Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Detrás de la tragedia de Curazao navega un negocio en dólares

LEONARDO DIAZ.
12/01/2018
|
TEXTO: MARÍA JOSÉ MONTILLA LUGO | FOTOGRAFÍA: LEONARDO DÍAZ

La muerte de cuatro personas y el infortunio de otras 24 en las costas de Curazao por el naufragio de una lancha puso en evidencia un viejo negocio: el transporte de migrantes ilegales desde las playas del estado Falcón. Se trata de mafias que se lucran a costa de las necesidades de personas que, desesperadamente, buscan una salida la crisis.  Por un viaje ilegal a la isla vecina, un lanchero puede sacar hasta 4.000 dólares. 

En principio, la lancha iba a trasladar a 45 personas, pero 10 de ellas resolvieron, a última hora, no viajar. La lancha zozobró y la desgracia tomó por sorpresa a varias familias de Falcón. Los que no pudieron embarcar no contaban con el monto suficiente para pagar el “servicio”; el “sueño curazoleño” navega y está preciado en dólares.

Los lancheros que trasladan ilegalmente a las personas entre las costas de Falcón y Curazao cobran cien dólares el puesto, contó a El Estímulo  Alex Barrios (el nombre fue cambiado por seguridad de la fuente), una de las personas que se salvó de la tragedia porque se decidió no embarcar el bote. Quienes viajan en lancha son usualmente habitantes de los humildes pueblos falconianos que trabajan de manera ilegal en la vecina isla. El negocio florece gracias a la crisis en Venezuela.

“Yo los contacté (a los transportistas) por medio de un amigo que ya se había ido con ellos. Hice mi transferencia –se aceptan diferentes formas de pago- y listo. No te decían qué día exactamente iban a salir, pero te mandaban a irte al pueblo de donde ellos salen –San José de la Costa, municipio Píritu, estado Falcón (noroccidente)-. Llegas allá y te quitan tu teléfono para no tener comunicación con nadie y no correr el riesgo de que alguien eche un pitazo”, explicó.

Aseguró que los transportistas son un grupo de dueños de lanchas que, en vista de la gran demanda han resuelto expandir este negocio ilegal. Por un viaje pueden sacar hasta 4.000 dólares. “Ellos te garantizan donde quedarte los días que uno tiene que estar en el pueblo (…) Es todo un proceso”, apuntó.

Al llegar a la isla, ubicada aproximadamente a una distancia de 40 millas naúticas de las costas de Falcón, los pasajeros quedan a su suerte, aseveró Barrios. Los cuerpos de la lancha zozobrada fueron hallados en Koraal Tabak, una playa de difícil acceso en Curazao.

Un viaje accidentado desde el principio

La embarcación iba a zarpar, inicialmente, el 31 de diciembre, pero fue suspendido por problemas con los motores. Esto obligó a los pasajeros esperar dos días más en el pueblo y programar la salida para el 2 de enero.

“Cuando llegamos a la orilla, habían -sic- alrededor de 45 personas, más o menos. Yo cuando vi que había tanta gente decidí no montarme. Me dio miedo; la embarcación se veía muy inestable”, confesó Barrios.

Ese día la lancha partió sin Alex a bordo, pero tuvo que regresarse a mitad del trayecto porque, nuevamente, los motores presentaron desperfectos. Finalmente, una semana más tarde se concretó el zarpe sin retorno.

“Yo he logrado hablar con varios de los que se salvaron, que ya están a salvo. Y ellos mismos cuentan que hay personas en el monte todavía, escondidos, esperando que baje un poco la marea”, reveló.

 

Los náufragos solo se han comunicado para avisar a sus familias que siguen con vida. Una de las mujeres está embarazada y se encuentra “bastante golpeada”, según Barrios.

Ninguno de los tripulantes de la lancha superaba los 35 años y, algunos eran, incluso, menores de edad añadió el diputado Luis Stefanelli.

La mayoría de los viajeros eran oriundos de La Vela, ciudad ubicada a unos 15 minutos de la capital falconiana, y la tragedia ha dejado en shock a la comunidad. Las autoridades locales decretaron tres días de duelo y suspendieron el arranque del carnaval en la entidad, el cual se tenía previsto para este próximo sábado.

Argenis Leal, acalde del municipio Colina,  aseguró que el gobierno venezolano “se encuentra trabajando fuertemente” por la repatriación de los cuerpos y los sobrevivientes. Es por ello que los familiares y allegados de la joven Janaury Guadalupe Jiménez Chirinos (18), una de las víctimas confirmadas, se han mantenido en vigilia esperando la devolución del cuerpo.

“Todos iban contentos y emocionados”

Alex Barrios ya había ido a la isla en busca de trabajo, aunque era la primera que buscaba viajar de forma ilegal. Trasladarse a Curazao se había vuelto una actividad recurrente con el objetivo de ahorrar dinero en divisas e irse definitivamente de Venezuela.

Barrios, un residente de Coro, confirmó que la razón que motiva una decisión, a simple viste tan descabellada y riesgosa, es solo una: “la situación del país”.

“Aquí no se consigue comida y uno estando fuera ayuda más. Con tan solo un día de trabajo, haces lo que aquí en dos meses. ¡Con tan un solo día de trabajo! –enfatiza- ¿Entiendes? Es decir, que lo que tú puedas mandar semanalmente equivale, practicamente, a dos o tres años de trabajo con el sueldo de aquí”.

 

El atractivo de llegar a las costas de Curazao es evidente para muchos. Barrios recordó que muchos de los pasajeros habían sido deportados de Curazao anteriormente y no podían entrar por las vías legales; otros mantenían trabajos en la isla y debían regresar, cuanto antes, para garantizar su puesto. Esa era la razón principal de su viaje.

“Y muchos, te lo digo porque compartí con ellos, llevaban ilusiones, metas; todos iban contentos y emocionados”, comentó con notable tristeza.

 

“Yo tengo hijos y quiero sacarlos, aunque no a Curazao. Yo iba para allá a hacer dinero para después venirme e irnos todos juntos a otro lado donde pudiésemos estar tranquilos”, agregó.

A raíz de la ola migratoria de venezolanos, el control de inmigrantes ilegales en las islas pertenecientes a los Países Bajos se ha tornado extremadamente riguroso. Barrios asegura que hay veces que “la policía se alborota y no se puede salir ni a trabajar”.

La primera ministra de Aruba, Evelyn Wever-Croes, estimó recientemente que de una población de poco más de 100.000 personas que viven en ese territorio,  12.000 son venezolanos en situación irregular. Datos no oficiales apuntan a que más de 5.000 venezolanos pueden permanecer sin permiso en Bonaire y otros 20.000 en Curazao.

En el último año se ha acelerado la ya masiva migración venezolana, forzada por las condiciones económicas y sociales actuales del país. De acuerdo con un reportaje publicado por el diario El País, con cifras del Observatorio de la Voz de la Diáspora Venezolana, más de dos millones de ciudadanos han dejado Venezuela desde 1998.

error: Alerta: Contenido protegido

escorts london