Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Después de 24 años la peligrosa difteria regresa a Venezuela

Vacuna Generica

A principios del siglo XX causó más de 50 mil muertes en Europa. En nuestro país, los primeros casos se reportaron a principios de los años sesenta y gracias a fuertes jornadas de información y vacunación, el último caso se registró en 1992. Hasta abril de este año, según las denuncias de galenos. 

Diecisiete niños muertos por la difteria en Bolívar. Sifontes y el Caroní son los municipios más afectados, según las denuncias de los médicos del sistema de salud pública de la entidad. Municipios que forman parte del Arco Minero, por lo que las poblaciones más sensibles para sufrir la enfermedad son las aledañas a las minas. Además, el gobierno regional asegura que los casos pueden ser importados -al menos el paciente cero- desde Brasil. La cercanía con la frontera brasileña hace que muchos venezolanos crucen para comprar alimentos.

La difteria es una bactería (Corynebacterium diphteriae) que se aloja en la boca, nariz y garganta que se contagia por vía respiratoria, mediante tos y estornudos.

Una vez el contagio, la incubación dura pocos días -de dos a cinco-, aunque algunos infectados no muestran síntomas pero sí pueden contagiar. Los síntomas incluyen daño en la garganta, fiebre elevada, tos, estornudos, dolor de cuello y obstrucción en las vías respiratorias por la aparición de unas membranas que impiden respirar. La mortalidad ronda el 10%.

La bacteria no solo afecta a las vías respiratorias; también produce una toxina que al entrar en el torrente sanguíneo afecta a otros órganos como los riñones, el cerebro y el corazón. Una posible complicación es la inflamación del músculo cardíaco o miocarditis. El sistema nervioso también puede verse afectado y provocar parálisis temporal.

“No hay excusa para que estos casos se estén presentando en pleno siglo XXI. Nuestro sistema de salud presenta un atraso tan fuerte que vemos el resurgir de estas enfermedades. Males que se podrían controlar con una buena distribución de vacunas y jornadas”, comenta el ex secretario de salud Miranda, el doctor Gustavo Villasmil.

Desde hace un mes, la Sociedad Venezolana de Infectología alertó sobre tres casos que se presentaron en el sur del país.

El proceso de inmunización frente a la difteria demanda varias dosis a lo largo del tiempo. Se administra mediante una triple vacuna que también protege frente a la tos ferina y el tétanos, denominada DPT. Los bebés reciben una dosis a los dos meses, otra a los cuatro y otra a los seis. Nuevamente, a los 18 meses reciben otra dosis de refuerzo y una vez más a los cuatro o seis años de recuerdo.

Los viajeros que se desplacen a lugares de riesgo tienen que vacunarse nuevamente, puesto que la inmunización se pierde con el paso del tiempo.