Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Chavismo suspende clases y trabajo este martes por apagón general en Venezuela

apagones - luz

El régimen de Nicolás Maduro ordenó suspender todas las actividades laborales y escolares en Venezuela este martes 23 de julio, al paso recomienda a las personas mantenerse en sus casas y salir solo en casos de urgencia, en medio de las secuelas de un apagón nacional que paraliza buena parte del país desde la tarde del lunes.

 

Se suspenden las actividades laborales y educativas regulares el martes 23 de julio”, dijo en su cuenta de Twitter el ministro de Información de Maduro, Jorge Rodríguez.

El miércoles 24 de julio será feriado nacional en el país.

Rodríguez afirmó que la suspensión de actividades es para “coadyuvar en el proceso de reconexión que se está realizando del servicio eléctrico nacional”.

Cerca de la medianoche del lunes la electricidad comenzó a llegar a cuenta gotas en algunas zonas de Caracas y en algunos estados del resto del país, en muchos casos de manera intermitente.

Pocas horas antes, el gobierno chavista afirmó en un comunicado la noche del lunes que el nuevo apagón a escala nacional que ha paralizado a Venezuela durante más de cinco horas se debe a lo que calificó como un “ataque electromagnético”, con lo que repite el guión de su teoría de la conspiración esgrimido en marzo pasado.

Los voceros del chavismo también amenazan con investigar y encarcelar a expertos que en los últimos días advirtieron que una nueva falla masiva era inminente debido al colapso crónico del sistema eléctrico nacional.

El ministro de información del gobierno de Maduro, Jorge Rodríguez, principal vocero de la propaganda oficial, dijo en un comunicado cuando el corte eléctrico duraba más de tres horas, que estaban trabajando en el proceso de reconexión “para reactivar el servicio en el menor tiempo posible”.

Hasta las 10 de la noche de este lunes “habían sido recuperados parcialmente sectores de los estados Nuevas Esparta, Bolívar, Táchira, Lara, Anzoátegui y Distrito Capital”, según un primer boletín de Corpoelec, la quebrada empresa eléctrica nacional.

“Los principales indicios recibidos de la investigación en el bajo Caroní orientan a la existencia de un ataque electromagnético que ha afectado el sistema de generación hidroeléctrica de Guayana, principal proveedor de este servicio en el país”, según el comunicado oficial difundido en las cuentas en redes sociales del gobierno.

En el río Caroní, Guayana, se genera más del 70% de la electricidad que consume Venezuela, mientras los sistemas de respaldo termoeléctrico, que deberían activarse cuando hay fallas de este tipo, están inservibles debido a falta de mantenimiento, de combustible, de inversiones y a robos masivos de dineros públicos en proyectos que  nunca fueron terminados, según recurrentes denuncias públicas y comunicacionales de expertos en temas eléctricos, y de políticos opositores, así como reportajes de periodistas de investigación.

El chavismo niega estos problemas y constantemente atribuye las fallas crónicas en el sistema a razones que van desde supuestos ataques por medios electrónicos provenientes “del imperio”, como llama a Estados Unidos, hasta a atentados de políticos opositores o accidentes provocados por rayos o por animales como iguanas  y ratas.

Pero en realidad el racionamiento eléctrico es un asunto diario en casi todo el país menos en Caracas, pues la capital ha sido preservada al máximo por razones políticas y para evitar mayores presiones sociales, según analistas de entorno.

Millones de venezolanos se encontraban en la noche del lunes totalmente  incomunicados. La conexión a Internet se limitaba al seis por ciento del país, según el servicio internacional de monitoreo NetBlock.

Algunos servicios de TV por suscripción estaban fuera de servicio, mientras las radios que mantenían transmisiones no informaban sobre los alcances del problema, en medio de la censura oficial. Los venezolanos suelen recurrir a los medios digitales, a las redes sociales y mensajería de textos y de voz datos para intentar mantenerse informados, lo que se dificulta cuando hay apagones.

Las redes de telefonía celular, como Movistar y Digitel, se mantenían activas, de manera intermitente al menos en  parte de Caracas, contrariamente a lo ocurrido en marzo, cuando la caída fue total.

El hombre fuerte del chavismo, el capitán Diosdado Cabello, amenazó en sus cuentas de redes sociales a un ingeniero que en días recientes en una entrevista de radio había advertido la inminencia de una nueva caída del sistema.

“Es de Primero Justicia, adeco (del partido Acción Democrática) o de Voluntad Popular…anunció lo que iba a ocurrir y donde se iba a dar, insisto en que habrá una investigación…seguir se va a declarar perseguido político y se fuga por Colombia y dirá que Diosdado Cabello viola los derechos humanos”, dijo Cabello.

Reportes de usuarios de redes sociales indicaban que algunas partes de Caracas como El Hatillo, La Lagunita, La California, Caricuao y Lomas del Àvila, y en el estado Vargas, la luz llegó y se fue a los pocos minutos.

En la isla de Margarita el apagón había comenzado antes de la caída nacional, en Punto Fijo, estado Falcón (occidente) la falla había comenzado desde el domingo. En Táchira y Mérida había regresado el servicio cerca de las 11 de la noche, al igual que en Ciudad Bolívar, la capital estatal más cercana a los centros de generación hidroeléctrica .