Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Atención mental a venezolanos en Cúcuta aumentó más del 300%

Fronteras Peligrosas Latianomerica_Puente1
29/10/2018
|
FOTOGRAFÍA: A&E / ARCHIVO

En lo que ha transcurrido del 2018, se ha triplicado la atención a pacientes venezolanos en el centro de salud mental “Rudesindo Soto” del departamento colombiano de Norte de Santander, en comparación al año 2017. La reincidencia de los migrantes en el centro de salud “es un grave problema”, aseguró el director del hospital, Eduardo Chain.

De acuerdo a Chain, hasta septiembre de 2018 el hospital mental “Rudesindo Soto”, ubicado en la ciudad colombiana de Cúcuta, ha registrado un aumento de más del 300% en la atención a ciudadanos venezolanos al compararlo con el mismo periodo de 2017,

“Es desafortunado decirlo pero la demanda de la población migrante hacia los servicios de salud mental del hospital ha venido creciendo de forma exponencial. En el año anterior tuvimos 22 ingresos por la emergencia y este año en los tres primeros trimestres llevamos 67 venezolanos atendidos, el triple de los casos sin que allá terminado el año”, precisó.

 

Los ingresos de los venezolanos se hace como lo manda la norma, por una atención integral de urgencias que los obliga a hospitalizarse, detalló el galeno.

La primera causa de las hospitalizaciones o el mayor índice de morbilidad de pacientes venezolanos es el trastorno psicótico agudo, la segunda causa por el consumo de sustancias psicoactivas y la tercera por trastorno afectivo bipolar, informó el director del centro de salud.

“Tenemos una problemática grande porque estos pacientes ingresan al hospital y después de estar un indeterminado tiempo tratándose, egresan estables, pero ellos no tienen los recursos para los medicamentos ambulatorios, ni pueden venir a control porque no están cubiertos con la resolución que solo obliga a la atención integral de urgencia, situación que aumenta los reingresos”, señaló.

 

Tanto los medicamentos requeridos para el tratamiento del inmigrante como el costo de la consulta interna no son cubiertos por el gobierno colombiano, razón que pone en alerta al gremio médico del vecino país ante la incidencia de casos de pacientes venezolanos con trastornos mentales que buscan ayuda al otro lado de la frontera.