Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Caracas Press Club condena atropellos contra medios y periodistas

VENEZUELA-CRISIS-OPPOSITION-PROTEST
14/06/2019
|
FOTO: AFP

El Caracas Press Club condenó en un comunicado la “política sistemática del Estado venezolano” contra periodistas y medios de comunicación, así como el derecho a la información, y resaltó la importancia de la libertad de expresión para enfrentar la actual crisis que atraviesa el país.

En el documento, el Caracas Press Club hace un recuento de los principales atropellos contra medios de comunicación ocurridos en lo que va de año. Asimismo, recuerda la obligación constitucional de garantizar el derecho a la libertad de expresión.

A continuación, el escrito completo:

El Caracas Press Club condena categóricamente la política sistemática del Estado venezolano contra periodistas, medios y el derecho a la información de la sociedad venezolana. La libertad de expresión y el periodismo es imprescindible para que los venezolanos puedan construir las soluciones que demanda la enorme crisis humanitaria, económica y política que afecta a la nación.

La información pública y su deliberación es un bien necesario para contribuir a la calidad de vida de quienes habitan en el territorio venezolano. Aunque la censura y las limitaciones administrativas continúan como las principales amenazas, las restricciones legales y el hostigamiento judicial intentan avanzar para acallar a portales digitales y redes sociales.

En este 2019, 6 canales internacionales que realizaban cobertura informativa sobre el país fueron censurados y eliminados de la programación de las cableoperadoras; 6 emisoras y 40 programas radiales dejaron de transmitir por orden de Conatel y 40 casos de bloqueo y cinco de ataques cibernéticos fueron dirigidos, en su mayoría, contra sitios web informativos. Las limitaciones se extendieron a plataformas como Youtube, Twitter, Instagram o Periscope durante la transmisión de discursos de líderes político o movilizaciones de la sociedad venezolana.

El 30 de abril, tres medios fueron silenciados. Los canales internacionales BBC Y CNN fueron bloqueados inmediatamente después de la transmisión de un video que mostraba tanquetas militares mientras atropellaban a manifestantes en Caracas. A Radio Caracas Radio 750 AM (RCR), la emisora más antigua de Venezuela, se le negó la renovación de la concesión en un proceso que se mantuvo desde 2002 bajo una lógica de intimidación y pretendido control de su línea editorial.

El 04 de junio, el Tribunal Supremo de Justicia condenó al portal La Patilla a pagar a Diosdado Cabello una suma que supera los 5.000.000 de dólares estadounidenses. Esta demanda es por difundir, en el año 2015, una información del diario español ABC. Esta noticia daba cuenta de una supuesta investigación en Estados Unidos por cargos de narcotráfico que vinculaba a Diosdado Cabello, en ese momento presidente de la Asamblea Nacional.

El 14 de mayo, los diarios zulianos Panorama y Mi Diario salieron de circulación por la carencia de insumos. El cierre de estos diarios son los dos primeros del año 2019 y se suman a los otros 56 diarios que dejaron de circular entre los años 2013 y 2018. Las consecuencias del ataque al periodismo venezolano son la desinformación de numerosas personas y zonas silenciadas por la desaparición de periódicos y la censura a las radiotelevisoras.

El cierre de medios de comunicación como castigo por mantener una línea editorial crítica, así como el bloqueo de portales y canales de tv para evitar el acceso a información de interés público, son una forma de censura y suprimen el derecho de todos los venezolanos a expresarse y a recibir información plural. Estas arbitrariedades pretenden alimentar el relato oficial y promover la autocensura en una población que mantiene y procura información periodística.

La Constitución y los tratados de derechos humanos imponen respetar y garantizar plenamente la libertad de expresión. Las violaciones a este derecho pueden perseguirse y exigirse en cualquier momento al tratarse de obligaciones que no prescriben y que comprometen la responsabilidad internacional del Estado. El Estado asume un deber democrático de generar las condiciones institucionales que garanticen el ejercicio efectivo de la libertad de expresión en un contexto de crisis como el que atraviesa Venezuela.

Ante el recrudecimiento de la política de censura y castigo contra los medios de comunicación, y en particular contra el derecho de todos los venezolanos a buscar, recibir y difundir libremente información, ideas y opiniones de toda índole, el Caracas Press Club exige al Estado venezolano:

1. Restablecer de pleno derecho todas las garantías violadas contra los medios de comunicación y adoptar mecanismos que aseguren su libertad de expresión.

2. Abstenerse de producir nuevas violaciones o afectaciones contra el ecosistema de medios y proveer la máxima protección debida a los discursos de interés público.

3. Poner en práctica los principios de apertura, tolerancia y pluralismo que exige la libertad de expresión y desarrollarlos en su relación con los medios de comunicación.