Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

César Baena: de esquiador a defensor a golpes de la embajada en Australia

cesarBaena
16/09/2017
|
TEXTO: EUMAR ESAÁ / FOTOGRAFÍA: AP / VIDEO: DIARIO LÍDER

Un antiguo voluntario olímpico, atleta y revolucionario confeso alentó la aventura del “peor esquiador de todos los tiempos”, como lo bautizaron en las redes sociales, luego de su fallida actuación en el Mundial de Lahti. Su nombre vuelve a sonar unos cuantos meses después: su defensa por “la soberanía” de Venezuela lo llevarán a ser procesado por la justicia australiana el próximo 26 de septiembre, tras golpear en la cara al dueño de la casa donde está ubicada la embajada venezolana en Australia. 

La aventura mundialista del esquiador que no conocía la nieve, Adrián Solano, estuvo alentada por el hombre que lo formó durante un año los fines de semana en las calles de Maracay, rodando con rollerski sobre el asfalto. César Baena, un antiguo voluntario en Juegos Olímpicos, se ha mantenido activo en eventos internacionales de esquí nórdico desde 2008, usa sus redes sociales para despotricar del “periodismo empayolado” que se niega a publicar sus logros (entre ellos un récord Guinness) y es uno de los personajes más incómodos en los pasillos del IND.

Baena, de 30 años, fue el único venezolano seleccionado como voluntario para los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, donde fue asignado al ecuestre. Entonces tenía apenas 18 años y ya reclamaba atención mediática hacia su logro personal.

Luego afirmaría que esa experiencia le permitió descubrir su “gran pasión”, el esquí, un deporte que había practicado su padre en alguna oportunidad. Un año después de Atenas participó en un programa de intercambio en Colonia, Alemania, en casa de una familia que practicaba esquí, y en 2006 comenzaba la ruta hacia su sueño, como voluntario del Centro de Prensa de los Juegos de Invierno de Turín 2006, donde estuvo en acción un venezolano: el ex gimnasta devenido en tripulante de luge Werner Hoeger.

De cara a Vancouver 2010, afirmó tener asegurado un wild card, pero la invitación nunca llegó, y fueron cuatro practicantes de luge (Hoeger, su hijo Christopher, Julio César Camacho y la veterana Iginia Boccalandro) los que representaron a Venezuela en esa oportunidad.

Cuando se aproximaba Sochi 2014 vivió una agria disputa con el ex ministro del Deporte Héctor Rodríguez, quien se negó a asignar recursos a su ruta clasificatoria, argumentando que se trataba de un deporte “poco común en Venezuela, (que) no tiene federación y no existe una experiencia alterna, lo cual hace más difícil los trámites”, aunque reconocía “el amor que le tiene a su patria”. Privadamente, Rodríguez se había preguntado cómo podía avalar a un esquiador sobre asfalto para un evento sobre nieve, refiriéndose a los rollerski con los que en 2012 impuso un récord Guinness, por el trecho más largo recorrido con esta especie de esquíes con ruedas, 2.246,21 km entre Estocolmo y Oslo, del 11 de mayo al 5 de julio.

Para entonces había dejado de operar la Federación de Deportes de Invierno, que dirigía la hermana de Iginia Boccalandro, María. Baena, sin embargo, contaba en esa misma época con una beca de Solidaridad Olímpica otorgada por el Comité Olímpico Venezolano y aprobada por el Internacional (COI), como consta en la memoria y cuenta de 2013 del COV, que consistía en 1500 dólares mensuales, pero la perdió al no clasificar a Sochi, donde participó otro esquiador, Antonio Pardo. En esa ocasión, el COV lo designó capitán, una suerte de premio de consolación por no haber logrado un cupo, pero fue el jefe de misión Joseba Barreda quien cumplió todas las funciones de representación en la aventura olímpica de Pardo.

Incómodo y polémico

 

Frases motivadoras, fotos de entrenamiento y publicaciones de figuras del gobierno que comparte profusamente, se alternan en el twitter de Baena, que se precia de tres grandes logros: haber sido el “primer esquiador de fondo sudamericano en participar en una Copa del Mundo” (la de Düsseldorf en 2009), su récord Guinness sobre rollerski y su triunfo en la Copa Merino Muster de 2009 en Nueva Zelanda.

