Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

¡Corrupción o nada!

Billetes-de-cien-bolivares-dinero-1100x618
08/03/2017
|
FOTO: ARCHIVO | AFP

Las más recientes encuestas cuando preguntan a los venezolanos sobre cuál es el principal problema del país, presentan como resultado automáticamente “escasez”, “desabastecimiento”, “inseguridad”, etc., y como de sexto lugar se menciona la corrupción.

Esto quiere decir que el gobierno de Maduro lo está haciendo muy bien, pero la dirigencia política y social lo está haciendo muy mal, ¿Por qué? Sencillo. Si para el venezolano el principal problema es la escasez, con que el gobierno ofrezca, en el marco de una “guerra económica” (elaboración del contexto) hacer colas o distribuir caja y bolsas para superar la escasez, así no lo logre, está atendiendo el principal problema: la escasez, mientras que la oposición propone salir de Maduro, cosa que podría ser el principal problema de la militancia opositora de MUD, pero aún no es el principal problema del país, porque salir de Maduro no garantiza a nadie que se acaben las colas y la escasez (disculpe la crudeza pero es así y punto).

Lo que la dirigencia política opositora de la MUD no ha logrado es conducir políticamente a la interpretación adecuada de la realidad: hay escasez porque se han robado los reales; hay desabastecimiento porque se roban los reales, etc.. En pocas palabras, el verdadero problema estructural es la corrupción, que a su vez se genera por el modelo rentista petrolero, lo que ha conducido a una fuga de capitales y “descuadres de caja” por no menos de 475 mil millones de dólares, equivalente al presupuesto de importaciones de comida y medicamentos e insumos médicos por no menos de nueve años en condiciones de abastecimiento total (según el equipo de investigación de Marea Socialista).

Esto último conduce a algo muy sencillo: la gente está desmovilizada porque su principal problema es acceder a la comida y los medicamentos, y quién ofrece la solución, porque por más dinero que tengas ya individualmente la mayoría no puede resolverlo, lo utiliza como método de control social, y lo será de manera efectiva hasta que la gente no se dé cuenta, con la orientación política de un liderazgo claro, que el principal problema del país es salir de la crisis a la que nos ha llevado la corrupción, y por ende si no hay un cambio de políticas para cambiar la crisis, entonces se debe salir del gobierno, pero no es al contrario.

¡Corrupción o nada! No es una consigna, es un objetivo de movilización para ser extirpado, o acabamos con la corrupción o no pasará nada. Ese es el detonante de movilización necesaria. Es el único factor de unificación en el marco de la diversidad, preservando las diferencias, esa es la conclusión.