscalía han pasado distintos funcionarios que han estado en el proceso contra Afiuni y le solicitaron al juez de la causa, que les diera un tiempo prudencial para que pudieran estudiar el expediente″. Explica Graterol que es un expediente de más de 35 piezas cada uno con más de 200 folios, y la Fiscalía pidió un diferimiento de la causa porque deben preparar sus conclusiones sin haber estado nunca en el proceso, de juicio penal. Y al juez, lo que le pareció conducente fue acordar la activación del juicio para el día de mañana 19 de marzo a las dos de la tarde.

‟Todos quienes hemos actuado en la justicia penal venezolana en dictadura, sabemos que cuando hay un “engavetamiento” de un proceso como el de Afiuni, de más de nueve años y después hay un apuro, corrobora lo que nosotros venimos sospechando, es que hay una orden del Tribunal de Justicia “usurpador” para condenar y privar de libertad a María Lourdes Afiuni para que cumpla una condena. Nos parece capcioso que el juez después de inactividad durante un año y un mes, active el proceso sin darle tiempo prudencial a los fiscales para que puedan preparar sus conclusiones y lo pongan para este 19 de marzo. Tenemos fundadas razones para sospechar que ese ciudadano tiene la orden de privar de libertad a la doctora Afiuni condenándola por un delito que no se pudo demostrar absolutamente nada en el tribunal pero lamentablemente la justicia criminal en Venezuela actúa de esa manera″.

Es de recordar que la pena máxima por el caso que se le sigue a la juez Afiuni es de siete años en la legislación vigente y el proceso contra ella lleva nueve años.