Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

David López, trabajando el músculo del corazón

EE-DavidLopez-AlejandroCremades-2
24/02/2018
|
FOTOS: ALEJANDRO CREMADES

David López es venezolano, personal trainer y athletic coach. Pero además de todos los títulos que acompañan su nombre, tiene un corazón de oro. Y es precisamente ese músculo el que más pone a trabajar con sus clientes, quienes además de conseguir el cuerpo perfecto, terminan convirtiéndose en sus grandes amigos. No se trata de hacer dieta y ejercicio, se trata de tocar cada arista del proceso y en sus rutinas, las emociones están incluidas. 

David pasó su juventud entre saltos, maromas e inventos. Era catalogado como un “muchacho inquieto”. Recuerda constantes episodios en los que su madre acudía a la escuela por sus travesuras. “Me guindaba en las paredes, en la azotea de mi casa con los brazos para afuera, me lanzaba de pie por los toboganes, siempre estaba corriendo, subiéndome a un árbol. Tenía demasiada energía y las clases de educación física que recibía en el colegio no eran suficientes”.

La madre de David supo canalizar inteligentemente la energía de su niño inquieto en numerosas actividades extracurriculares. Así él conoció la natación y los maratones. “Me encantaba y además era lo más barato que se podía hacer”.

A finales de la década de los ochenta los aeróbicos invadieron los gimnasios, las mallas y los movimientos al ritmo de la peculiar e inolvidable música de la época llamaron su atención. “Me puse a hacer aerobics con un amigo y comenzamos a conocer gente. Me convertí en campeón nacional de aerobics de resistencia y luego comencé a probar como respondía mi cuerpo ante los aeróbicos coreográficos. Esto me apasionaba, pero tenía que comenzar a producir dinero”.

EE-DavidLopez-AlejandroCremades-1

David dejó su carrera de ingeniería en el quinto semestre. Su mente había tenido una clara revelación. “Me voy a convertir en el mejor personal trainer que pueda existir” y eso fue lo que hizo. “En el año 1995 pude asistir a una convención mundial de fitness en San Diego (Estados Unidos) y me empapé de la energía de la gente haciendo cualquier cantidad de actividades relacionadas a este mundo, que para aquel entonces no era tan popular y explorado”. El entrenador de las estrellas también entendió en su viaje que para ser bueno hay que aplicar el refrán que reza que “a quien madruga, Dios lo ayuda”. Desde ese día su despertador suena mucho antes de las 6:00 AM todos los días.

“A finales de los años 90 comencé a ganar un dineral. La cifra era absurda si la traes a estos tiempos de hiperinflación. Invertí ese dinero en mi formación, no dejé de asistir a las convenciones. Quería que mi preparación fuera continua, es la única forma de ser el mejor”, detalló.

 

La decisión que emana de la pasión

Este hombre fornido, de grandes conocimientos e infinita simpatía y humildad se animó a probar suerte en el mundo del fitness por pura pasión. Dejó las matemáticas y la física y se acomodó entre pesas y cuerpos sudorosos. “Me di cuenta que existe una necesidad en la gente de ser estimulados a tener una mejor calidad de vida. Yo no vendo planes de ejercicio, eso lo puedes conseguir gratis en YouTube. Lo que yo vendo es una herramienta para lograr justo eso, una mejor calidad de vida. Motivo a mis clientes a tener una vida más plena, feliz, sin dolores, a que se hagan fuertes y puedan contra cualquier obstáculo en su camino. Conmigo siempre van a estar sanos, no se van a lesionar, siempre van a estar bien. Esos motivos fueron los que verdaderamente me impulsaron a ser personal trainer y athletic coach“.

EE-DavidLopez-AlejandroCremades-3

Sobre el entrenamiento

David entendió que el mundo del fitness gira en torno a algo más que musculaturas perfectas, en este mundo –altamente competitivo- el conocimiento es poder. “Mientras más sepas, más herramientas tendrás para poder ayudar a la gente”. Los conocimientos de este entrenador venezolano son tan amplios y precisos, que entre su lista de habilidades podrás encontrar prácticas tan variadas como pilates, yoga, triatlones, maratones, nado, bicicleta y hasta caminatas al Ávila. Cualquier modalidad es válida para complacer los gustos de sus clientes.

