Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Cuba niega que mantenga su propio ejército en Venezuela

Alba
19/02/2019
|
FOTO: AP/RAMON ESPINOSA

El Gobierno de Cuba rechazó este martes la “infame” acusación estadounidense de que la isla mantiene un ejército privado en Venezuela, conminó a EE.UU a presentar evidencias y llamó a la comunidad internacional a unirse para impedir una intervención militar en el país gobernado por el chavismo.

Cuba llama a la comunidad internacional a apoyar la paz y contra una intervención militar en Venezuela”, afirmó el ministro de Exteriores de ese país, Bruno Rodríguez, en una rueda de prensa.

El canciller reafirmó tener constancia de movimientos militares inusuales de EE.UU. y otros indicios que presagian una inminente intervención en Venezuela y llamó a una “movilización internacional contra la guerra por encima de las diferencias políticas e ideológicas”.

“Continúa la preparación de una acción militar con pretexto humanitario”, afirmó Rodríguez.

Según denunció recientemente el Gobierno de Cuba, “se están produciendo vuelos de transporte militar estadounidense originados en instalaciones militares norteamericanas desde las cuales operan unidades de fuerzas de operaciones especiales y de infantería de marina que se utilizan para realizar acciones encubiertas (…)”.

Preguntado por la eventual postura y actuación de Cuba en caso de que se produjera una intervención estadounidense en Venezuela, el ministro acotó que el llamado es “a detener” que ello ocurra: “es la hora de unirnos y actuar a tiempo de pararla”, sentenció.

El jefe de la diplomacia cubana criticó la “fabricación de pretextos humanitarios” y calificó de contrasentido forzar la entrada de ayuda en Venezuela y que esa asistencia “descanse en la violencia, la fuerza de las armas o la violación del derecho internacional”.

El líder del Parlamento venezolano, Juan Guaidó, reconocido como presidente interino por unos 50 países de América y Europa, ha dicho que la ayuda humanitaria entrará a Venezuela “sí o sí” el próximo sábado 23 de febrero.

Rodríguez se refirió a las “presiones” de EE.UU. sobre el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para “forzar una resolución que sería la antesala de intervención humanitaria” y pidió a ese órgano que “haga prevalecer su vocación y su responsabilidad como principal garante de la paz y la seguridad internacionales y no se preste a aventuras militares”.

También arremetió contra las sanciones de EE.UU. a Venezuela, que tachó de “crueles” e “incompatibles” con “hipócritas llamamientos a prestar ayuda humanitaria”.

“El Gobierno de Cuba llama a la comunidad internacional a actuar en defensa de la paz, a evitar con el esfuerzo conjunto de todos sin excepción una intervención militar contra Venezuela”, dijo Rodríguez.

Cuba también alentó al Mecanismo de Montevideo, propuesto por Uruguay, México y la Comunidad del Caribe (Caricom) ante la crisis venezolana, “a continuar haciendo sus mayores esfuerzos en estas condiciones de urgencia para propiciar una solución basada en el diálogo y el absoluto respeto a la independencia y la soberanía de Venezuela”.

“Convocamos a una movilización internacional por la paz, contra la intervención militar de EE.UU. en América Latina, contra la guerra, por encima de diferencias políticas e ideológicas, a favor de un bien supremo de la humanidad que es la paz, que es el derecho a la vida”, agregó.

Rodríguez tachó de “torpe y burda declaración” el discurso que el presidente de EE.UU., Donald Trump, pronunció este lunes en Miami, donde el republicano proclamó la muerte del socialismo en América y dijo que Cuba controla Venezuela.

“¿Cuántas veces personajes en EE.UU. han anunciado el fin del socialismo?”, cuestionó el ministro cubano, quien criticó al “Gobierno amoral” de Trump y su “polarización de la sociedad” a través del “odio y la división”.

Frente a las palabras de Trump, el canciller rechazó los “intentos de intimidación hacia quienes hemos decidido construir y defender el socialismo”.

La tensión política se elevó en Venezuela el 23 de enero pasado luego de que el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, se adjudicara las competencias del Ejecutivo como presidente encargado del país, pues la oposición denuncia que Nicolás Maduro usurpa la Presidencia porque asumió un nuevo período hasta 2025, producto de unas elecciones anticipadas, en las que tenían prohibido participar los principales partidos opositores y sus líderes.

Los comicios fueron convocados por una asamblea constituyente chavista que usurpa las funciones del Parlamento opositor y que fue creada por Maduro para gobernar por decreto, y sin que antes se consultara al pueblo en referendo sobre la decisión de modificar la constitución vigente desde 1999.