Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Cómo la velocidad hizo de Carlos Carrasco el nuevo número 1 de Venezuela

carrasco

Para los que no lo sepan se los digo claro y raspado: Carlos Carrasco es el mejor lanzador que tiene Venezuela hoy.

Y no lo digo porque esté aprovechando la lesión del “Rey” Félix Hernández para nombrar un nuevo monarca. Esto ya lo dije el año pasado cuando Carrasco logró el mejor promedio de abanicados por cada 9 innings en la historia para un abridor venezolano (10.58).
Lo afirmo básicamente porque el arsenal del derecho es ya, claramente, superior al de sus pares.

Carrasco, a diferencia de Johan Santana o Félix Hernández en sus picos, no pareciera basar su dominio en un pitcheo específico. Su repertorio es tan amplio que, dependiendo de la noche, puede conseguir aplastar a sus rivales con el slider, el cambio, la curva o la misma recta de 4 costuras.

IMG_1692

Como ven el diestro no pareciera tener patrones. En todo caso, si vemos realmente cerca, Carrasco suele usar más el slider frente a los derechos y el cambio frente zurdos.

Del resto, batear frente al criollo es una verdadera ruleta rusa.

Pero la variedad no es lo que lo convierte en ese “Número 1″ que describo. Si fuera por eso Anibal Sánchez estuviera metido en la conversación y evidentemente no lo está.

Sí, el cambio de Carrasco es una bestialidad capaz de hacer esto:

El slider también es un abuso:

Pero en mi libro, más que sus geniales pitcheos secundarios, es su recta la que le ha permitido tocar el nivel que actualmente alabo.

¿Recuerdan cuando Carrasco era un súper prospecto que no lograba dar pie con bola? Tenía el “stuff” pero era un pitcher sin una recta de calidad. No generaba swings abanicados, no sorprendía y no sentaba las bases para que el resto de sus pitcheos brillara.

Primero, vean la evolución del porcentaje de los swings abanicados con la recta desde 2009:

IMG_1695

En 2013, año en el cual Carrasco fue pasado al bullpen, su recta revivió. Comenzó a generar swings abanicados y crear outs por sí sola.

¿Por qué? Sin ánimos de resultar simplista la recta de Carrasco mejoró básicamente porque comenzó a ser más rápida. ¡Mucho más rápida!

Observen la evolución de la velocidad de este envío:

IMG_1694

¿Cómo hizo para hacer eso? La mayoría de los lanzadores tiende a ganar un par de millas en su recta cuando pasan al bullpen. A Carrasco le pasó eso pero lo verdaderamente curioso es que, al regresar a la rotación, el derecho no perdió esas millas. Las mantuvo y con ellas preservó la capacidad de pitchar arriba en la zona sin ser aniquilado.

Vean una comparación sencilla entre la ubicación de las rectas de Carrasco antes de 2013 y luego de ese año:

IMG_1699

Como pueden ver, el Carrasco de antes y el de ahora pitchan arriba sin demasiado pudor. Hacerlo sin velocidad y sin mucha rotación en la lisa era un sacrilegio. Ahora, con una recta promedio cercana a 95MPH, el cuento es otro.

Tener esa arma le da a Carrasco dos planos seguros para lanzar (arriba con la recta y abajo con los envíos secundarios) y un plano diferente de velocidad que, cabe destacar, también ha sido modificado con el cambio de velocidad, pitcheo que lanza mucho más rápido que en tiempos pasados:

IMG_1700
Semejante transformación tiene al menos una explicación en su mecánica. Desde que Carrasco fue insertado en el bullpen el derecho abandonó la rutina de lanzar de frente y ahora siempre se prepara de lado independientemente de la situación en las bases. Además su punto de lanzamiento (el lugar en el que se despide de la pelota) es mucho más bajo que en sus tiempos de prospecto.

Dicho todo esto también hay que señalar lo obvio: el barquisimetano aún no lanza su primera temporada de 200 innings y lo más probable es que este año tampoco lo logre. Con 29 años de edad y siete campañas en MLB, Carrasco ya ha tenido varios oportunidades de hacer esto y la salud se lo ha impedido. Incluso una extraña condición cardíaca lo motivó a firmar un contrato que si bien asegura su futuro (4 años y 22 millones de dólares más dos opciones del club en 2019 y 2020) lo más probable es que termine convirtiéndose en una de las firmas más baratas del actual mercado.

Eso es lo único que le ha faltado a Carrasco para adueñarse de un puesto en el top 10 de abridores en la actualidad. ¿El resto? El resto ya lo tiene completamente resuelto para el beneplácito de una fanaticada venezolana que ya comienza a preguntarse cuál será ese número 1 de la selección en el venidero Clásico Mundial de Béisbol.