Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Capriles: El revocatorio tiene que ser antes de las elecciones de gobernadores

Henrique Capriles Radonski
20/03/2016
|
FOTO: FABIOLA FERRERO

Henrique Capriles Radonski respeta los tiempos. Llegó 30 minutos antes de la hora pautada para la entrevista. Asegura que ha llegado el más perfecto de todos: el de activar el revocatorio. Para él, es la vía idónea para cambiar al gobierno del presidente Nicolás Maduro. Explica a El Estímulo en entrevista por qué considera que el referendo debe hacerse antes de las elecciones regionales.

¿Cómo es un día de Henrique Capriles?

Depende de qué día. Durante la semana estoy en Miranda, y los fines de semana recorro el país. Llevo cuatro semanas de este año recorriendo otra vez Venezuela. Ayer entregué unos locales a unos emprendedores en Playa Colada en Río Chico. Hoy voy a los Teques. Estoy todos los días en la calle.

¿Duerme poco?

No duermo mucho. Es un problema que tengo. No soy como Maduro que dice que duerme como un bebé. A mí las preocupaciones me mantienen despierto.

¿Qué le preocupa?

La situación que vive Venezuela. La crisis. Además, más allá de mi preocupación como venezolano, tengo 37 mil trabajadores (entre activos y jubilados) que dependen directamente de mí, de la Gobernación. La situación económica que viven mis trabajadores me preocupa. Tenemos una situación deficitaria en el presupuesto.

Me preocupa todo lo que vive Venezuela. Yo estoy en la calle. No lo digo por ser modesto, pero a mí nadie me va a meter cuento porque estoy todos los días donde la crisis golpea con más fuerza.

Yo no quiero volcarme en un error que cometimos antes, cuando pasábamos mucho tiempo hablándonos a nosotros mismos (los representantes de la oposición) y a un solo estrato social. La clase media es muy importante para el país y absolutamente necesaria, porque es una generadora de oportunidades, pero Venezuela no es un país de clase media.

La mayoría de los venezolanos viven en los barrios. Venezuela, el año pasado, cerró con 78% de pobreza en ingresos. Tienes un país completamente empobrecido. Es ahí donde tienes que articular el cambio.

Usted toma el revocatorio como bandera, ¿es realmente viable a pesar de los obstáculos que otros organismos le puedan colocar?

Yo creo que es el único mecanismo. Se necesita esfuerzo y activación, que es lo que estoy haciendo con los recorridos por el país. La respuesta (de la gente) ha sido contundente. Yo no soy candidato a nada. ¿Entonces por qué sale tanta gente por donde vamos pasando?

A pesar de todo los obstáculos que van a poner para frenarlo, como la Operación Tortuga que ya empezó por parte del Gobierno y del CNE (Consejo Nacional Electoral), que es lo mismo (que el Gobierno), considero que es el único mecanismo que nos va a permitir cambiar al Ejecutivo. A la enmienda la va a parar el Tribunal (Supremo de Justicia), Maduro no va a renunciar y una constituyente es un proceso muchísimo más largo y engorroso.

¿Apura sus recorridos para lograr el revocatorio como reacción a que ha bajado su nivel de aprobación en las encuestas?

No. Ese nunca ha sido mi tema. Yo creo que la gente está clara que no estoy en esto por un cargo.

Así como eres periodista, otros son médicos y otros maestros. Yo estoy aquí por vocación. Mi vocación es servir a los demás. Yo creo que a la política hay que llevarla a eso. Cuando tomé la decisión hace varios años de dedicarme a la política y al servicio público, fue por vocación.

¿Cuándo fue ese momento en que sintió que la política sería su camino?

Tenía 11 años.

¿Hubo algún evento que le animó a ello?

Ninguno. Desde que tengo uso de razón, siempre me  ha llamado la atención el servicio público. Mi familia tampoco ha tenido nada que ver en mi decisión (de ser político). Más bien hubo resistencia.

