Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Simón Bolívar se fue rico al cielo

bolivar-pobre-pq-e1434053267155

Algunas cartas del puño y letra del Libertador se están vendiendo en Ebay y Sotherbys,  algunas de estas fueron halladas en uno de los 16 baúles que Bolívar extravió en la aduana de Cartagena. A partir de estos descubrimientos se ha determinado que nuestro prócer no murió pobre, como han especulado. 

Ante el hallazgo de varias cartas de Simón Bolívar que se están vendiendo en casas de subasta y sitios web como Ebay, el coleccionista y director de la página web monedasdevenezuela.com, Victor Torrealba, hace un recuentro de los bienes que Bolívar repartió en su herencia.

Con estas informaciones, Torrealba desmiente la tesis de que Bolívar murió pobre. En su apología, defiende que al Libertador le tuvieron que prestar una camisa para su velorio, no porque fuera pobre, sino porque sus objetos personales se habían quedado en la aduana de Cartagena.

Explica que al plantearse la renuncia definitiva a la Presidencia de la Gran Colombia, Bolívar decidió irse a París. Durante la travesía, su salud se deterioró, al punto de que debió quedarse en el territorio colombiano, precisamente en Barranquilla, donde moriría el 17 de diciembre de 1830. En el camino dejó su equipaje, conformado por 16 baúles, uno de ellos llevaba solo correspondencia.

Para sustentar su noción, el experto en moneda venezolana, reseña algunas cláusulas del testamento de Bolívar que hacen referencia a los viene materiales. Entre las más destacadas, y las que demuestran que Bolívar murió siendo próspero y acaudalado, está la cuarta cláusula:

4. Declaro: que no poseo otros bienes más que las tierras y minas de Aroa, situadas en la Provincia de Carabobo, y unas alhajas que constan en el inventario que debe hallarse entre mis papeles, las cuales existen en poder del Sr. Juan de Francisco Martín vecino de Cartagena.

Dos años después de la muerte del prócer (1832) las minas de Aroa fueron vendidas por su hermana, María Antonia Bolívar, en 38.000 libras esterlinas, “una alta suma de dinero, que calculada actualmente son más de tres millones de dólares”, defiende Torrealba.

En cuanto al inventario de sus “alhajas”, monedasdevenezuela.com enumera los artículos que la conforman y que se trataba del contenido de los baúles que se habían quedado en la aduana de Cartagena:

37 medallas de oro, plata y diamantes en joyas diferentes.
50 medallas de condecoraciones de oro, con incrustaciones de diamantes ,
947 onzas de oro,
17 pesos en oro cuño,
20 manteles bordados en filigrana,
1 juego de cubiertos de 96 piezas en oro y plata pura,
16 mudas de ropa de civil ,
14 uniformes militares con sus insignias ,
3 baúles llenos de condecoraciones ,
1 baúl lleno de correspondencias ,
1 cofre con 50 medallas grandes en oro con incrustaciones de esmeraldas y rubíes.
1 baúl lleno de espadas de oro, de la que solo la Espada del Perú tiene incrustados 1.380 diamantes,

Según los inventarios respectivos, ocho de estas Condecoraciones llenas de brillantes se evaluaron en 8.000 pesos, una fortuna para entonces.