Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Cómo seguir la vida en tiempos de crisis

260717 Paro Civico FOTO Antonio Hernandez
11/08/2017
|
FOTO: ANTONIO HERNÁNDEZ

La ruptura de la rutina de las personas es lo primero que identifican los expertos como el desencadenante de un agravamiento emocional. En tiempos de crisis, buscar soluciones y herramientas para enfrentar escenarios inesperados parece un viacrucis, pero psicólogos y psiquiatras aseguran que existen alternativas para fortalecer el equilibrio emocional en situaciones críticas, tales como las que atraviesa Venezuela en estos momentos

Según la Real Academia Española, una crisis significa “un cambio profundo y de consecuencias importantes en un proceso o una situación, o en la manera en que estos son apreciados”, también puede referirse a “una situación mala o difícil”. En este sentido, no sería una especulación afirmar que es normal que una población que sufre de forma directa o indirecta una crisis, pueda verse vulnerable a padecer ciertos desequilibrios emocionales, en principio, por la falta de control sobre sus vidas, la incertidumbre y el miedo.

Enfrentar el problema, ocuparse en vez de preocuparse

 

Marisol Ramírez, psicóloga egresada de la Universidad Central de Venezuela (UCV) y vicepresidenta de Psicólogos Sin Fronteras en Venezuela, explica que tanto su equipo como ella plantean diferentes formas de fortalecer la resiliencia y la capacidad de resolver problemas incluso en situaciones abruptas.

Lo primero que hay que identificar con el consultante es lo que le perturba, ya que puede el origen puede venir de la misma crisis generalizada en la población, pero la expresión personal puede ser distinta”, explica Ramírez.

Asimismo, reconocer cuáles son las fortalezas y las debilidades y finalmente tomar acción sobre el campo en el que se puede intervenir, “es decir, la toma de decisiones se basa en aceptar lo que se puede manejar y lo que no” y finalmente “como nos vemos o nos sentimos en el proceso, cómo se siente la persona”, completa la psicóloga.

Para Graciela Bracho, psicóloga egresada de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) especialista en terapias grupales y familiares, el aumento de la ansiedad generalizada es una realidad, debido a la incertidumbre y al miedo, sobre todo en poblaciones vulnerables. “Por ejemplo, los adultos mayores, las embarazadas y los niños. Los adultos mayores se ven más descompensados, esto debido a que no pueden llevar a cabo con normalidad la rutina de la que están acostumbrados”, expone la psicóloga.

Wadalberto Rodríguez, presidente de la Sociedad Venezolana de Psiquiatría (SVP) afirma que en condiciones normales, “uno apela a la resiliencia del paciente a través de técnicas psicoterapéuticas”, sin embargo en tiempos de crisis, estas técnicas pueden verse limitadas por el tiempo que necesitan para ejercer un efecto positivo en la persona, según Marisol Ramírez, ya que “en sesiones de crisis la idea es puntualizar lo que se debe afrontar”. Sin embargo, ambos coinciden que “la ansiedad, la depresión y los ataques de pánico, han aumentado durante estos últimos años” y que “la situación actual agrava estos cuadros, tanto para los que necesitan medicamento como para los que no”.

Herramientas básicas para fortalecer la resiliencia o empezar a restituirla

 

Tanto Bracho, como Rodríguez y Ramírez concuerdan en que intentar seguir con la cotidianidad, mientras sea posible, es la mejor forma de sobrellevar la situación a pesar de las dificultades. Sin embargo, existen ciertos “tips” que, a pesar de no ser tan efectivos como recibir terapia de forma continua o en sesiones de crisis junto a un especialista, permiten manejar el estrés para enfrentar posibles retos o solucionar problemas en momentos críticos.

1. Tratar de mantener la rutina. “En la medida que sea posible, llevar siempre a los hijos al colegio, brindarles paz”, dice Graciela Bracho, quien forma parte de la junta directiva de Psicólogos Sin Fronteras. “No sentir culpa de seguir el curso de la vida tal y como era antes, claro todo dependerá de la zona en la que se encuentre una persona, ya que si se encuentra en una zona de conflicto, pues se verá más afectado”, completa la psicóloga.

Igualmente, mantener los hobbies y comenzar uno nuevo. “Leer, navegar por internet, jugar juegos de mesa, aprender un nuevo idioma así sea en YouTube, hacer un crucigrama, lo que sea necesario para fortalecer la memoria”, afirma el doctor Wadalberto.

2. Mantener el contacto con la comunidad, con los amigos o con las redes, “mantener grupos en la inmediatez es fundamental. Que la gente pueda compartir con otros grupos y personas, espacios que te den seguridad y desahogo, donde tú también puedas aportar”, explica la psicóloga Ramírez, bien sea a través del grupo de vecinos, de familiares, de amigos o de compañeros de trabajo, “así sea un café un jugo, un momento una conversación, sobre todo en los edificios con los vecinos y hacer redes que te permitan prestar apoyo y espacios más cercanos”.

3. Hacer ejercicio, en la medida que sea posible, “creemos que la gente debe hacer deporte, porque el deporte tiene la particularidad que desata la producción de la endorfina, que mejora el funcionamiento emocional del sujeto”, recomienda Wadalberto Rodríguez.

4. Buscar ser útil para la sociedad o para la comunidad en la que se vive, “cuando haces algo que funciona para la sociedad entonces liberas estrés. Ser útil es importante. No hay que preocuparse sino ocuparse y ser partícipe de la gestión pública del país”, afirma el Dr. Rodríguez.

5. Reconocer, aceptar los límites y avanzar. “Aceptar lo que se puede solucionar, lo que se puede controlar y manejar y lo que no”, asimismo, “seguir con los proyectos planteados, poco a poco y no olvidarse de ellos”, aconseja Bracho.

6. “Evitar hábitos pocos saludables como el consumo de sustancias alcohólicas o psicotrópicas, ya que podrían instaurarse en el tiempo”.

7. Evaluar, entender y comprender el tipo de exposición y debilidad que se tiene frente a una situación crítica o difícil tal como “una amenaza, abuso de poder o violencia directa”, ya que para la psicóloga Marisol Ramírez, “es importante identificar qué tipo de abuso se está percibiendo, para entender el nivel de exposición al que uno se está enfrentado y cuestionarse si es necesario o no confrontar”. Sin embargo hace énfasis en que “no debes dejarte perjudicar, porque una cosa es no exponerte y otra cosa es manejar tus derechos”.

8. Finalmente, exponer, denunciar y expresar cuando se es víctima un acto de injusticia “bien sea en las redes, con las autoridades, con los grupos de WhatsApp o con la comunidad. No quedarse con nada”, concluye Ramírez.

escorts london