¿Hubo resistencia hasta de parte de su abuela?

Mi abuela era ejemplo para mí en muchas cosas. Ella fue una sobreviviente del Holocausto. Mis cuatro bisabuelos fueron asesinados en campos de concentración y ella llegó a Venezuela en 1947 (dos años más tarde del final de la Segunda Guerra Mundial). Estuvo en el gueto de Varsovia (el más grande establecido en Europa por la Alemania nazi). Logró salir, y Venezuela fue el único país en el que consiguió visa. Mi vocación no viene de ella, pero sí aprendí muchas cosas.

¿Qué cosas?

La tolerancia y la paciencia. La abuela estuvo casi dos años escondida en un sótano para evitar terminar en un campo de concentración. Ella hasta conoció al pianista (Wladyslaw Szpilman), el famoso de la película, que era de Varsovia. El servicio público no viene de ella, pero me enseñó a no odiar a las personas. Su historia de vida es un ejemplo de tolerancia. Hay gente que critica que uno tenga paciencia pero considero que eso es más bien una fortaleza.

¿Hasta qué punto la posibilidad de cambio que se asomó el 6 de diciembre ha acentuado las aspiraciones personales dentro de la oposición?

Todo político que respira, aspira. Es legítimo. Un político que no aspire entonces no es un verdadero político. Lo que hay que ver es las aspiraciones para qué son. ¿Por qué me he postulado para ser presidente? He sido alcalde y gobernador. En cada espacio en el que vas ascendiendo, tu influencia sobre el tamaño de la población es mayor. Un alcalde influye en un municipio, un gobernador en un estado y un presidente, en todo un país. Yo me postulé porque quería influir positivamente en la mayor cantidad de personas.

¿Se siente parte de la Unidad?

Por supuesto. Soy militante de la Unidad. Claro, siempre he dicho que no podemos cerrarla a los partidos que hacen vida en la MUD. El deseo que tenemos, por lo menos yo que milito en ella, es que al final se traduzca en todos los venezolanos.

¿Se presentará a la reelección de la Gobernación de Miranda?

Tengo ahorita un objetivo que es lograr el revocatorio y el cambio político. El 6D  no solo fue el triunfo de 112 diputados, sino que fue el triunfo de una política que es la nuestra. No es la del atajo, ni la del invento. Es la política que se basa en la construcción de una mayoría policlasista. De abajo hacia arriba, que permita lograr lo que se logró el 6D, por vía de votos y de la Constitución.

Pero hay chance de que el presidente Nicolás Maduro termine su mandato y que un cambio de Gobierno no sea tan expedito como lo ha planteado la MUD. ¿Cree necesario que la oposición asuma con más contundencia la elección de gobernadores?

Antes del triunfo del 6D dijimos “o el gobierno cambia o vamos a cambiar al Gobierno”. Pasó el 6D y se logró un triunfo contundente. Llegó el 5 de Enero y se instaló la nueva Asamblea Nacional. Desde ahí, el Gobierno ha venido tomando acciones con las que pretende poner a un lado a la AN para que quede como un espacio político, mientras que la crisis se sigue profundizando en el país. ¿Qué hacemos frente a eso? ¿Le decimos a la gente que vamos a elegir gobernadores? Yo soy gobernador y en qué puedo influir en la política económica del país. Cómo puedo influir en resolver los problemas de comida y de medicina de la gente. ¿Quieres que te diga? En nada.

Yo no digo que las elecciones regionales no sean importantes. Son también un espacio de poder. Y está previsto que sean en diciembre, pero a nosotros la Constitución nos permite ya, después del 10 de enero del 2016, activar un revocatorio. Si el revocatorio no se da, será responsabilidad nuestra porque no hicimos lo que teníamos que hacer para lograrlo. El revocatorio tiene que ser antes de las elecciones de gobernadores. En todo caso, podrían hacerse hasta el mismo día. Tenemos que resolver el problema nacional.

