Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Brasil va por el Esequibo

PLACET3600

El pasado 28 de junio, el canciller brasileño Aloysio Nunes Ferreira recibió al canciller de Guyana, Carl Greenidge, y al ministro de Infraestructura de ese país, David Patterson. Según un comunicado de Itamaraty, en el área de infraestructura, la prioridad de ambos países fue “el proyecto de pavimentación de tramo de 420 kilómetros de la carretera Lethem-Linden, que conecta el estado de Roraima a la capital de Guyana, Georgetown”.

La vía atraviesa el territorio Esequibo -que Venezuela reclama como propio- de sur a norte. El Gobierno de Brasil señaló que el proyecto facilitará el acceso de las exportaciones agropecuarias de los estados de Amazonas y Roraima a los mercados norteamericano y caribeño, al acortar la distancia entre esa región de Brasil y el Atlántico. De esta forma, Brasil consolida un deseo añejo: El de usar este territorio como vía libre de salida al Caribe en dirección a Estados Unidos, Canadá, México y Centroamérica. Ya en septiembre de 2009 los presidentes de Guyana, Bharrat Jagdeo y de Brasil, Luiz Lula da Silva, inauguraron el puente del Río Takutu. La inversión fue de $5.000.000 pagados por Brasil.

Lula dio el visto bueno: El gigante del sur cuenta con una escuela diplomática reputada que emplea líneas estratégicas como asuntos de Estado y no por intereses partidistas. El creciente desinterés del Gobierno de Hugo Chávez y de Nicolás Maduro sobre el asunto esequibano ha estimulado la avanzada brasileña, cuyo Ejército perforará pozos para enfrentar la sequía, a la par que Petrobras cooperará en el área petrolera en la costa, que aún Guyana no delimita con Venezuela.

Sobre los intereses cariocas en el Esequibo, reproducimos parte de nuestro reportaje escrito para El Universal en 2013 en el que referimos el contenido de un cable filtrado por Wikileaks en octubre de 2009 dirigido por la encargada de negocios de Estados Unidos en Brasilia, Lisa Kubiske, sobre las observaciones que le hiciera el embajador Rubem Barbosa, asesor internacional del Ministerio de Minas y Energía de Brasil.

“Al hacer referencia a las inversiones brasileñas en una planta de generación hidroeléctrica en el Esequibo y consultado sobre si la reclamación venezolana no era un elemento problemático del plan desde la perspectiva brasileña, el cable refiere que “Barbosa confió que las razones políticas para llevarlo a cabo (el proyecto) eran convincentes”.  Añade el cable que la planta hidroeléctrica propuesta se construiría en la sección del territorio de Guyana que está (reclamada por) Venezuela y que “Jagdeo (entonces presidente guyanés), según Barbosa, ve esto como un esfuerzo importante para consolidar la afirmación de Guyana en la zona”. El asesor brasileño dijo que “Jagdeo había observado que el presidente venezolano (Hugo) Chávez no había participado él mismo en la cuestión de la (controversia). Este hecho, combinado con la decisión de un tercer arbitro de que la zona en cuestión era tierra de Guyana (Laudo Arbitral de 1899), en opinión de Barbosa, proporcionaba comodidad suficiente para que Lula (Da Silva, entonces presidente brasileño) continúe (con el proyecto)”.

 

Caricom preocupado pero callado: En la Cumbre de los presidentes de la Comunidad del Caribe (Caricom) que acaba de culminar en Granada hubo palabras de preocupación por la situación en Venezuela, no reflejadas en su declaración de cierre, debido a que la misma se adopta por consenso.  El primer ministro de Dominica, Roosevelt Skerrit, dijo que estaba a favor de que una delegación de la Comunidad del Caribe viaje a Venezuela. “Nos gustaría ver una solución pacífica a la situación. No es del interés de los venezolanos ni del mundo que la situación continúe”, afirmó.