“La gente no para de pensar que verdaderamente existe una dieta milagrosa. ¿Hasta cuándo? Eso no existe. Tampoco existe el ejercicio perfecto, ese que haces con poco esfuerzo y supuestamente logra buenos resultados. Lo único que existe y que verdaderamente funciona es que entrenes a la mente para que puedas hacer eficientemente una rutina y una dieta que se adapte a tus necesidades”, declaró.

 

David puede entrenar a un atleta de alto rendimiento, como también puede lograr resultados óptimos con un tenista, un beisbolista o una celebridad. “Entrenar a Edgar Ramírez, por ejemplo, siempre supone un reto. Nunca sabes en qué papel se va a meter y, por supuesto, tendrás que adaptar las rutinas para que su cuerpo obedezca a las exigencias de sus papeles. También he trabajado con Kelvim Escobar, un tipo con unas aptitudes físicas brutales. Cada persona tiene capacidades y necesidades completamente distintas y eso es lo bello del asunto”, especificó.

EE-DavidLopez-AlejandroCremades-4

Hay espacio para todos en el mundo fitness

Sin duda David no excluye a nadie. Considera que todos son aptos, todos son buenos candidatos para las mejoras físicas. “Todo depende del acercamiento que tengas con la persona y la forma en la que le plantees las cosas. Como entrenador tienes que saber leer entre líneas. De hecho esa es nuestra función, hacer sentir a las personas cómodas, estimular sus sistemas de creencias para que puedan responder como es debido. No se trata de hacer netamente un trabajo físico, cada cliente también amerita un trabajo mental. Supongamos que te toca entrenar a alguien con sobrepeso, tienes que hacer valioso cada logro por más pequeño que sea. ‘Oye te felicito por haber venido a entrenar hoy. Lo estás haciendo muy bien’. Estas personas ya se sienten con el autoestima por el piso, reforzar lo positivo hará una gran diferencia. Siento que como entrenador he tenido éxito porque he aprendido a ganarme el corazón de la gente, porque logro esa conexión emocional a la que pocos le ponen atención. Siempre encuentro la forma de meterme en sus zapatos y eso crea fidelidad. Tengo clientes con más de veinte años a mi lado, ya dejaron de ser clientes y se han convertido en grandes amigos”.

Es esa exigencia y ese carácter personal y amigable lo que le ha traído grandes victorias. “Una vez me llamó la esposa de Lorenzo Mendoza y me dijo: ‘Un amigo me dijo que tu eras la persona más indicada para ayudarme a correr mi primer maratón de 24K en Nueva York’. A Lorenzo también lo he entrenado, pero es algo complejo por su agenda. Ese es un monstruo de corredor, es un tipo que corre a 15 Km/h”.

EE-DavidLopez-AlejandroCremades-5

La vida de los famosos

Entre la larga lista de cuerpos que se encuentran bajo la estricta tutela de David López, resaltan nombres de importantes figuras públicas como Edgar Ramírez, quien actualmente destaca por su papel de Gianni Versace en el thriller que revela los misterios de su asesinato; también están Nicolás Pereira, Paula Quinteros, Norelys Rodríguez, Maglio Ordóñez, Irene Esser, Guillermo García, Daniela Kosán y Dayra Lambis. No hay más que buscar alguna de estas figuras en las redes sociales para entender que David hace un trabajo óptimo.

“Hablando de redes sociales, ahora todo el mundo cree que puede ser entrenador. Por estar ‘bien buenos’ tienen toneladas de seguidores en internet y de hecho se lucran con sus cuentas. Más que entrenadores, son celebridades. Estas personas no tienen un buen nivel. Al menos no es el nivel de las personas que llevamos tiempo en esto, que estudiamos, que nos gastamos nuestro dinero en cursos caros, exigentes y en formación constante. Me parece irresponsable que opinen a la ligera sobre alimentación y rutinas de ejercicio. Están haciendo un daño tremendo a cambio de un poco de fama”, indicó.

 

El mejor músculo del cuerpo de David es su corazón

El amor llega para todos, incluso para esos que pasan las horas en el gimnasio buscando acercarse un poco a la perfección. David está pleno con su pareja actual. “Conocí a Stephanie en el gimnasio, comenzó siendo mi clienta. Después de un tiempo nos enredamos y nos enamoramos. Resulta que es la mejor pareja que me he conseguido en la vida, porque le gusta hacer ejercicio, le gusta comer bien, le gusta dormir y logra darme esa sensibilidad que necesito cuando no estoy trabajando. Tenemos una relación bellísima. Ella es coach en psicología nutricional y es una maravilla”, finalizó.