En ocasión del récord, Baena dedicó su gesta a la salud del extinto presidente Hugo Chávez, que ya entonces batallaba con el cáncer que finalmente acabó con su vida. El 29 de agosto de 2013, el presidente Maduro le confirió la orden Francisco de Miranda por su hito, y en esa oportunidad lo invitó a difundir su deporte en Venezuela.

Captura de pantalla 2017-02-25 23.41.57 (1)

Baena comenzó a hacerlo casi dos años después, cuando reunió a un grupo de seis jóvenes maracayeros, entre los que estaba Solano, para enseñarles los secretos de los rollerski. Sin embargo, ni uno ni otro comparten fotos en sus redes sociales de esta experiencia, al menos no expresamente, aunque Baena sí documenta frecuentemente sus entrenamientos por las carreteras de Venezuela.

Una anécdota refleja claramente el personaje incómodo en el que Baena se ha convertido en los pasillos del Instituto Nacional de Deportes. En 2009 pidió recursos a la viceministra de Alto Rendimiento, Elsa García, para participar en un evento en Nueva Zelanda. Sin embargo, se apareció en Australia por su cuenta. El embajador lo acogió en su residencia y los empleados de la legación reunieron dinero para comprarle el pasaje al vecino país. Abundaron las fotos y los testimonios de la solidaridad recibida. A instancias del embajador, Mindeporte le envió el boleto de regreso. Sin embargo, al volver a Venezuela Baena hizo llegar a algunos medios una carta quejándose de que había pasado hambre porque ni el ministerio ni la embajada lo habían ayudado. Ante el airado reclamo del diplomático, se vio obligado a retractarse.

Episodios como ése pudieron haberse repetido en otros países, porque Baena no sólo es rechazado en el IND, sino en representaciones diplomáticas de varios países. “Es un irresponsable, lo que hizo en Finlandia fue irresponsable. Cuando se consigue con gente seria los insulta y los denuncia como incompetentes. Le ha pasado a todo el mundo”, confió una fuente de la cancillería que prefirió mantener su nombre en reserva, pero que también desmintió rumores según los cuales Baena estaría etiquetado con un código particular para alertar sobre él en las embajadas.

 

En ocasión de la detención de Solano en París, Baena urgió a Maduro a colaborar en la “liberación inmediata” del joven, “injustamente preso en París”. A pesar de que no había viajado con respaldo del IND, personal de ese instituto entró en contacto con representantes de la embajada, que constataron que Solano no estaba siendo maltratado, y que efectivamente, no era capaz de acreditar recursos, dirección de destino ni invitación de un ente oficial.

Consultado al respecto, Solano confirmó que los únicos documentos que pudo exhibir fueron su registro de la Federación Internacional de Esquí Nórdico (sin resultados aún) y “una carta de mi entrenador (Baena) diciendo que se haría responsable de mis gastos en Suecia”. El único valor probatorio de ésta era el hecho de que “César tiene residencia legal en Suecia”.

En el Instagram de Solano, sólo aparecen fotos familiares y con amigos antes de embarcar a ese viaje a Francia, y una junto a Baena con la frase “Llega alguien con tanta luz que iluminó mi vida”. Sin embargo, no hay ni una imagen que dé cuenta de sus entrenamientos, lo que Solano explica citando “la inseguridad en Venezuela” (temía usar su celular en las calles de Maracay) y explicando que para ese momento no era tan asiduo a las redes.

En el twitter del habitualmente locuaz Baena no hay una palabra propia hacia Solano luego de su actuación en el Mundial, aunque sí comparte expresiones de otros que lo enaltecen, y la frase “un verdadero líder no crea seguidores: crea otros líderes”. Cuando El Estímulo le pidió ayuda para localizar a Solano, se excusó con que no podría hablar “hasta después de la rueda de prensa” y luego con que estaba “muy ocupado”, hasta que su hermano Bernardo, también participante en el Mundial, accedió a compartir el número telefónico del maracayero.

Defensor de la soberanía venezolana

El nombre de César Baena volvió a encender las redes sociales este viernes 16 de septiembre; ahora por intentar defender l

Entusiasta de la nieve

 

Si algo debe reconocerse a Baena es su persistencia. Se ha mantenido activo en el esquí nórdico mundial desde 2008, según documenta la Federación Internacional en la biografía del atleta en su página oficial.