Por su parte, el primer ministro de Granada y presidente de turno de la Comunidad del Caribe (Caricom), Keith Mitchell, destacó al inicio de la Cumbre que “Los 15 países que conforman el Caricom no podemos ignorar lo que ocurre en Venezuela, con la que todos los países tenemos estrechos lazos e incluso algunos, como Granada y Trinidad y Tobago, compartimos fronteras marítimas” y añadió que “Esta realidad combinada con nuestro pasado de defender el orden político, la democracia y el respeto a los Derechos Humanos debería de inspirarnos para llegar a una posición firma sobre la actual crisis de Venezuela”. Por cierto, que en el encuentro estuvo presente Thomas Shannon, quien tiene años jugando un papel de bajo perfil en la búsqueda del diálogo en Venezuela. El jueves en la noche, la internacionalista Mirna Yonis escribía en su cuenta en Twitter las conclusiones de la Cumbre sobre el tema venezolano: “Sin sorpresa! Penoso saludo a las banderas brinda la #CARICOMHeadsMeet c/ declaración sobre la #CrisisVenezuela” y en otro trino aseguró que: “para Venezuela Nada nuevo! Muy preocupados por  “afectaciones a la paz y prosperidad de la región”.

Que lo sancionen:El canciller paraguayo, Eladio Loizaga, endureció su posición sobre la crisis venezolana y aconsejó que “Estados Unidos tiene que pensar un poco más el tema de la adquisición del petróleo venezolano”, dijo en la Tribuna EFE-Casa de América al ser preguntado sobre la posible aplicación de sanciones a Venezuela por parte de Washington.  Añadió que “las sanciones, en general, no afectan a las autoridades sino que (lo hacen) directamente al pueblo”, pero consideró que “llegó el momento” de que Estados Unidos se replantee su posición. Se conoce que hay un intenso lobby por parte de exmandatarios de Suramérica para que la Unasur convoque a una Cumbre de presidentes o de cancilleres que debatan el tema venezolano.

Diálogo con vodka: Fuentes cercanas al oficialismo venezolano aseguran que hay una jugada diplomática tras bastidores que podría ser la salvación para detener el proceso de guerra civil que se vive el país. Dicen que está planteada la conformación de un grupo de países amigos y que en la negociación tras bastidores Rusia y Estados Unidos juegan un papel vital, en el que Venezuela podría ser la ficha que Moscú ceda a cambio de alguna concesión en su área natural de influencia y en el entendido que el colapso del Estado perjudicaría sus cuantiosas inversiones, al igual que las chinas.

En ese sentido, llama la atención las palabras de la portavoz del Ministerio de exteriores ruso María Zakharova, la semana pasada: “Tenemos que señalar el evidente daño causado por los intentos de formar estructuras gubernamentales paralelas que ignoran el procedimiento establecido y los llamamientos de las fuerzas radicales para que no reconozcan a los actuales órganos judiciales y legislativos y boicoteen sus decisiones”. A veces se tiene la sensación de que muchos, incluso en Venezuela, bajo el pretexto de mejorar la situación, simplemente están tratando de destruir el Estado. Mejorar la vida en el país no debe implicar el desmantelamiento del Estado”, señaló, pero además cuestionó que la oposición rechace el llamado al diálogo.

Así de sencillo: el caso de Oscar Pérez y el helicóptero del Cicpc que atacó el TSJ dejó muy preocupada a la Casa Amarilla, pues pocos países fuera del ALBA se pronunciaron sobre el hecho, a pesar de que el Gobierno trató de subirle el volumen ante el cuerpo diplomático… El ataque a la Asamblea Nacional y sus diputados por sectores maduristas, por el contrario, sí ocasionó el rechazo de gobiernos como El Reino Unido, Colombia, EEUU, Panamá y de entes como el Consejo de DDHH de la ONU…

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, solicitó el jueves 6 de julio al presidente del Consejo Permanente, el brasileño José Luiz Machado e Costa, que convoque al Consejo “con carácter de urgente, a fin de abordar los recientes acontecimientos de la crisis política en la República Bolivariana de Venezuela, conforme al artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana” y recomendó que “la reunión se celebre lo más pronto posible, de preferencia por la tarde del 7 de julio, si lo permite la agenda del Consejo Permanente”.Veremos si luego de del ataque al Parlamento venezolano y tras el lobby de Shannon en Granada, hay oportunidad para una declaración y la adopción de medidas.