Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

¿Cómo recuperar la motivación personal en la Venezuela actual?

Depresion ayuda
11/01/2019
|
FOTO: PIXABAY

Parece estar lejos la solución a los problemas del país, y día a día los venezolanos se vuelven más vulnerables por la crítica situación que se vive. Por ello, no es de sorprender que haya quienes sucumban en estados depresivos o de baja emoción sin saber cómo salir de los mismos.

El psicólogo Héctor Vivas explica que las crisis emocionales son situaciones “que sobrepasan los recursos que tiene una persona para afrontar o solucionar” y se pueden presentar ante el estrés o la incertidumbre que generan diversos escenarios o ambientes en el que un sujeto haga vida.

Ante el contexto político, económico y social que se desarrolla en Venezuela, es de suma importancia que se tomen medidas de protección, sobre todo ante ancianos, niños y adolescentes pues son los más propensos a sufrir daños colaterales de la situación país.

Sin embargo, también es trascendental tomar en cuenta que superar las crisis emocionales -sin importar la edad y el género- dependerá de dos factores: los recursos, bien sea económicos, psicológicos, la capacidad de sobreponerse a eventos adversos o las redes de apoyo; y el segundo, identificar el tipo de crisis que se enfrenta, ya que las mismas son un tema subjetivo. “Podemos hablar, por ejemplo, de una persona que está reprobando tres materias y puede estar en una situación de crisis, mientras que para otra persona en la misma condición no”, aclara.

Recomienda a quienes se encuentren afectados por la crisis del país sumergirse en actividades que permitan alejarse un poco del problema, de lo contrario la exposición a los mismos puede ocasionar cefaleas, dolores de estómago, pesadillas, insomnio, pérdida o aumento del apetito, sensación de fatiga o malestar general.

“A pesar de que vivimos una etapa muy dura, la felicidad se trata de momentos; no es un estado continuo o perenne en el tiempo. Aún se pueden hacer muchas cosas para tratar de mantenernos felices. Es verdad que el costo de algunos medios recreativos ha aumentado y es difícil su acceso, pero aún hay actividades que nos permiten acceder a ellas de manera gratuita o a bajo costo”.

 

El especialista insta a reconocer las emociones pues es normal “sentirnos tristes, desesperanzados ante la situación que estamos viviendo” y se convierte en un primer paso para trabajar en el desánimo. Asimismo, tomar en cuenta la búsqueda de redes de apoyo y mantener un pensamiento crítico como “seguir a periodistas y cuentas confiables, no distribuir información sin verificar y mantener la denuncia porque este poder es lo que no nos pueden quitar”.

¿Cómo puede una persona ayudar a otra que esté atravesando por una crisis emocional?

Lo primero es ofrecer una escucha activa. Es importante escuchar más que sermonear o tratar de incluir experiencias personales en el discurso porque cada situación de crisis es individual, es única, y se corre el riesgo de desvalorizar el relato de la otra persona y hacerla sentir poco valorada.

Tratar que la persona plantee soluciones por ella misma y nosotros evaluar el riesgo de esas posibles decisiones. Si consideramos que esa persona pone la vida de otra en riesgo o tiene riesgo en su propia vida, se le puede preguntar directamente. Es importante para evaluar el nivel de riesgo llamar a una persona especializada. Finalmente, mantener el contacto, ver si la persona solventó la situación de crisis.

¿Qué consejos puede dar a las personas que enfrenten una crisis para sobrellevar la situación en caso de no querer ir a un especialista?

Por lo general, las personas no quieren ir a un especialista porque tienen miedo a lo desconocido, o porque no tienen muy claro qué es lo que hacen. Mucha gente dice que son para los locos; pero siempre digo que, si necesitas ayuda la cosa menos loca que puedes hacer es pedirla. Si no quieres ir a un profesional, lo más adecuado es tratar de mantener redes sociales, amigos, familiares.

Es importante el poder expresar a través de un diario, una pintura o de alguna otra manera, esa situación que está pasando. Llorar muchas personas lo ven como una situación de debilidad, pero a veces llorar es un desahogo y ese llorar no soluciona nada, pero permite descargar para luego pensar con un poco más de claridad.

¿Cómo evitar que una crisis pueda derivar en decisiones radicales y peligrosas?

Lo primordial es detectar cómo me estoy sintiendo, reconocer eso. Poder identificar las emociones y recurrir a los especialistas si no puedo controlarme, si siento que no encuentro la solución al problema. Hay que recurrir a los especialistas, a las redes de apoyo o al tejido social. Hay un componente individual importante, pero si los recursos de profesionales no se sostienen con las redes de apoyo puede ser complicado sobrellevar una situación de crisis.

¿Cómo una persona puede retomar la motivación cuando atraviesa por una crisis?

Lo recomendable es fijar objetivos a corto plazo que le permita a la persona ir evaluando su progreso. Que esa meta sea dividida en varias tareas que permitan alcanzar esa gratificación.

También entender que el proceso puede ser variable, sobre todo con la depresión. No es que la persona es floja, sino que la persona en verdad hay días que no tiene la capacidad de levantarse porque simplemente no puede hacerlo. En algunos casos se requiere medicación y de eso se encarga un psiquiatra. No todas las crisis se medican por eso es importante el tema de los profesionales evalúen la situación.