¿Cuáles son los riesgos de que  estalle la olla de presión en la que el país parece estar metida?

Precisamente el revocatorio busca evitar el estallido social. El Gobierno va a tener que aceptarlo porque las condiciones en el país son explosivas y esto tiene que tener una respuesta que no es otra que preguntarles a los venezolanos si quieren que esto siga o si quieren un cambio. Ya se dio un primer paso (en las elecciones parlamentarias) y el Gobierno quiere obstaculizarlo y obviarlo. No podemos perder el momentum del 6D. Todo el liderazgo político tiene que volcarse a la calle a organizar al pueblo y a darle tareas a la gente. Ahí es donde veo que hay algunos con flojera. Unos que dicen: “bueno, ya ganamos la Asamblea”.

¿Cómo evalúa el desempeño de la Asamblea Nacional?

Yo defiendo el trabajo que hacen los diputados pero tienen que estar conscientes, y así se los he dicho, de que tienen que salir ya del Hemiciclo. Así como salieron para hacer campaña, ahora tienen que estar otra vez en la calle. Tenemos que lograr el revocatorio pero los cambios no se hacen solos.

¿Cree que va a cambiar la situación del país?

Soy un convencido de que sí, si hacemos lo que hay que hacer. Pero cuántos liderazgos ves en la calle de lunes a lunes haciendo el trabajo. Son pocos. Venezuela no es un país normal, ni la política se hace en condiciones normales. Estamos luchando contra un Gobierno capaz de cualquier cosa. Entonces esa lucha no la puedes dar desde una oficina.

¿Cómo funciona Revocalo.com?

Es un censo. Estamos censando para estar listos. Eso es un trabajo de organización.

A comienzos de año, dijo que le daba un trimestre al Gobierno para corregirse. Ya pasó ese trimestre, ¿ha hecho correcciones el Ejecutivo?

Aquí no se puede esperar más. Las decisiones que hemos visto por parte del TSJ, (la falta de asistencia de los ministros a) las interpelaciones y el desconocimiento a la Asamblea denotan que no solamente tenemos que pensar en cambiar a Nicolás Maduro, sino en que el nuevo Gobierno tenga gobernabilidad.

El tiempo constitucional llegó. ¿Por qué se puede hacer ahora (un revocatorio) y no hace dos años? Porque la Constitución no lo permitía. Ella establece que el revocatorio se puede realizar en la mitad del período presidencial y ese se cumplió el 10 de enero de este año. Las cosas hay que hacerlas dentro del marco de la Constitución. Lo que no se hace dentro de ese marco no dura.

Además, al revocatorio, es el pueblo el que lo convoca y el pueblo el que revoca. Tiene una legitimidad distinta a la de un debate dentro de la AN. Para revocarlos necesitas una votación similar a la que lograste el 6D. Necesitas un voto más que los que el CNE le dijo a Maduro que había sacado en 2013.

¿Es la soltería una estrategia política?

El Gobierno tiene montada una campaña en la que se dice que como no me he casado, soy gay. Yo soy defensor de las minorías, mi mente es progresista y cuando veo ese tipo de campañas entiendo que es un Gobierno retrógrado. No me he casado, no porque soy gay. Mi conducta sexual, por decirlo científicamente, es heterosexual, pero no me he casado porque no he podido. Mis padres tienen 47 años de casados y ese es mi ejemplo.

Algunos dicen que sus padres no son venezolanos, ¿es eso verdad?

Yo soy venezolano y solo tengo una nacionalidad, al igual que mi padre y mi madre. Mi abuelo paterno era de Coro (Falcón) y mi abuela de Trujillo. Mis abuelos maternos, que eran polacos, tuvieron que renunciar a su nacionalidad para ser venezolanos. Mi abuela se sentía más venezolana que muchos venezolanos. Tan venezolana como yo.