Aunque la mayoría de sus resultados son modestos, siempre ha estado en competencia, sólo que los últimos tres años ha tenido intervalos de hasta 11 meses sin presentarse en eventos internacionales. Un puesto seis en la carrera esprint de Ushuaia en Argentina, en 2013, aparece como su resultado más destacado en los registros de la FIS-Ski.

Ni el esquí nórdico ni ningún deporte de invierno cuentan con federación en Venezuela. Sin embargo, Baena logró participar como representante de nuestro país en el congreso de la FIS-Ski el año pasado en Cancún. Probablemente en esa ocasión comenzó a bregar por la invitación al Mundial de Lahti, donde entraba en vigencia la política de promover la universalidad permitiendo la participación de países no tradicionales en la disciplina.

También logró llevarse un equipo a entrenar a Suecia por un mes antes del Mundial, en el que debía estar también Solano, de no haber sido por el incidente del aeropuerto Charles de Gaulle que le impidió conocer la nieve antes de su debut en el torneo del orbe. Los resultados criollos en Lahti fueron más que modestos: cuatro de los últimos nueve puestos en la prueba esprint y 14 minutos por encima del mejor tiempo en la primera ronda de los 10 km.

Solano relata que consultó a “los muchachos del equipo” cuando recibió la propuesta de su benefactor finlandés Aleksi Valavuori de asistir al Mundial con los fondos que recolectó a través de la plataforma GoFundMe, y ellos al igual que su madre le respondieron que “lo peor que podía hacer era no intentarlo”.

Captura de pantalla 2017-02-25 23.49.55 (1)

En Lahti, el equipo venezolano contaba con un vehículo oficial, rotulado con la bandera tricolor y el logo de CANTV, que a partir de 2017 comenzó a aparecer en el gorro de Baena en sus competencias oficiales.  Se desconoce el monto del patrocinio pactado con la telefónica, pero en todo caso, el logo no aparecía en el uniforme de Solano.

 

El 24 de febrero, un día después de la aparatosa actuación del aragüeño, Baena compartió a través de sus redes sociales su más reciente apuesta personal: una papeleta de votación para la Comisión de Atletas de la FIS-Ski, para la que está postulado frente al finlandés Martti Jylhä y el francés Robin Duvillard, integrante del relevo 4×10 km que obtuvo medalla de bronce en Sochi 2014.

Captura de pantalla 2017-02-25 23.47.54 (1)

El atleta, entrenador y delegado se ha quejado de la falta de atención hacia su carrera. “¿Los medios están empayolados que ahora indirectamente piden dinero por publicación de una noticia? Mundo al revés”, protestó en twitter el 15 de enero. La fallida actuación de  Solano ha atraído todas las miradas que antes extrañó y tal vez algunas indeseadas, como aquellas de los que se preguntan cómo ha logrado mantenerse activo todos estos años sin ayuda oficial, cómo logra respaldo de CANTV para un deporte de invierno sin reconocimiento oficial del IND y por qué alentó a presentarse en un Mundial a un atleta que ni siquiera había conocido antes la nieve.

Defensor de la revolución

 

César Baena no solo es simpatizante del oficialismo, sino que se muestra como un defensor del proceso revolucionario y de la soberanía venezolana. Al menos, eso pareció demostrar en su más reciente episodio que lo llevó a ser tendencia en las redes sociales.

El atleta admitió haber golpeado en la cara al dueño de la casa donde se encuentra la embajada de Venezuela en la ciudad de Canberra, Australia, luego de que el hombre bloqueara con ladrillos y excavadoras la entrada de la vivienda como medida desesperada para exigir los más de 50.000 dólares que debe la cancillería bolivariana por motivo de alquiler.

“(Le dije) por favor, quita eso, ese es mi país. Estás despreciando nuestra soberanía (…) No estás consiguiendo lo que quieres”, dijo Baena al diario Daily Mail de Australia. “Así que le golpeé en la cara. Podría dar mi vida a mi país, si es necesario”, agregó el venezolano.

 

Baena, que no aparece como funcionario diplomático dentro del organigrama que aparece en la web de la embajada, será procesado el 26 de septiembre por la justicia australiana bajo el cargo de asalto común. Mientras tanto, la embajada venezolana en Canberra se encuentra cerrada desde el pasado jueves 14 de septiembre por “razones técnicas”. Un incidente más que agregar en la lista del conocido entrenador.

 

escorts london