Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Dinero fácil

12142345
16/04/2015
|
FOTO: DAVID URDANETA | BLOQUE DE ARMAS | INSTAGRAM: @FOTOBLOQUE

Hay un nuevo método para conseguir rápido y seguro ese efectivo que usted tanto necesita. No es un nuevo trabajo tipo piramidal, tampoco una máquina de imprimir billetes o un libro a lo ‘Regreso (Volver) al Futuro’ en el que están todos los resultados de los juegos de las próximas décadas. El método se llama impunidad.

 

De la mitad hacia arriba de la foto verá el cartel que da título a esta columna. Puede llamar al número ahí señalado y ver qué le ofrecen. Pero si baja su mirada a la otra mitad de la foto verá que uno de sus protagonistas ya encontró su dinero fácil. Y estoy segura que no necesitó gastarse unos bolívares en una llamada. Sólo precisaba de un arma punzante que bien pudo tomar de su cocina y del enorme manto estatal que lo cubre.

Ese manto que da calorcito a los que se resguardan en él, que campantes van por las calles de Venezuela haciéndose de las pertenencias ajenas. Es el mismo manto bajo el que se cuece un caldo de cultivo peligroso, ese que hace que la gente diga estupideces como “es tu culpa, a quién se le ocurre, cómo vas a salir por ahí caminando”. También da otras perlas como “no denuncies, no sirve para nada”, que no hace sino engordar el grosor de la cobija.

La policía dirá que no puede hacer nada. Hasta ellos son víctimas de esa industria del dinero fácil. Hasta ellos mueren para que esa maquila se lleve sus herramientas de trabajo y las ponga a trabajar en unas manos nefastas. Y seguirán las instantáneas -no capturadas por un objetivo -, de una joven que pasea y es abordada por un señor de lo ajeno. Mientras, el Estado seguirá sin dar soluciones, sin escuchar nada a través de los cristales blindados de su camioneta.

De aquí a nada, a alguna lumbrera se le ocurrirá decir “cómo te atreves a vivir”. Y habrá quien se sienta culpable.