Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

“Aula viva” educa sobre el manejo consciente de los desechos sólidos en Táchira

tachira
08/11/2018
|
FOTOGRAFÍA: ROSALINDA HERNÁNDEZ

Más de 400 niños y adultos tachirenses se han integrado al proyecto el “Aula Viva”, acción conjunta entre la Universidad del Táchira, Comunidad Europea el Comité Internacional para el Desarrollo de los Pueblos, que busca a través de actividades de campo, enseñar y motivar a la población sobre la importancia de reciclar, reducir y reutilizar en la preservación del medio ambiente

A través de un espacio virtual y de contacto que busca educar y prepara a los tachirenses, niños y adultos, en el manejo consciente de los residuos y desechos sólidos y aplicación de las “tres R” (reciclar, reducir y reutilizar), se instaló en la Universidad Experimental del Táchira (UNET), el “Aula Viva”, proyecto auspiciado por la casa de estudios, conjuntamente con la Unión Europea y el Comité Internacional para el Desarrollo de los Pueblos (CISP).

El proyecto, está enlazado con “Andes en acciones climáticas” espacio para sensibilizar a la población sobre las repercusiones negativas que resultan en el medio ambiente al no existir un manejo consciente de los desechos sólidos, lo que está ocasionando consecuencias en el cambio climático, precisó Maira Cárdenas, orientadora del servicio “Aula Viva”.

En el recinto que se ha convertido en centro de acopio permanente de residuos sólidos ya se empieza a ver los cambios en la actitud ciudadana hacia una cultura conservacionista y de preservación al medio ambiente.

“Aquí tenemos un punto verde permanente en donde las personas vienen depositando los residuos ya clasificados. La gente ya sabe que cuando hablamos de reciclar, se trata de separar, también qué es reducir y qué reutilizar”, explicó la guía del “Aula Viva”.

Los grupos que visiten el espacio ambiental, se comprometen a hacer un pago que no es dinero en efectivo, ni a través de transferencias, deben llevar residuos sólidos separados, convirtiéndose estos en el pase de entrada al “Aula Viva”.

“Previo a la visita se mantienen dinámicas en escuelas y comunidades en donde los futuros visitantes del espacio ambiental se van motivando en relación a la separación de los residuos. Un peso estimado de 50 kilogramos es lo que pedimos para motivar a los visitantes en lo que se refiere a la preservación del ambiente clasificando los desechos sólidos”.