Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Barcelona se hizo grande en casa ante la Roma

Barcelona
04/04/2018
|
FOTOGRAFÍA: EFE

Con dos autogoles como aliado, el Barcelona hizo las labores en casa y superó 4-1 a la Roma por la ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones de Europa

Con Nelson Semedo como titular, el 4-4-2 de Ernesto Valverde invitaba a Sergi Roberto a acompañar a Sergio Busquets desde la primera línea de volantes, apostando por Lionel Messi y Luis Suárez en el ataque por encima de la habitual línea con tres elementos a la ofensiva.

La Roma no era tímida. Sin importar el rival ni el escenario, los italianos tenían en la libertad de Diego Perotti a un atacante insicivo, mientras que Edin Dzeko se alejaba del área para pivotear y ceder el balón.

Allison tuvo obligaciones en un remate de Messi en el que la defensa tardó mucho en cerrar los espacios al rosarino. Luego fue Rakitic, aprovechando un mal despeje y cuyo remate se estrello contra el poste. Poco a poco se armaba la telaraña que suele atrapar e inmovilizar a los contrarios. La conexión entre líneas era más vertical de lo pensado. La defensa ocupaba el mediocampo y los volantes acompañaban a los delanteros. La ofensiva romana se desvanecía con el pasar de los minutos y el todos para uno se concentraba cerca de su propio arco.

Semedo, sorpresa en la alineación y figura en la primera mitad. La participación del lateral no solo tenía como destino su proyección, también desplegaba su físico para regresos en los que la contra rival intentaba hacerse sentir.

La represa italiana duró 38 minutos, cuando Danielle de Rossi, al intentar desviar una asistencia de Iniesta a Messi, envió la esférica al fondo de las redes para el 1-0.

El empate de la Roma no llegó en el reinicio del complemento solo porque el cabezazo de Perotti, sin obstáculos, se fue a un costado. Era el aviso de un equipo que, al menos de entrada, apostaba por ir a casa con la paridad si su contrario no escondía sus filtraciones.

Pero los autogoles estaban a la orden del día. El turno era de Kostas Manolas, una situación en la que el balón, luego de impactar el poste, dio en su rodilla de manera involuntaria para volver a darle a la entidad blaugrana motivos para celebrar.

Segundos antes de la hora de juego, el 3-0, esta vez con alguien del Barcelona como protagonista. Gerard Piqué, tras un rebote de Allison por una ocasión de Suárez, definió sin resistencia y a puerta vacía.

No era la tarde de Messi. Siempre participativo y siempre peligroso, pero este miércoles la resolución no estaba de su lado. Sus pocos intentos en el Camp Nou no dieron muchos problemas a Allison.

Dzeko descontó al 80, brindando esperanza a la visita de cara a la vuelta, pero Suárez, atento a un despiste defensivo, hizo el cuarto a los 87.

La Roma fue digna, pero no supo aprovechar esos trenes escasos que pasaron por el Camp Nou. Mientras, Barcelona, con poco brillo, puso mucha tierra de por medio en la serie.